'Ser empleada del servicio es como cualquier otro oficio'

Bachelet promulga una ley que ordena, entre otras cosas, que quienes trabajen en servicio doméstico tengan dos días libres a la semana.

En Chile, unas 200 mil personas trabajan en el servicio doméstico, de las que un tercio son mujeres de nacionalidad peruana.

Archivo particular

En Chile, unas 200 mil personas trabajan en el servicio doméstico, de las que un tercio son mujeres de nacionalidad peruana.

Internacional
POR:
octubre 19 de 2014 - 05:20 p.m.
2014-10-19

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, promulgó hoy la nueva Ley de Trabajadoras y Trabajadores de Casa Particular, que mejora las condiciones laborales, horarios y seguridad social de quienes se desempeñan en el servicio doméstico.

Durante el acto, celebrado en el Palacio de La Moneda, la mandataria definió la ley como "un paso fundamental para la dignidad de los y las trabajadoras de nuestro país y estamos saldando esa deuda".

"Comenzamos a celebrar que los domingos van a ser días de descanso irrenunciable para los trabajadores domésticos de puertas adentro", añadió, en alusión a una de las principales disposiciones de la normativa.

"Esto es un acto de justicia que nos debíamos hace mucho tiempo", dijo Bachelet.

"Que no pueda haber más en Chile trabajadoras de primera y segunda categoría ni tampoco que los derechos sean sólo para algunos", agregó.

La ley fue aprobada el pasado 7 de octubre en el Congreso y otras de sus disposiciones disminuyen de 72 a 45 horas semanales la jornada laboral de quienes no viven en el hogar del empleador, mientras aquellas que trabajan puertas adentro tendrán dos días de descanso en la semana en lugar de uno, como ocurre en la actualidad.

Serán todos los domingos y sábados, "a menos que haya acuerdo para sustituir o fraccionar ese descanso", según explicó la ministra del Trabajo, Javiera Blanco.

También dispone que las remuneraciones deberán pagarse en dinero, sin incluir en las mismas los alimentos o la habitación, que siempre serán de cargo del empleador.

Además será obligación del empleador registrar los contratos de trabajo, deberán especificar con exactitud el tipo de trabajo a realizar y el domicilio específico donde deberán prestarse los servicios y se prohibirá el uso obligatorio de uniforme.

En Chile, unas 200 mil personas trabajan en el servicio doméstico, de las que un tercio son mujeres de nacionalidad peruana.

EFE