Eurozona, en riesgo de largo periodo de baja inflación

Tasa clave del Banco Central Europeo se mantiene sin cambios en 0,25 por ciento. Mario Draghi, presidente de la entidad, afirmó que está listo para tomar más acciones si es necesario.

Sede del BCE en Fráncfort (Alemania).

Agencias

Sede del BCE en Fráncfort (Alemania).

POR:
enero 10 de 2014 - 01:39 a.m.
2014-01-10

El Banco Central Europeo (BCE) dijo ayer estar dispuesto a usar todas las herramientas disponibles para evitar que la inflación sea demasiado baja, pero decidió mantener sus tasas de interés referenciales sin cambios aunque el alza en los precios se ubica en una “zona de peligro” inferior al 1 por ciento.

El presidente del BCE, Mario Draghi, dijo que la zona euro podría experimentar un período prolongado de baja inflación antes de que se produzca un incremento gradual hacia la meta del BCE.

El banco central, que en noviembre redujo su principal tasa de interés a 0,25 por ciento, “enfatizó enérgicamente” su voluntad de actuar cuando se requiera para evitar cualquier inclinación a la deflación, pero se dio más tiempo para evaluar la tendencia de los precios y el mercado monetario.

“En general, seguimos determinados a mantener un alto grado de flexibilidad monetaria y tomar más acciones decisivas si se requiere”, dijo Draghi.

Reconoció que sus declaraciones eran más enérgicas que en el pasado sobre la intención del BCE de actuar si las tasas de mercado subían demasiado o si existía un riesgo de desaceleración mayor en las perspectivas de inflación. “Ahora mismo no vemos deflación”, dijo, pero un periodo extendido de baja inflación podría implicar riesgos a la baja.

“A la larga no vemos una deflación en el sentido japonés de la década de 1990”.

La decisión de mantener las tasas sin cambios era ampliamente esperada pese a los reportes de inicios de semana que mostraron que la inflación en la zona euro se desaceleró a 0,8 por ciento en diciembre.

Draghi culpó a factores excepcionales por el desempeño de los precios en el último mes del año pasado.

El mercado y los analistas escudriñaron en las palabras del jefe del BCE en busca de cualquier pista sobre las herramientas preferidas de la entidad para mantener bajas las tasas de mercado, que comenzaron a subir cautelosamente en momentos en que los bancos están pagando sus préstamos al banco central, restando liquidez del sistema.

Draghi dijo que no tenía sentido especular sobre cuáles instrumentos podría utilizar el BCE.

No delineó la posibilidad de un programa de compra de activos similar a las políticas de estímulo de la Reserva Federal de Estados Unidos, el Banco de Inglaterra y el Banco de Japón, argumentando solamente que el BCE podría hacer cualquier cosa dentro de lo que le permite su mandato.

En un contexto de bajísimas tasas de interés referenciales y un reducido abanico de herramientas de política, el umbral para futuras acciones del BCE se ha elevado, incluso considerando las preocupaciones de la entidad sobre la desaceleración en la inflación.

“Debemos ser muy cuidadosos de no caer permanentemente por debajo de una inflación de 1 por ciento, y por consiguiente en una zona de peligro”, dijo Draghi al semanario alemán Der Spiegel.

La recuperación económica de la zona euro, aunque débil, ha avanzado de acuerdo con lo previsto por el BCE, lo que le ha dado margen para ver si la inflación repunta.

REPUNTÓ LA CONFIANZA ECONÓMICA

La confianza económica en la zona euro mejoró más de lo esperado en diciembre y alcanzó su promedio a largo plazo por primera vez desde julio del 2011, debido a que todos los sectores parecieron tener más seguridad en el ritmo de la recuperación económica en curso.

La confianza económica en los 17 países que comparten el euro subió 1,6 puntos a 100 en su noveno mes consecutivo de alzas.

De las cinco economías más grandes del bloque, la confianza en España subió 4,0 puntos, en Italia 2,3 puntos y en Holanda 1,5 puntos en diciembre.

FRÁNCFORT/REUTERS

Siga bajando para encontrar más contenido