El plan de Irán para exportar petróleo pese a las sanciones de EE.UU.

El gobierno ha formado un comité para revisar los compradores del crudo iraní y establecer mecanismos para recaudar los ingresos petroleros.

Petróleo Irán

El vicepresidente explicó que Irán ya ha comenzado negociaciones con "países amigos" como China e India, para seguir vendiendo su petróleo.

AFP

POR:
efe
julio 01 de 2018 - 06:29 p.m.
2018-07-01

Este domingo, el Gobierno iraní expuso su plan para mantener sus exportaciones petroleras, vitales para la economía del país, pese a las sanciones de Estados Unidos, y advirtió a Arabia Saudí contra intentar ocupar el puesto de Irán en el mercado mundial.

Las sanciones estadounidenses entran en vigor en noviembre y Washington ya ha amenazado con que castigará a todas aquellas empresas que a partir de esa fecha continúen haciendo negocios con Irán, sin hacer excepción alguna.

(Lea: 'UE es tan mala como China en temas comerciales')

Ante esta situación, el primer vicepresidente de Irán, Eshaq Yahanguirí, anunció hoy que su país ofrecerá su petróleo a través de la bolsa de valores nacional, donde -afirmó- "el sector privado podrá comprarlo de forma transparente y luego exportarlo".

"Estados Unidos se ha centrado en el petróleo de Irán y no quiere que se venda", denunció Yahanguirí, quien agregó que esta medida es "una guerra psicológica" e "imposible" de aplicar.

(Lea: EE. UU. amenaza a Irán con las 'sanciones más fuertes de la historia'

El vicepresidente explicó que Irán ya ha comenzado, además, negociaciones con "países amigos" como China e India, los principales compradores, para seguir vendiendo su petróleo, cuyas exportaciones diarias alcanzaron el mes pasado los 2,8 millones de barriles de crudo y condensado.

(Lea: EE.UU. anuncia sanciones contra Irán por suministro de armas a Yemen

"En esta batalla petrolera, cualquier país que quiera hacerse con el lugar de Irán en el mercado del petróleo será culpable de alta traición contra la nación iraní", añadió Yahanguirí, en alusión a Arabia Saudí.

Estados Unidos está trabajando para que las sanciones contra Irán no afecten a la producción petrolífera global y, en esta vía, el presidente estadounidense, Donald Trump, pidió ayer a Arabia Saudí un aumento de hasta dos millones de barriles diarios para contener los precios del crudo.

El rey saudí, Salman bin Abdelaziz, confirmó que se ha comprometido a incrementar su producción a petición de Trump con el objetivo de compensar "cualquier potencial déficit de suministro", aunque Irán consideró que no tiene la capacidad de aplicar esta medida.

Al respecto, el ministro iraní de Petróleo, Biyan Zangané, pidió a los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep), entre los que figura Arabia Saudí, que "se abstengan de tomar medidas unilaterales" y de aceptar las demandas del país norteamericano.

"Cualquier aumento en la producción por parte de un país miembro más allá de los compromisos estipulados en las decisiones de la Opep constituiría una violación del acuerdo", subrayó Zangané en una carta.

La Opep y sus aliados decidieron el pasado 22 de junio elevar su producción de crudo, pero solo en un millón de barriles diarios (mbd), para contener unos precios que están en su nivel más alto desde 2014.

Los precios han aumentado ante la incertidumbre sobre el petróleo iraní, después de que Estados Unidos se retirara en mayo del acuerdo nuclear con Irán de 2015 y volviera a imponer sanciones a Teherán. No obstante, el resto de firmantes -Rusia, China, Reino Unido, Francia y Alemania- siguen manteniendo consultas para salvar el pacto nuclear, cuyo futuro depende en gran parte de que se garantice la venta de petróleo iraní.

Por ello, Irán ha formado un comité conjunto de miembros del Gobierno y el Parlamento para revisar los compradores del crudo iraní y establecer mecanismos para recaudar los ingresos petroleros bajo las sanciones.

La francesa Total, que firmó hace un año un acuerdo para desarrollar un yacimiento iraní, ya ha anunciado que si no logra una exención de Estados Unidos deberán poner fin a sus trabajos en Irán.

Un funcionario del Ministerio de Petróleo iraní reconoció esta semana que algunas compañías europeas como Shell y Total han dejado de comprar petróleo iraní, pero -señaló- que Irán todavía está exportando a Europa, Asia y otras partes del mundo.

Aunque la preocupación es alta, las autoridades persas intentan restar importancia al efecto de las sanciones ya que, como dijo ayer el ministro iraní de Trabajo, Ali Rabié, el mundo "no puede prescindir del petróleo de Irán".

Rabié aseveró que en otras épocas de sanciones no se frenaron las ventas de petróleo, aunque sí se redujeron a menos de 1 millón de barriles diarios, y aseguró que en esta ocasión tendrán "éxito" en mantener las exportaciones.

Siga bajando para encontrar más contenido