Empresas, bolsa y banca, aliviadas tras el "no" de Escocia

En el histórico plebiscito, con una masiva participación de casi el 85 por ciento, los votantes escoceses rechazaron por un margen mayor del vaticinado la opción independentista, con un 55,30 por ciento a favor del "no" y un 44,70 por ciento partidario de la secesión del Reino Unido.

El impacto del resultado se notó desde primera hora.

EFE

El impacto del resultado se notó desde primera hora.

Internacional
POR:
septiembre 19 de 2014 - 12:39 p.m.
2014-09-19

El sector empresarial británico, la banca y la Bolsa de Valores de Londres respiraron con alivio tras resolverse el futuro de Escocia en el referendo de independencia, que había sacudido la cotización de la libra esterlina.

El impacto del resultado se notó desde primera hora ya que la Bolsa subió un 0,50 por ciento en la apertura y su índice general FTSE-100 se situaba en 6.853,13 enteros, mientras que después del mediodía ganaba 0,58 por ciento hasta 6.859,14.

Por su parte, la libra esterlina se recuperaba tras haber estado sumida en su nivel más bajo en casi 12 meses la semana pasada, cuando cayó hasta un uno por ciento y, tras el resultado, cotizaba a 1,65 dólares, mientras que frente al euro avanzaba 0,39 por ciento hasta 1,28 euros.

Esa victoria en pro de la unión de diez puntos de ventaja, bastante mayor de lo que hacían prever las encuestas, fue acogida con agrado y gran alivio por los líderes empresariales británicos, el sector bancario y el selectivo londinense, convencidos de que ésa es la alternativa más beneficiosa para la economía nacional.

"El mundo empresarial siempre ha creído que la unión es la mejor opción para la creación de empleo, el crecimiento económico y la mejora de los estándares de vida", destacó el director general de la Confederación de la Industria Británica (CBI, siglas en inglés), John Cridland.

Al tiempo que el debate se dirige ahora hacia la devolución de poderes de Westminster al Parlamento escocés, tal y como ha prometido el primer ministro británico, David Cameron, el presidente de la Patronal consideró importante que esto "no socave la fuerza del mercado interno único, que redunda en los mejores intereses de los residentes en Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte, así como de aquellos que viven en Escocia".

En esa línea, David Sparks, al frente de la llamada "Asociación de Gobiernos Locales", que representa a los ayuntamientos de Inglaterra y Gales, observó que si bien los escoceses han rechazado la secesión, "claramente han dicho un 'sí' enfático a favor de una mayor libertad financiera y de una mayor toma de decisiones".

Además del mundo de los negocios y de los mercados, durante la recta final de la campaña previa al referendo, el sector bancario también había manifestado sus temores frente a la posibilidad de una Escocia independiente.

Antes de la votación, varios grupos bancarios con sede en Edimburgo lanzaron un contundente mensaje a los escoceses en el que se les alertaba de que un hipotético triunfo de la secesión motivaría, en el caso de grupos como el Royal Bank Of Scotland (RBS) o el Lloyds Bank, un traslado de sus sedes a Inglaterra.

Una vez revelado el desenlace, el RBS indicó hoy que "ya no son necesarios los planes de contingencia".

"Tras el resultado, seguimos con los negocios como es habitual para todos nuestros clientes por el Reino Unido y el RBS", tranquilizó esta entidad, cuyas acciones subían a primera hora hasta los 371,9 peniques, impulsadas por el triunfo del "sí".

También grandes compañías como la firma de seguros y pensiones Standard Life, que amenazó con un movimiento similar si Escocia se independizaba, confirmó que no moverá sus negocios de esa región.

El resultado de la consulta provocaba además una revalorizaban en el valor de los títulos de otros bancos y empresas con conexiones en Escocia como el Lloyds Banking Group -propietario del Bank Of Scotland-, que señaló hoy que "continúa comprometido a tener una sólida presencia en Escocia".

Tras el plebiscito, acordado en octubre de 2012 por Cameron y el ministro principal escocés, Alex Salmond, se iniciará ahora un proceso de negociaciones para llevar a cabo la pactada transferencia de poderes a Escocia prometida por Westminster para apagar sus ínfulas separatistas.

EFE