Venezuela estará en ‘emergencia económica’ durante 2016

Presidente Maduro extendió hasta finales de este año el estado de emergencia que le otorga facultades para legislar por decreto.

Nicolás Maduro

Maduro asegura que requiere poderes especiales para luchar contra la "guerra económica" de empresarios y políticos opositores.

AFP

Internacional
POR:
reuters
mayo 11 de 2016 - 05:16 p.m.
2016-05-11

A mediados de enero, Nicolás Maduro dictó la emergencia económica por 60 días, reservándose mayores atribuciones legales para hacerle frente a la crisis que enfrenta el país petrolero, con una inflación de tres dígitos, recesión económica y una tenaz escasez de bienes básicos.

"En los próximos días voy a renovar el decreto de emergencia económica para seguir enfrentando los problemas con la Constitución y el poder que me da el estado de excepción", dijo en un acto público en el Palacio presidencial de Miraflores.

"Todo este año lo voy a tener activado, para tener aquí las respuestas", agregó. Maduro asegura que requiere poderes especiales para luchar contra la "guerra económica" de empresarios y políticos opositores, a los que responsabiliza por la crisis que sufre Venezuela.

Sin embargo, la oposición sostiene que la crisis es el corolario de más de tres lustros de políticas socialistas que han arruinado la industria local y agravado la dependencia de los precios del crudo.

El decreto requiere la aprobación de la Asamblea Nacional, de mayoría opositora. Sin embargo, en enero, al ser rechazada por el parlamento, la ley fue al Tribunal Supremo de Justicia que la declaró vigente.

Entre las prerrogativas que el Ejecutivo se adjudica con el decreto están el control del presupuesto sin contraloría de la Asamblea Nacional, la posibilidad de intervenir empresas y bienes privados con el fin de garantizar el abastecimiento y la facultad de establecer límites máximos de acceso a bolívares.

Además, permite la agilización de la burocracia para expandir las compras estatales en un país que importa la gran mayoría de los bienes que consume.

Los pronósticos para la economía venezolana en 2016 no son los mejores: el Fondo Monetario Internacional, por ejemplo, espera una inflación récord de 720 por ciento y una contracción económica de un 8 por ciento.

Economistas consideran que Venezuela requiere medidas poco populares, pero necesarias, como una devaluación de su moneda y el incremento de decenas de precios controlados.