Trump anunciaría esta semana nuevo plan de explotación petrolera

El presidente estadounidense ordenó al Departamento del Interior redactar el proyecto con el objetivo de subastar derechos de perforación de petróleo y gas frente a la costa este de Estados Unidos.

Petróleo

Las petroleras también quieren que el gobierno de Trump venda derechos de perforación en aguas del Ártico al norte de Alaska y al este del golfo de México.

Reuters

POR:
bloomberg
diciembre 12 de 2017 - 04:19 p.m.
2017-12-12

El gobierno del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se prepara para dar a conocer esta semana un extenso plan de perforación petrolera costa afuera que abriría la puerta a la venta de nuevos derechos de perforación en aguas del Atlántico estadounidense, según conocedores de la iniciativa.

(Lea: Trump quiere vender 700 millones de barriles de crudo de EE.UU.)

El presidente Donald Trump ordenó al Departamento del Interior redactar el nuevo proyecto con el objetivo de subastar derechos de perforación de petróleo y gas frente a la costa este de Estados Unidos, territorio que su predecesor, el expresidente Barack Obama, había descartado.

(Lea: Trump propone reducir a la mitad las reservas de petróleo

La propuesta preliminar del Departamento del Interior, un hito inicial en la sustitución del plan de venta de la era Obama, coincide la presión de la industria petrolera para obtener nuevos lugares para perforar, dijeron las personas, que pidieron no ser identificadas antes de un anuncio formal.

(Lea: Así prepara Trump a Estados Unidos para ser la próxima potencia petrolera mundial

La propuesta de Trump abarcaría los años 2019 a 2024, reemplazando el plan de Obama, que se extiende hasta 2022. Los líderes de la industria han presionado al gobierno para que venda derechos de perforación en el Atlántico estadounidense como una forma de complementar la producción de petróleo actual en el golfo de México.

No está claro cuánto petróleo y gas hay frente a la costa este, porque los datos existentes provienen en gran parte de estudios geológicos de hace décadas y de más de cuatro docenas de pozos perforados en las décadas de los setenta y ochenta.

Las petroleras también quieren que el gobierno de Trump venda derechos de perforación en aguas del Ártico al norte de Alaska y al este del golfo de México, donde la ley federal prohíbe nuevos arriendos petroleros hasta 2022.

Legisladores de Florida han luchado contra las iniciativas para expandir la perforación costa afuera que según ellos pondrían en peligro la economía del estado ligada al turismo, y están buscando extender esa prohibición.

Si bien la mayoría de las aguas de EE.UU. están técnicamente abiertas para el desarrollo de petróleo y gas, la actividad solo puede realizarse en arriendos vendidos bajo el plan quinquenal del gobierno.

El proceso legal para armar ese plan de perforación comienza con un amplio espectro, y la cantidad de ventas potenciales y la superficie disponible a menudo se van reduciendo a medida que los reguladores pasan de un borrador inicial a una propuesta y, por último, al programa final.

Los grupos comerciales de la industria han instado al gobierno a adoptar un enfoque inclusivo y dejar todas las opciones abiertas por el momento, porque una vez que se retiran las áreas costa afuera, no se pueden recuperar fácilmente. "Es importante que el gobierno federal ponga a disposición nuevas áreas prospectivas para buscar petróleo y gas a fin de garantizar que podamos satisfacer la demanda futura", dijo Dan Eberhart, director ejecutivo de la empresa de servicios de perforación Canary LLC.

"No significa que debamos perforar necesariamente en todas partes, pero es importante saber con qué recursos contamos para poder tomar decisiones informadas sobre los mejores lugares para perforar".

Los ambientalistas argumentan que sería poco acertado que el gobierno de Trump siga considerando nuevas perforaciones petroleras frente a las costas este y oeste de EE.UU., dada la profunda oposición de los residentes locales, a quienes les preocupa que posibles derrames de petróleo pongan en peligro la pesca y el turismo.

"El gobierno de Trump intenta apoderarse de las cristalinas aguas del océano que pertenecen a los estadounidenses y entregarlas a contaminadores para su explotación y ruina", sostuvo Alexandra Adams, miembro senior del Consejo de Defensa de los Recursos Naturales. "Lucharemos contra esto con nuestras comunidades costeras que han dejado en claro su oposición: no someterán sus economías y toda su forma de vida a los peligros de un derrame de petróleo devastador".

Siga bajando para encontrar más contenido