Una escoba para los océanos

Novedosa propuesta para limpiar los mares. La factibilidad técnica y económica del proyecto ya fue verificada por científicos e ingenieros.

El equipo de TOC prevé que el primer sistema piloto entrará en funcionamiento en 2015.

EFE

El equipo de TOC prevé que el primer sistema piloto entrará en funcionamiento en 2015.

Internacional
POR:
octubre 07 de 2014 - 11:56 a.m.
2014-10-07

Se llama Boyan Slat, nació en 1994, es holandés y tiene una idea tan sencilla como revolucionaria para retirar de los océanos los plásticos y otros desechos que los ensucian. Su invención no perjudica el medioambiente sino que lo aprovecha y lo convierte en un aliado en la lucha contra la contaminación marina.

“En las últimas décadas han entrado en los océanos toneladas de plástico dañando los ecosistemas y llegando a las cadenas alimentarias, señala Slat, fundador y director ejecutivo (CEO) de ‘The Ocean Cleanup’, TOC, (limpieza oceánica, en inglés).

El CEO de esta empresa emergente con sede en los Países Bajos, señala que se dio cuenta del problema de la contaminación de plástico, cuando buceaba en Grecia, durante unas vacaciones con sus padres hace unos años, y encontró en el agua ¡más bolsas de plástico que peces!
“Por desgracia, el plástico no desaparece por sí solo y entonces me pregunté ¿Por qué no podemos limpiar esto?”, recuerda Slat, al relatar aquella experiencia que le llevaría a fundar TOC.

La siguiente pregunta reveladora que se planteó Slat fue: ¿Por qué moverse a través de los océanos a bordo de barcos que generan muchos gastos y además contaminan, si los océanos se mueven por si solos a alrededor nuestro?

Así surgió la idea de que los océanos podrían limpiarse a sí mismos por medio de un sistema de largos brazos flotantes anclados al fondo del mar y conectados a una estación recolectora, proyecto cuya viabilidad técnica y financiera ha sido corroborada y avalada por un equipo internacional de científicos.

UNA ‘V’ KILOMÉTRICA PARA ATRAPAR EL PLÁSTICO

El concepto de Slat utiliza las corrientes y los vientos oceánicos como un medio natural para transportar las basuras plásticas de forma pasiva hacia una plataforma de recogida.

Cada unidad de este sistema, estará constituida por una estructura matriz formada por dos brazos en forma de ‘V’, de 50 kilómetros de largo cada uno, conectados a una plataforma recolectora situada en su confluencia, la cual tendrá unos 10.000 metros cuadrados de superficie y se vaciará cada mes y medio.

El ángulo de los brazos permitirá que el plástico, que en su mayor parte se localiza en los tres metros más próximos a la superficie del agua, se reúna y flote hacia la plataforma.

Según TOC, cada plataforma, alimentada en su mayor parte por la energía eléctrica obtenida mediante 160 paneles solares, extraerá el plástico acumulado gracias al empuje de las corrientes marinas, a un costo 33 veces más barato que el de los métodos convencionales de limpieza actuales, y este material finalmente será traslado a tierra para ser reciclado y reconvertido, por ejemplo, en aceite para uso industrial o locomotor.

PASOS DECISIVOS

Boyan Slat ya ha dado en 2014 dos pasos decisivos para hacer realidad su ambicioso proyecto de limpieza oceánica.

Con este método, según los científicos, se podría reducir a la mitad, en un plazo de diez años, el enorme parche de basura que flota como si fuera una isla en las aguas del Océano Pacífico.
EFE