Empresarios y autoridades sin optimismo por China

La presión a la baja sobre la economía china va a persistir en la segunda mitad del año debido a que es improbable un repunte del crecimiento en el gasto en infraestructura y las exportaciones.

En junio, economistas del banco central chino dijeron que estimaban que el crecimiento se aceleraría modestamente en los próximo

Reuters

En junio, economistas del banco central chino dijeron que estimaban que el crecimiento se aceleraría modestamente en los próximo

Internacional
POR:
agosto 02 de 2015 - 03:37 p.m.
2015-08-02

Las empresas chinas no están optimistas sobre las perspectivas de negocios, según mostró el sondeo del Banco Popular de China del segundo trimestre.

La información fue entregada por el director de la división de estadísticas del banco, Sheng Songcheng.

Las autoridades prevén que la economía china se desacelere a alrededor de un 7 por ciento este año, el nivel más bajo en un cuarto de siglo, desde un 7,4 por ciento en 2014.

La segunda mayor economía del mundo es presionada por una demanda dispar interna y externa, un enfriamiento de las inversiones y una sobrecapacidad fabril.

Un desplome de los mercados de acciones del país desde mediados de junio se ha sumado a los temores sobre la economía y ha reforzado expectativas de que las autoridades desplieguen más medidas de estímulo en los próximos meses para evitar una desaceleración más acentuada.

El Banco Popular de China ya redujo las tasas de interés cuatro veces desde noviembre y ha disminuido el encaje bancario en reiteradas oportunidades, en su campaña de estímulo más agresiva desde la crisis financiera global.

Sheng advirtió sobre los riesgos de la deuda gubernamental local y afirmó que 2 billones de yuanes (322.080 millones de dólares) en ‘swaps’ de bonos podrían no cubrir por completo la deuda en vencimiento, según el reporte.

También dijo que prevé que el crecimiento de la ganancia neta de los bancos en el segundo trimestre haya caído y agregó que la exposición de los prestamistas al riesgo "se ha vuelto más clara".

Sin embargo, afirmó que el mercado inmobiliario podría repuntar en el segundo semestre y respaldar a la economía.

Sheng sostuvo que aún espera que la economía china crezca cerca de un 7 por ciento este año, con una meta de inflación de alrededor de un 1,5 por ciento y una expansión de M2 -una medida amplia de suministro de dinero- cercana a un 12 por ciento.

En junio, economistas del banco central chino dijeron que estimaban que el crecimiento se aceleraría modestamente en los próximos seis meses en la medida en que comiencen a surtir efecto medidas previa y ante una estabilización del mercado inmobiliario.

Pero otros analistas sostienen que esa opinión es excesivamente optimista y apuntan a enormes inventarios de casas sin vender y a la alta deuda de los gobiernos locales, que está reduciendo su capacidad de gastar en proyectos de infraestructura.

El crecimiento de las empresas manufactureras chinas se estancó inesperadamente en julio debido al debilitamiento de la demanda interna y desde el exterior, mostró un sondeo oficial publicado el sábado.

Reuters