Europa hace historia con aterrizaje de sonda Philae

El artefacto, liberado por la nave espacial Rosetta, ayudará a determinar cómo se crearon los planetas.

Los investigadores estudiarán la superficie del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko.

AFP

Los investigadores estudiarán la superficie del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko.

Internacional
POR:
noviembre 13 de 2014 - 12:33 a.m.
2014-11-13

La Agencia Espacial Europea (ESA) consiguió aterrizar una sonda en un cometa el miércoles, un hito en la exploración espacial y el punto culminante de una misión de una década para examinar de cerca los restos del nacimiento del sistema solar.

La sonda Philae -de 100 kilos, pero virtualmente sin peso sobre la superficie del cometa-, se posó según estaba previsto a eso de las 1600 GMT, tras un descenso de siete horas desde la nave espacial Rosetta, a unos 500 millones de kilómetros de la Tierra.

Durante el aterrizaje, los arpones diseñados para anclar la nave no se desplegaron y la ESA está estudiando formas de reactivarlos para asegurar que no se pierda en el espacio.

Los científicos esperan que las muestras de la superficie del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko ayuden a determinar cómo se crean los planetas y comienza la vida, debido a que la roca y el hielo que lo componen preservan moléculas orgánicas como en una cápsula de tiempo.

Los cometas son restos de la formación del sistema solar hace 4.600 millones de años. Los científicos creen que pueden haber traído gran parte del agua de los océanos de la Tierra.

"Qué audaz, qué excitante, qué increíble atreverse a aterrizar en un cometa", dijo el director de Ciencia Planetaria de la NASA, Jim Green, en el Centro Europeo de Operaciones Espaciales, en Alemania, tras anunciarse el aterrizaje.

Las naves de fabricación humana han aterrizado ya en siete cuerpos celestes: la Luna, Marte, Venus, la luna de Saturno Titán, dos asteroides y el cometa Tempel-1, que fue impactado por una sonda de la NASA. Entre los numerosos records establecidos por la misión, Rosetta es la primera nave espacial en orbitar un cometa en vez de sólo volar en sus inmediaciones para sacar fotografías.

Rosetta llegó al cometa -una roca de más o menos 3 por 5 kilómetros descubierta en 1969- en agosto tras un viaje de 6.400 millones de kilómetros que tomó 10 años, cinco meses y cuatro días, una misión que costó cerca de 1.400 millones de euros (1.800 millones de dólares).

"Lo que realmente completa esta experiencia para mí son las imágenes", afirmó Daniel Brown, un experto en astronomía en la Nottingham Trent University, en un correo electrónico después de que la sonda de tres patas Philae envió datos e imágenes a la Tierra mientras se acercaba al cometa.

"Será especialmente excitante obtener los resultados de las muestras recuperadas bajo la superficie y ver su composición química", añadió.

Reuters