Empresas venezolanas se dolarizan para sobrevivir

A causa de la devaluación varias compañías llegaron a acuerdos para operar en dicha moneda.

Algunos analistas dicen que el Gobierno venezolano probablemente vea la dolarización limitada como la única forma de evitar que

Archivo particular

Algunos analistas dicen que el Gobierno venezolano probablemente vea la dolarización limitada como la única forma de evitar que

Internacional
POR:
mayo 26 de 2015 - 09:22 p.m.
2015-05-26

Todavía es posible comprar una reluciente camioneta Ford en Venezuela, alquilar un departamento elegante en Caracas y tomar un vuelo de American Airlines a Miami. Pero no en la moneda oficial del país.

Mientras el país se sumerge en un caos económico, un creciente número de productos no sólo están, metafóricamente, fuera del alcance de los consumidores promedio, sino que literalmente no pueden adquirirse en bolívares venezolanos, moneda que cayó en picada la semana pasada en el mercado negro. 

Empresas e individuos ahora compran y venden en dólares incluso cuando más alta suena la estridente retórica antinorteamericana del gobierno socialista. Se trata de un cambio que permite que algunas partes de la economía avancen con esfuerzo haciendo frente a una crisis de liquidez y de la inflación más alta del mundo. Pero podría poner algunos bienes fuera del alcance de la clase trabajadora, cuyo bienestar es el centro de la revolución socialista iniciada hace 16 años.

El indicio más reciente del surgimiento de este sistema de doble moneda llegó hace unos días cuando Ford logró un acuerdo para vender camionetas y vehículos todoterreno sólo en dólares. Pocas semanas antes, American Airlines anunció que había dejado de recibir bolívares para cualquiera de sus 19 vuelos semanales que parten de Venezuela. Los clientes ahora deben utilizar una tarjeta de crédito extranjera para comprar los boletos en línea. Todas las otras aerolíneas hicieron el mismo cambio con consentimiento del gobierno, según la Asociación de Líneas Aéreas de Venezuela.

Lo que impulsó el cambio fue la devaluación del bolívar, que perdió más de la mitad de su valor este año, al caer a 400 por dólar en el mercado libre, mientras los venezolanos se apresuran a convertir sus ahorros a una moneda más estable. Desesperada, la gente vende bolívares con un valor 60 veces menor que el tipo de cambio más fuerte de los tres oficiales del país.

Es una situación políticamente incómoda para el presidente Nicolás Maduro, que con frecuencia dirige cantos de "fuera gringo" y dice que la especulación de la moneda es una de las herramientas principales utilizadas por enemigos que intentan propagar el caos y destituirlo.

No sólo son las empresas las que persiguen al dólar. Aunque los contratos inmobiliarios aún se elaboran en bolívares para satisfacer los requerimientos impuestos por el difunto presidente Hugo Chávez, en barrios lujosos casi todos los propietarios operan fuera de la ley y venden y alquilan sólo en dólares. Un grupo de corredores de bienes raíces, al este de Caracas, montaron un sitio web protegido por una contraseña para enlistar inmuebles con precios en dólares.

Algunos analistas dicen que el gobierno probablemente vea la dolarización limitada como la única forma de evitar que las multinacionales se vayan del país, como lo hizo Clorox el año pasado debido a lo que dijo que eran problemas derivados del control de moneda desde hace una década, escasez de abastecimiento y una inflación que alcanzó el 68% el año pasado, y que los economistas creen que alcanzó los tres dígitos.

La producción en Ford ha caído un 90 % debido a que la compañía pasa dificultades para tener acceso a los dólares necesarios para importar partes. Los clientes ahora transfieren dólares por adelantado para pagar por la importación de las partes necesarias para ensamblar los autos en Venezuela.

Las aerolíneas extranjeras hicieron su cambio a dólares después de que el gobierno se negó a dejarlos convertir y repatriar casi 4000 millones de dólares en utilidades retenidas en el país.

Mientras tanto, la inflación aumenta tan rápido que los cajeros automáticos no mantienen el ritmo. Muchos entregan un máximo de bolívares equivalentes a 1,5 dólares por transacción. Algunos compradores prefieren no usar efectivo y optan por tarjetas de crédito para poder pagar por las compras después, cuando costarán menos en dólares debido a la inflación.

Los controles de precios impuestos desde hace una década hacen que los artículos básicos sean ridículamente baratos para todos los venezolanos. Una botella de aceite vegetal cuesta 20 centavos de dólar en el mercado negro; un paquete de arroz, como la mitad de eso, y una bolsa de azúcar cuesta aún menos.

Aun así, muchos venezolanos de la clase trabajadora buscan la forma de acumular sus propias reservas de la divisa estadounidense al ofrecer servicios para los clientes extranjeros adinerados. "Es la única forma en la que podemos tratar de salir adelante", dijo un profesor de gimnasia que complementa su sueldo de 25 dólares al mes ofreciendo entrenamiento personal a clientes que pueden pagar en dólares.

El cambio hacia la sustitución de la moneda no es bien recibido por quienes apoyan intensamente al gobierno, muchos de ellos formados escuchando las diatribas de Chávez contra la "dictadura del dólar".

"¿Cómo es eso de que estando enfrente de un caso de intervención de Estados Unidos en contra de la revolución bolivariana estemos facilitando la comercialización de productos de empresas transnacionales con el dólar del imperio gringo en nuestro país", escribió Omar Hernández, un ingeniero que trabaja en programas de la comunidad chavista en el influyente sitio web progubernamental Aporrea.

Pero economistas de afuera dicen que sería sensato de parte de Maduro si aceptara el dólar por completo.

Steve Hanke, un economista de la Universidad Johns Hopkins y quien desde hace mucho aconseja a gobiernos con crisis monetarias, dijo que reemplazar el bolívar por el dólar reduciría el problema de inflación de Venezuela casi en una noche y sería un pilar de la estabilidad económica.

Cita el ejemplo del aliado de Maduro Rafael Correa en Ecuador, quien ha clamado contra Estados Unidos a lo largo de sus ocho años en funciones, pero que hasta ahora no ha mostrado deseo de traer de vuelta la vieja moneda nacional, de la que el país se deshizo, a favor del dólar.

En la fábrica Ford, los trabajadores son optimistas de que el nuevo acuerdo salvará sus trabajos, según el líder del sindicato, Gerardo Troya. De hecho, tienen una idea para una mayor dolarización: también les gustaría que les pagaran en la moneda de Estados Unidos, a ocho dólares por día, para comenzar.

GDA / LA NACIÓN