El populismo preocupa en Davos | Internacional | Portafolio

El populismo preocupa en Davos

La llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos ha generado incertidumbres.

Davos

Las autoridades suizas utilizan armas antidrones como mecanismo de seguridad del FEM en Davos, Suiza, que se lleva a cabo a partir de este martes hasta el viernes.

Bloomberg

POR:
Portafolio
enero 16 de 2017 - 09:33 p.m.
2017-01-16

Como es usual por esta época del año, la pequeña población de Davos vuelve a ser en la presente semana el sitio en donde se congrega la élite del planeta, con motivo del Foro Económico Mundial que se celebra en la que usualmente es una estación de esquí.

Cerca de 3.000 delegados, incluyendo a más de medio centenar de jefes de Estado, hacen su peregrinación a los Alpes suizos, desafiando el frío y la nieve, más intensos que lo usual debido a una ola de frío que golpea al Viejo Continente.

(Lea: Ojalá que se equivoquen). 

No es poca la expectativa que despierta ver en persona a Xi Jin Ping, el presidente de China que por primera vez se hace presente. Otros desean oír a Theresa May, la primera ministra británica quien apenas lleva un semestre en el cargo y a la cual le corresponde poner en práctica el polémico ‘Brexit’. Juan Manuel Santos también tendrá su momento de gloria, pues será objeto de un reconocimiento por sus esfuerzos en pro de la paz.

Sin embargo, el primer momento estelar para Colombia tuvo lugar este lunes cuando Shakira recibió un homenaje en el acto de inauguración, por cuenta de su papel como embajadora de buena voluntad de la Unicef y el trabajo que adelanta la fundación Pies Descalzos, de la que es creadora. La cantante compartió escenario con la violinista alemana Anne-Sophie Mutter y el actor estadounidense Forest Whitaker y habló en favor de los derechos de la niñez.

Foro Económico Mundial

Shakira fue premiada por cuenta de su papel como embajadora de buena voluntad de la Unicef.

EFE

Más allá del clima festivo propio de la ocasión, no hay duda de que en esta ocasión hay más ceños fruncidos que en el pasado reciente. La causa principal es la incertidumbre ocasionada por la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos, cuya posesión está programada para el próximo viernes.

(También: Davos, el club de los poderoso). 

La reciente insinuación de que los europeos podrían verse sujetos a restricciones para ingresar a territorio norteamericano es apenas una de las amenazas que despertaron la atención de buena parte de los asistentes al evento.

Lo anterior se suma a los anuncios de medidas proteccionistas que romperían el esquema de favorecer el intercambio entre ambos lados del Atlántico. Alemania, que es considerada una verdadera potencia exportadora, advirtió que poner barreras a la entrada de productos puede golpear a los propios consumidores estadounidenses.

Aparte de la polémica del día, las grandes inquietudes del momento se pueden resumir en los cinco desafíos contenidos en un reporte sobre los riesgos globales, elaborado por el propio Foro Económico. Según la fundación con sede en Ginebra, los puntos en la agenda son: aumentar la solidaridad y repensar los retos del capitalismo de mercado; revitalizar el crecimiento económico; reconocer la importancia de la identidad y la inclusión en las comunidades políticas saludables; mitigar los riesgos y aprovechar las oportunidades que acompañan a la cuarta revolución industrial; y fortalecer los sistemas de cooperación global.

Los elementos que abarca cada uno de esos temas son amplios. Para citar un caso, mientras la brecha que separa a los países ricos de los pobres ha disminuido, la distribución del ingreso a nivel nacional empeora de manera notoria. En Estados Unidos, Canadá o Australia, el uno por ciento que está en la parte de arriba de la pirámide posee una proporción mayor de la riqueza que en 1980. Al mismo tiempo, la clase media posee una tajada más pequeña de la torta.

Esa circunstancia es la fuente de una gran desilusión con respecto al sistema y es la que explica actitudes de rechazo a la inmigración y el surgimiento de movimientos políticos que se salen de la norma.

Un trabajo académico sostiene que la proporción del voto populista en Europa pasó del 5 al 13 por ciento en los últimos 40 años, un número que se puede ver pequeño pero que equivale a una revolución en términos de representación parlamentaria o decisiones específicas.

Como si lo anterior no fuera suficiente, el temor ante el futuro es inmenso. La irrupción de la tecnología se expresa en la automatización de múltiples actividades. Trump podrá estar en desacuerdo, pero otro estudio señala que cinco de cada seis trabajos que se perdieron en el sector manufacturero de Estados Unidos en las últimas décadas fueron el resultado de mayor productividad y que apenas uno es culpa del libre comercio.

El problema es el intento de devolver el reloj con la promesa de que la prosperidad perdida se encuentra a la vuelta de la esquina. Aplicar la terapia equivocada, es similar a lo que sucede cuando a un enfermo se le dan medicinas para el dolor de cabeza, a pesar de que el diagnóstico no es claro y otras prueban sugieren que el problema está en otra parte del cuerpo.

Con suerte, el tratamiento puede dar resultado inicialmente pero a la larga se verán sus falencias. Esa es la inquietud que está presente en Davos en donde no faltan las advertencias de que el remedio que está a punto de ser aplicado por Washington puede resultar peor que la enfermedad. Sin estar presente, el nuevo presidente de Estados Unidos es la figura del encuentro.

Ricardo Ávila Pinto
Director Portafolio

Siga bajando para encontrar más contenido