El euro se hunde lastrado por la política del BCE

Durante la mañana de este miércoles, el euro llegó a caer a su nivel más bajo desde finales de marzo de 2003, a 1,0560 dólares.

El euro se hunde lastrado por la política del BCE

Archivo Portafolio

El euro se hunde lastrado por la política del BCE

Internacional
POR:
marzo 11 de 2015 - 03:20 p.m.
2015-03-11

El euro acentuaba su caída el miércoles frente al dólar, lastrado por las compras de deuda que desde principios de semana realiza el Banco Central Europeo (BCE), aunque las principales bolsas europeas subían con fuerza tras la caída generalizada de la víspera.

La moneda única vale 1,0599 dólares, contra los 1,0698 del martes por la noche.

Durante la mañana llegó a caer a su nivel más bajo desde finales de marzo de 2003, a 1,0560 dólares.

Por el contrario, las principales bolsas europeas operaban en verde tras las pérdidas registradas el martes.

Londres subía 0,12%, París 1,51%, Fráncfort ganaba 1,80% y Madrid 0,62% a principios de la tarde.

“El optimismo” del presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, “sobre la eficacia de la política monetaria del BCE para incentivar la inflación y el crecimiento económico en los próximos meses esconde los decepcionantes datos que llegan de China, donde la producción industrial y las ventas minoristas han quedado por debajo de las expectativas”, dice Markus Huber, analista de la agencia de corretaje Peregrine & Black.

El programa de compra masiva de deuda o expansión cuantitativa (QE, según sus siglas en inglés) del BCE no reducirá la presión sobre los gobiernos para que lleven a cabo reformas, sino que incrementará los beneficios de las mismas, dijo un confiado Draghi el miércoles.

El BCE inició el lunes la compra de deuda pública que inyectará, hasta septiembre de 2016, 1,14 billones de euros en el sistema financiero de la zona euro para incentivar la inflación y reactivar el crecimiento, siguiendo el modelo del Banco de Inglaterra y de la Reserva Federal.

Pero el QE tiene sus críticos, en particular en Alemania, que arguye que reduce la presión en los gobiernos de la eurozona para que pongan sus finanzas y sus economías en orden.

Sin embargo, la política del BCE está repercutiendo en el rendimiento que pagan los países de la zona euro por su deuda en el mercado secundario, donde se intercambia la deuda ya emitida, marcando nuevos mínimos.

El rendimiento del bono alemán caía al 0,198% frente al 0,234% de la víspera, el francés al 0,480% desde el 0,524%; el español al 1,187% desde el 1,242%, el italiano a 1,162% (1,219%) y el de Portugal a 1,656% (1,705%).

En cambio, las tasas de Grecia, de nuevo en el ojo del huracán de los inversores, subían al 10,586% frente al 10,388% del martes al cierre.

Grecia captó este miércoles 1.300 millones de euros en títulos de deuda a tres meses, pero con intereses superiores a los pagados hace un mes al necesitar desesperadamente dinero fresco.

El país heleno necesita encontrar unos 6.000 millones de euros este mes para hacer frente a los vencimientos de deuda y préstamos del Fondo Monetario Internacional.

El nuevo gobierno de izquierda radical elegido en enero con un programa contra la austeridad, no ha recibido todavía ni un centavo de sus principales acreedores, la Unión Europea y el FMI que se encuentran negociando con Atenas y esperan que anuncie finalmente profundas reformas estructurales antes de inyectar nuevos fondos.

“La preocupación sobre las negociaciones entre Grecia y la Unión Europea, la desaceleración de China, el efecto de tasas negativas en el todavía frágil sector financiero europeo y una eventual subida de los tipos de interés en Estados Unidos es un cóctel volátil difícil de digerir por los inversores”, resumió Michael Hewson, analista jefe de CMC Markets UK.

AFP