España, sorprendida con rebaja de S&P

El secretario de Estado de Economía español, Fernando Jiménez Latorre, se sorprendió por rebaja a un paso del ‘bono basura’.

Reina Sofía, de España

EFE

Reina Sofía, de España

POR:
octubre 11 de 2012 - 11:58 a.m.
2012-10-11

Así lo afirmó el jueves el funcionario, en referencia a la calificación de crédito del país: "No esperábamos la rebaja de calificación", dijo Jiménez en una rueda de prensa en Madrid y agregó estar confiado en que la agencia pueda reconsiderar su posición una vez que vea que el Gobierno sigue firmemente comprometido con las reformas.

"Entendemos que esta no es una cuestión cerrada (...) La voluntad de continuar las reformas es absoluta", dijo.

"Esperamos que tan pronto como se confirme que los mecanismos de decisión de la UE van funcionando de forma adecuada y que los compromisos de consolidación presupuestaria se vayan cumpliendo, S&P pueda reconsiderar la calidad de la deuda pública", añadió.

La agencia calificadora mencionó en un duro informe la falta de voluntad y claridad política en el conjunto de la zona euro y también las escasas opciones del gobierno español en un contexto de fuerte recesión y crecientes protestas sociales y demandas de las comunidades autónomas.

"No estamos de acuerdo sobre la percepción del conflicto social y con las comunidades autónomas (...) Esto no va a incidir en el proceso de reformas estructurales", dijo el secretario de Estado.

ESFUERZO DE ESPAÑA ES ENCOMIABLE: OIT

Por su parte, el director general de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Guy Ryder, alabó este jueves el carácter hasta ahora pacífico de las protestas de la ciudadanía en España en contra de las medidas de austeridad impuestas por el Gobierno.

"Sólo puedo decir que pienso que España es sorprendente y encomiable por la manera pacífica en la que los españoles han reaccionado a la crisis", manifestó Ryder en conferencia de prensa.

No obstante, el nuevo máximo responsable de la OIT destacó que "hay una preocupación dramática y profunda en muchos niveles, y un incremento de las tensiones sociales en España" a causa de los recortes presupuestarios adoptados en los últimos meses.

Ryder consideró que España "está atrapada en una situación en la que, otra vez, el diálogo social entre Gobierno, empresarios y sindicatos se ha convertido en una víctima de la crisis".

En su opinión, España ha llegado a un punto en el que la combinación de "medidas de austeridad, alto grado de incertidumbre y sucesivos procesos de reforma del mercado laboral" ha generado un modelo que demuestra que la fórmula de combinar austeridad y reformas estructurales no funciona o se ha de aplicar de otra forma. "(En España) se está creando exactamente una de esas situaciones en las que debe estar pensando la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, cuando dice que ha llegado el momento de poner freno a la austeridad tal y como se ha aplicado hasta ahora", afirmó el director general de la OIT.

Lagarde declaró, también este jueves en Tokio, que el tiempo es "esencial" a la hora de que España y otros países de la eurozona con problemas de deuda afronten su consolidación fiscal.

Ryder coincidió en que "hace falta más tiempo" y agregó que "la profundidad y la brusquedad de las medidas de austeridad deben ser revisadas" para no complicar aún más la situación en la zona euro.

Preguntado por la posibilidad de que España solicite un rescate a Bruselas, Ryder contestó que "es una pregunta para (el presidente del gobierno español, Mariano) Rajoy" y no para él, y rechazó aventurar nada "a la espera de lo que decida el gobierno español".

"Solo puedo especular sobre las condiciones. Estaría esperanzado que, a la luz de lo que ha dicho Lagarde en Tokio, pueda haber en marcha un proceso de repensar cuáles serían los condicionantes apropiados en el caso del mercado laboral si -y pongo énfasis en este si- España inicia eventualmente un proceso de rescate", dijo.

Ryder interpretó que declaraciones como la de la máxima responsable del FMI muestran que "empieza a haber una conciencia" de que combinar austeridad y reformas estructurales, tal y como se hizo en las décadas de 1980 y 1990, "no da el resultado esperado".

"Estamos viviendo una repetición de lo que ocurrió en los 80 y principios de los 90 (...). Entonces se reconoció muy tarde que el paradigma de las reformas estructurales quizá era equivocado o erróneo, pero ahora se tiene la sensación de que hoy estamos volviendo a recorrer este camino en Europa", indicó.

"La simple realidad es que si tu prioridad es reducir la deuda para solucionar el déficit, hay que hacerlo a través del crecimiento y la creación de empleo. No se pueden pagar las facturas sin empleo y creo que esta reflexión tan sencilla empieza a calar", aseguró.

"Estoy esperanzado, aunque quizá de manera equivocada, en que la comunidad internacional ha llegado a un punto de inflexión", agregó.

REUTERS y EFE

Siga bajando para encontrar más contenido