Estados Unidos le pide ayuda a la
Unión Europea contra el terrorismo

‘La unidad europea fue el sueño de unos pocos, se convirtió en la esperanza de muchos y hoy es una necesidad para todos nosotros’, dijo Obama.

Comercio de Europa con Estados Unidos.

Comercio de Europa con Estados Unidos.

Archivo particular

Internacional
POR:
agencias
abril 26 de 2016 - 12:12 a.m.
2016-04-26

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, reafirmó este lunes ante los mayores países de la Unión Europea (UE) su apuesta estratégica por el eje transatlántico, pero exigió a sus socios más esfuerzos en las crisis de su entorno, de Siria a Libia y Ucrania, del terrorismo yihadista a los refugiados.

Obama abordó estos asuntos al asistir en Hannover (Alemania) a una cumbre informal y sin actos públicos junto a la canciller alemana, Angela Merkel; el presidente francés, François Hollande, y los primeros ministros de Reino Unido e Italia, David Cameron y Matteo Renzi. Merkel destacó al terminar el encuentro los aportes realizados en asuntos como la guerra siria y la crisis en Libia, y resaltó que el formato sirvió para atender las “más urgentes cuestiones de la política de seguridad” que los participantes desean resolver con “una solidaridad transatlántica más estrecha”.

Obama, por su parte, esbozó antes de la reunión los planteamientos que pensaba poner sobre la mesa: “He venido aquí al corazón de Europa, para decir que Estados Unidos y el mundo entero necesitan una Europa fuerte, próspera, democrática y unida”. En una intervención en la feria industrial de Hannover dirigida al pueblo europeo, Obama habló de una alianza de valores entre EE. UU. y la UE, exhortó a Europa a levantarse de su actual decaimiento político y económico, y tiró de un europeísmo que ya no se emplea en el Viejo Continente y que mira hacia el pasado en busca de energía para afrontar el futuro.

El Presidente de EE. UU. subrayó la “magnitud” de lo que ha logrado el continente con el proyecto común y calificó a la UE como “uno de los mayores logros económicos y políticos de la historia moderna”. “La unidad europea fue el sueño de unos pocos, se convirtió en la esperanza de muchos y hoy es una necesidad para todos nosotros”, afirmó Obama parafraseando al excanciller alemán Konrad Adenauer, uno de los padres fundadores de lo que llegaría ser la UE. Una Unión Europea integrada es, agregó, “vital” para el mantenimiento del orden internacional y una “necesidad” para EE. UU., que no puede afrontar en solitario los principales retos de la actualidad, como el terrorismo “bárbaro” del Estado Islámico (EI), el “mayor desafío”, o la agresividad rusa.

Por eso, Obama señaló la necesidad de que Europa supere sus actuales problemas, tanto económicos como políticos, y se sume a EE. UU. en la defensa de los valores democráticos y del libre mercado en que se funda su alianza, asumiendo su cuota de responsabilidad.

Uno de estos asuntos comunes es la “seguridad colectiva”, indicó Obama, por lo que pidió a sus socios en la Otan que dediquen una mayor partida presupuestaria a defensa como se acordó hace dos años, para alcanzar el 2 % del producto interior bruto (PIB). Aquí celebró la participación europea en la lucha contra el terrorismo internacional en Siria, aunque advirtió que es necesario que más países se involucren en el entrenamiento de las tropas locales en Irak. En este contexto, anunció el envío de 250 soldados a Siria para sumarse a los 50 ya destacados en el país en tareas de formación y apoyo a las milicias, principalmente kurdas, que combaten al EI.

Enmarcó asimismo en esa lucha el intercambio de información e inteligencia entre su país y la UE, para “evitar que los terroristas viajen, crucen fronteras y maten a personas inocentes”. Con respecto a Rusia, afirmó que desea mantener buenas relaciones con Moscú, pero insistió en que EE. UU y la UE mantendrán las sanciones hasta que el gobierno del presidente Vladimir Putin implemente su parte de los acuerdos de Minsk, por los que se establecía un proceso político para Ucrania.

Libia también centró parte de las conversaciones de la reunión a cinco, explicaron Merkel y Renzi, que mostraron su apoyo al nuevo gobierno de unidad y al proceso político en el país.

EE. UU. Y LA UE REANUDAN NEGOCIACIÓN DE SU TLC

Delegados estadounidenses y europeos iniciaron este lunes una semana de negociaciones para el acuerdo de libre comercio TTIP (Transatlantic Trade and Investment Partnership) en un contexto de escepticismo, dijo una fuente europea.

Esta es la decimotercera ronda de negociaciones con el objetivo de eliminar las barreras comerciales entre Estados Unidos y la Unión Europea (UE) e impulsar el libre intercambio de bienes y servicios.

El presidente Barack Obama pidió el domingo en Alemania terminar las negociaciones este año y abogó por que el acuerdo sea “positivo” para ambas partes. La oposición al acuerdo no afloja, especialmente en Europa, donde Francia y Alemania plantean reservas y acusan a los estadounidenses de ser intransigentes en las negociaciones.

En Estados Unidos, las críticas de los políticos se suman a las de otro vasto acuerdo de libre comercio, con la región Asia-Pacífico, conocido como TTP, que está pendiente de la aprobación.