Guerra contra el terrorismo, ¿ha servido?

Política de seguridad se ha llevado al extremo, buscando proteger el territorio continental. No obstante, los ataques han continuado.

Dueño de Torres Gemelas busca compensación de líneas aéreas

2.823 personas murieron por los atentados al World Trade Center hace 15 años.

Archivo Portafolio.co

Internacional
POR:
agencias
septiembre 11 de 2016 - 10:55 a.m.
2016-09-11

Se cumplen 15 años desde que dos aviones comerciales atentaron contra las torres sur y norte del World Trade Center, el Pentagono y un campo aislado del casco urbano de Pittsburgh, representando el primer ataque en la historia de Estados Unidos en territorio continental, y desencadenando la sangrienta guerra de Afganistán, que apenas hace un año fue terminada.

Los ataques de extremistas a la infraestructura ‘gringa’, pero más importante, a la idiosincrasia de 'país intocable', con la que incluso todavía cuenta el gigante norteamericano, llevaron a que la política de seguridad interna y externa llegara a rayar con la paranoia y los controles extremos.

Tres lustros después de los ataques del 11 de septiembre, Estados Unidos aprendió a protegerse de los ataques yihadistas sofisticados, pero permanece vulnerable a las operaciones más rudimentarias llevadas a cabo por extremistas locales, quienes operan bajo el modus operandi de lobos solitarios, es decir, afiliados remotamente a grupos de este tipo (Además: Ahora, la amenaza también es doméstica).

Las operaciones antiterroristas tienen actualmente como objetivo descubrir e interrumpir planes de partidarios del grupo Estado Islámico (EI) y de Al Qaeda, que se esconden en células menos centralizadas y se aprovechan de las nuevas tecnologías, según señalaron funcionarios de inteligencia locales.

"Nuestro trabajo se está haciendo cada vez más difícil", señalo Nick Rasmussen, quien es la cabeza del poderoso Centro Nacional contra el Terrorismo, en un balance hecho esta semana en Washington, con ocasión de la conmemoración de los atentados.

Y es que la expansión de medios para comunicarse entre ellos, muchas veces a través de populares aplicaciones de teléfonos inteligentes, y la posibilidad de comunicaciones encriptadas, "les da ventaja" sobre las agencias de inteligencia, agregó Rasmussen, a la vez que confirmó su presencia en los actos de homenaje a las víctimas en el lugar del entonces World Trade Center.

CONMEMORACIÓN

Militares, congresistas y funcionarios de Washington recordarán con minutos de silencio los atentados del 11 de septiembre de 2001, que golpearon a la ciudad de Nueva York, al Pentágono y sumieron en el pánico el centro de poder estadounidense, llegando incluso a pensarse que el ataque de Pittsburgh estaba realmente dirigido contra la Casa Blanca (También: Víctimas del 11-S podrían demandar a Arabia Saudita).

Además, durante la semana, los empleados del Pentágono se reunieron en el patio central del gigantesco complejo del Departamento de Defensa ,para conmemorar a los fallecidos en el ataque contra el edificio el 11 de septiembre de 2001. 

Con respecto a estos actos, el subsecretario de Defensa, Bob Work, recordó el "coraje" y "espíritu de servicio" de los empleados de Defensa, que pese a perder a compañeros comenzaron inmediatamente a trabajar ante lo que rápidamente quedó claro que era el mayor ataque contra territorio estadounidense.

Incluso, Jeff Davis, uno de los portavoces del Pentágono, destacó que la coyuntura puso en 'jaque' a toda la institucionalidad, recordando que incluso, mientras el edificio de la entidad todavía estaba en llamas en un ala, se preparaba simultáneamente una rueda de prensa en otra y se siguió trabajando pese al trauma del atentado, ante lo que consideraron desde un comienzo como una declaración de guerra.

"Con el edificio en llamas, los pasillos llenos de humo y con supervivientes y víctimas aún siendo arrastrados fuera de los escombros, los miembros de la oficina del secretario
de Defensa (...) realizaron una importante rueda de prensa para demostrar que estábamos operativos, que las Fuerzas Armadas estaban funcionando y que nuestro país estaba listo para la guerra", indicó Davis.

Al otro lado del río Potomac, en el Departamento de Justicia, la fiscal general, Loretta Lynch, lideró un minuto de silenció y luego inauguró una placa en honor a las víctimas de los ataques terroristas.

"Este domingo se cumplirá el quince aniversario en el que nuestro mundo cambió para siempre. El 11S amaneció claro y brillante, pero pronto se vio turbado por el horror del ataque terrorista más mortífero jamás perpetrado en suelo estadounidense", rememoró la procuradora.

Continúe leyendo el especial del 11S en: La politización del 11 de septiembre.