Empleo y elecciones impulsan nuevos récords en Wall Street

Tras la pesadilla del martes por la caída del petróleo, el miércoles los operadores de bolsa celebraron la victoria republicana en las legislativas y los datos de creación de empleo en EE. UU., lo que permitió dos máximos históricos para el Dow Jones y el selectivo S&P 500.

Este jueves, eso sí, hay ganas de que los tres índices se apunten a la misma tendencia, después de estos días mixtos. Ayudará a

Archivo particular

Este jueves, eso sí, hay ganas de que los tres índices se apunten a la misma tendencia, después de estos días mixtos. Ayudará a

Internacional
POR:
noviembre 05 de 2014 - 11:07 p.m.
2014-11-05

A nadie extrañó la victoria republicana, por lo que la reacción de los mercados no fue excesivamente impulsiva, con ambos índices subiendo algo más de medio punto, e incluso el Nasdaq puso el adjetivo "mixto" a la sesión de hoy al bajar un 0,06 %.

No cabe duda de que los mercados, liberales por definición, reaccionan positivamente al resultado electoral, pero hoy también hubo datos que colaboraron a que el Dow Jones marcara los 17.484,53 puntos como nueva plusmarca y el S&P 500 hiciera lo propio con 2.023,57 puntos.

La jornada empezó ya positiva con un dato mejor de lo esperado sobre el mercado laboral, con la creación de 230.000 empleos en octubre por parte del sector privado, y también se recuperaba de la caída de un 2 % en los precios de petróleo este martes, ya que hoy la subida fue equivalente.

Pero, en cualquier caso, hace ya unas cuantas semanas que la tendencia natural del parqué neoyorquino ha vuelto a ser alcista, con la consolidación de la economía rubricada por la retirada del estímulo por parte de la Reserva Federal de EE.UU. y los indicadores mostrando la buena salud de casi todos los frentes.

La jornada de este miércoles, pues, significó la vuelta a la normalidad, con un lunes de bajadas y un martes algo tímido.

Este jueves, eso sí, hay ganas de que los tres índices se apunten a la misma tendencia, después de estos días mixtos. Ayudará a ello lo que, al final, es lo que mueve el mercado: las propias empresas.

Habrá resultados trimestrales, como los de Disney, y habrá también indicadores, como los de las cadenas de tiendas, los de productividad y costes, además de reuniones del Banco Central Europeo.

Los inversores ansían, al fin, tener que atenerse a las variables que ellos más dominan y abstraerse, en la medida de lo posible, de designios políticos o crisis internacionales.

EFE