Empresas venezolanas se trastean al vecindario

Industrias de metalmecánica, plásticos, alimentos y autopartistas salieron del país.

Algunas de las industrias buscan mayor estabilidad en las reglas del juego y acceso a recursos sin restricciones.

Bloomberg

Algunas de las industrias buscan mayor estabilidad en las reglas del juego y acceso a recursos sin restricciones.

POR:
julio 09 de 2013 - 12:02 a.m.
2013-07-09

La falta de competitividad debido a las políticas económicas adversas han presionado a las empresas privadas exportadoras de Venezuela a cesar funciones o buscar otros mercados donde instalarse.

De 2.700 empresas registradas en la Asociación Venezolana de Exportadores, entre 100 y 120 son operativas y prueba de ello es que las ventas externas no petroleras han descendido 90 por ciento.

De 7.000millones de dólares que ingresaban al país en 1970 se pasó a 600 millones de dólares en el primer semestre de 2013.

“Exportar ya no es negocio, hemos llegado al nivel más bajo en 50 años”, aseguró Francisco Mendoza, expresidente de la Asociación Venezolana de Exportadores.

Agregó que entre 30 y 40 empresarios nacionales que exportaban decidieron dejar de producir en el país e instalar sus fábricas en otros mercados. Industrias de partes, metalmecánica, plásticos, alimentos y piezas automotrices, que cuentan con músculo financiero, se mudaron a Colombia, República Dominicana, Perú, Ecuador y México.

Mendoza explicó que en esos países hay libre acceso a las divisas y estímulos a la productividad. Indicó que en ocho días se puede constituir una empresa en Colombia y en cinco días en Panamá, mientras que en Venezuela se demora entre 180 y 200 días, en el mejor de los casos.

Afirmó que continúan exportando los fabricantes que han estado operando en otros mercados desde hace más de 30 años y no quieren perder sus clientes.

Estas industrias se dedican a producir piezas con caucho, partes automotrices y textiles, entre otros, y más de 50 por ciento de sus productos está destinados a la demanda externa.

Sin embargo, de 70 contenedores semanales que exportaban, ahora solo envían 10 al mes.

Añadió que han tenido que reducir sus nóminas y gastos operativos para poder producir y cumplir sus compromisos. Mendoza dijo que algunos comercios también han decidido traspasar las fronteras y abrir sucursales en Panamá y Colombia.

El expresidente de la Avex avizora un escenario negativo en las exportaciones para el segundo semestre del año. “No hay flujo de divisas y la economía está paralizada”, afirmó.

Por su parte, el presidente de la Confederación Venezolana de Industriales, Eduardo Garmendia, aseguró que en el país prevalece un marco macroeconómico poco propicio para las exportaciones.

Aseguró que el control cambiario, que dificulta la obtención de divisas oficiales, impide que se pueda recurrir a proveedores foráneos para adquirir de manera frecuente la materia prima para fabricar bienes.

El industrial precisó que también hay que considerar las disposiciones de la nueva Ley Orgánica del Trabajo, que son una amenaza y no facilitan al empleador el manejo del personal.

La legislación ha reducido la jornada laboral, lo que no favorece la productividad.

“HAY ALTA INVERSIÓN EN COLOMBIA”

La presidenta de la Cámara de Comercio Colombo-Venezolana, Magdalena Pardo, dice que independiente de la situación económica y la política interna del país vecino, hay auge de inversiones en el nuestro. En entrevista con Portafolio, la directiva agrega que se presenta una migración calificada de pequeños y medianos inversionistas.

¿Se presenta un alto número de inversionistas de Venezuela a Colombia?

Sí, siguen llegando venezolanos que quieren invertir en Colombia y vincularse en trabajos productivos. Es una migración calificada.

¿Hay una evolución de acuerdo con la política de Venezuela en esa migración?

Hay de todo, desde el profesional que llega buscando empleo, al inversionista como tal.

Por ejemplo, viene el profesional joven que está buscando oportunidades en empleo y trae una alta formación interesante para la economía de nuestro país en sectores como ‘software’, metalmecánica y petróleo. Inclusive hay profesionales que encuentran en empresas venezolanas establecidas en Colombia buenas oportunidades de trabajo. Igualmente, vemos señoras que vienen al país, les gusta y dicen “quiero abrir un restaurante”.

Se da el caso de empresas que quieren no solo el mercado venezolano, sino diversificar y abrir operaciones en Colombia.

También llegan venezolanos que vienen por primera vez al país porque se sienten atraídos por las condiciones económicas y jurídicas. En medio de todo, lo interesante es que Colombia, es una opción seria para ellos, que están interesados en mantener las inversiones en los dos países, independientemente de que Venezuela cambie o no cambie. Ellos dicen “me gusta estar acá y me voy a quedar”.

¿Las cifras del Banco de la República sobre inversión venezolana en Colombia son bajas?

Las cifras son significativas, pero no fáciles de reconocer porque pueden venir de Estados Unidos o Panamá. También se da el caso que viene un venezolano con unos dólares y aún no califica como inversionista extranjero. Sin embargo, trae plata. Lo que sí es evidente es que Venezuela es uno de los primeros inversionistas en Colombia, eso no solo porque se siente en la calle sino que se ve en los negocios. Hay mucha inversión venezolana en Colombia.

Economía y Negocios

Con información de GDA-EL NACIONAL

Siga bajando para encontrar más contenido