Emisor europeo anuncia sorpresivo plan monetario

El presidente del BCE, Mario Draghi, busca recuperar la economía de Europa, con un histórico recorte de las tasas de interés a 0,05 % y la compra de bonos por 500.000 millones de euros.

El presidente del Banco Central Europeo dijo que medidas requieren ayuda de los Gobiernos.

Agencias

El presidente del Banco Central Europeo dijo que medidas requieren ayuda de los Gobiernos.

Internacional
POR:
septiembre 05 de 2014 - 12:41 a.m.
2014-09-05

En contra de lo que se esperaba, el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, anunció un recorte histórico de las tasas de interés a un mínimo de 0,05 %, como parte de un sorpresivo plan de reactivación de economía de la región, amenazada con la recesión y la deflación.

El BCE también anunció un programa de compra de activos.

La baja de las tasas hizo que subieran las acciones y los bonos en Europa y América del Norte, pero redujo el valor del euro frente a las principales monedas. El euro cayó por debajo de US$1,30 por primera vez desde julio del año pasado.

Al detallar el alcance de las medidas monetarias de la eurozona, el jefe de las finanzas europeas advirtió que la política monetaria por sí sola no lo logrará si los Gobiernos nacionales no ayudan.

Dentro de una serie de medidas que resaltan la creciente preocupación por la salud del bloque monetario, el BCE redujo su principal tasa de refinanciamiento a un 0,05 por ciento desde un 0,15 por ciento, y llevó la tasa de depósitos a un día a un nivel más negativo, al situarla en un -0,2 por ciento.

La tasa de préstamo marginal pasó por su parte del 0,40 % al 0,30 % y la de depósito la redujo del -0,10 % al -0,20 %, es decir, que los bancos tienen que pagar al BCE por dejar su dinero en sus cofres. El propio presidente del BCE, Mario Draghi, había dicho en junio que las tasas ya no podían bajar más.

El Fondo Monetario Internacional, que ha presionado al BCE para que tome medidas para apoyar a la zona euro, se mostró satisfecho con lo decidido.

La zona euro no creció en el segundo trimestre y la crisis en Ucrania está pesando fuertemente en la confianza de las empresas. “Se discutió un alivio cuantitativo”, dijo Draghi, al referirse a la posibilidad de, en la práctica, imprimir dinero para comprar activos.

“Algunos miembros del Consejo de Gobierno estaban a favor de hacer más de lo que les he presentado, y otros a favor de hacer menos. Así que la propuesta está en un punto medio”, añadió.

Las nuevas proyecciones económicas del BCE ven un menor crecimiento del bloque del euro para este año, de sólo un 0,9 por ciento, que se aceleraría al 1,6 por ciento en el 2015. En tanto, el pronóstico para la inflación -actualmente de sólo un 0,3 por ciento- fue recortado a un 0,6 por ciento en el año, pero se aceleraría a un 1,1 por ciento en el 2015, aún por debajo de la meta del BCE de cerca, pero debajo de un 2,0 por ciento.

El jefe de las finanzas europeas habló del uso de “unos instrumentos no convencionales”, por parte del Consejo de gobernantes del BCE, en el caso de que la inflación permanezca muy baja durante demasiado tiempo. Entre los instrumentos que se aplicarían podría estar la impresión de dinero, como lo han hecho la Reserva Federal estadounidense y el Banco de Inglaterra.

Draghi dejó de usar la expresión “en general equilibrada” para referirse a la inflación y en su lugar dijo que “seguirá de cerca” los riesgos para el panorama de evolución de los precios, un cambio que refleja la creciente preocupación del banco por las perspectivas de inflación.

LA COMPRA DE BONOS 

Dentro de las medidas aprobadas también se incluye un programa de compras de valores respaldados por activos (ABS) y bonos garantizados para ayudar a aliviar las condiciones del crédito en el bloque.

La comprar de títulos respaldados por activos (asset backed securities) se comenzaría a partir de octubre próximo, en un intento de profundizar la política monetaria expansiva.Los ABS son bonos o pagarés respaldados por activos financieros, con excepción de las hipotecas residenciales o comerciales.

Los ABS o pagarés respaldados por activos financieros podría llegar a 500.000 millones de euros (alrededor de 1.250 billones de pesos, casi el doble del PIB anual de Colombia que es de 700 billones de pesos).

DILEMA POR EL ALIVIO MONETARIO 

Para inversores y mercados, la única apuesta que hará una gran diferencia es un programa de compras de activos a gran escala, o alivio cuantitativo, al estilo de Estados Unidos, que compre deuda gubernamental con dinero nuevo.

El BCE querrá ver el impacto de una oferta de préstamos a cuatro años para los bancos, anunciada en junio, pero que será lanzada solo más tarde este año, antes de tomar otra medida.

Michael Kemmer, director de la Federación Alemana de Bancos Privados, dijo que "la debilidad del crecimiento de los créditos en el seno de la unión monetaria está enraizada en la débil solvencia de los prestatarios en muchos países".

Agencias
Frankfort