Estados Unidos monta fábricas de flores y hortalizas

Aplican tecnología avanzada para controlar la maduración de las plantas.

POR:
febrero 07 de 2013 - 11:37 p.m.
2013-02-07

Modernas zonas climatizadas constituyen la nueva era de los cultivos de vegetales que se desarrollan en EE. UU. bajo invernadero o agricultura protegida.

Ejemplo de la nueva tendencia son los cultivos de plantas ornamentales, flores y hortalizas, en ambientes caracterizados por los procesos y sistemas computarizados para la fabricación en serie. Una de estas factorías está localizada en el Estado de Carolina del Norte, con una extensión de más de 60 hectáreas, donde se alcanzan a producir hasta 70 millones de plantas ornamentales por año.

En esta fábrica también se producen verduras para el consumo fresco, renglón en el cual este mercado afronta un déficit creciente de alimentos, especialmente en la costa Este, cuyo abastecimiento depende de la oferta de California y México, a miles de kilómetros. Procedentes de México ingresan cargamentos de tomate de invernadero cuyo valor se acerca a 1.000 millones de dólares anuales.

La nueva tendencia hace parte de un proyecto del Gobierno mediante el cual se incentiva la producción ecológica como la eficiencia energética, a fin de utilizar fuentes menos contaminantes, al tiempo que se economizan recursos como el agua.

Para este caso, en el proyecto denominado Metrolina, el Departamento de Agricultura ha desembolsado alrededor de 1 millón de dólares no reembolsables durante los últimos 3 anos.

El complejo busca evitar la emisión de gases invernadero y reutilizar hasta 1 millón de galones de agua cada día.

Bajo esos parámetros se han emprendido 450 proyectos agroindustriales en todo el país, con incentivos del orden de los 170 millones de dólares.

Cultivos manejados desde computador

Un grupo de universidades trabaja en investigaciones orientadas a ofrecer nuevos paquetes tecnológicos para la agricultura.

Con ese propósito, la Universidad de Michigan ha lanzado recientemente un programa sistematizado que permite hacer un seguimiento mucho más preciso a los cultivos de flores, facilitando, por ejemplo, el manejo más adecuado de la temperatura ambiente, en aspectos como el crecimiento y la maduración, de acuerdo con las características de cada variedad, unas más susceptibles que otras a las fluctuaciones del clima.

La nueva herramienta al servicio de los productores se denomina “flores a tiempo”.

Germán Duque / Miami

Siga bajando para encontrar más contenido