Exejecutiva de Tinder demanda a la empresa por acoso sexual

La querella refuerza los temores de que el sector de tecnología siga siendo un club masculino hostil a las mujeres.

Sean Red, máximo responsable ejecutivo de Tinder.

Bloomberg

Sean Red, máximo responsable ejecutivo de Tinder.

Internacional
POR:
julio 04 de 2014 - 03:40 p.m.
2014-07-04

Whitney Wolfe, exvicepresidenta de marketing de Tinder Inc., que afirmó que había contribuido a fundar el emprendimiento, dijo en una demanda presentada el 30 de junio que otro fundador, Justin Mateen, la había denigrado verbalmente y que los ejecutivos de la compañía ignoraron sus protestas y no la reconocieron como fundadora debido a su condición de mujer.

El máximo responsable ejecutivo de Tinder, Sean Rad, dijo en un memo interno a los empleados al que tuvo acceso Bloomberg News y que la compañía confirmó, que las acusaciones están “llenas de omisiones e inexactitudes”. Rad y la compañía, así como la empresa matriz IAC/InterActiveCorp, a la que también se mencionó en la demanda, aún no han respondido en la corte.

Las acusaciones subrayan la percepción de que el sector tecnológico de los Estados Unidos es una cultura masculina hostil a las mujeres, según Scott Kessler, un analista de S&P Capital IQ en Nueva York.

“Si bien es tentador describir la conducta de los altos ejecutivos de Tinder como “similar a una fraternidad”, en realidad fue mucho peor, dado que representa lo peor del estereotipo misógino del macho alfa que suele relacionarse con los emprendimientos tecnológicos”, dijo Wolfe en su protesta contra Tinder, presentada en la corte del estatal en Los Ángeles.

IGUALDAD DE GÉNERO

Rad, que tiene 28 años, dijo en su memo que el emprendimiento no discriminó a Whitney por edad ni por género” y que se toma muy en serio la igualdad de género.

Rosette Pambakian, una portavoz de Tinder, que tiene sede en Los Ángeles, se negó a hacer declaraciones más allá del memo de Rad.

Tinder se creó hace dos años en una incubadora que respaldó IAC, del multimillonario Barry Diller. Si bien Wolfe pertenecía a la empresa desde el primer momento y se la había reconocido como fundadora, Rad la despojó del título cuando Wolfe tenía 24 años, según la protesta de Wolfe.

Wolfe dijo en la demanda que se vio sometida a comentarios, correos electrónicos y mensajes de texto sexistas por parte del máximo responsable de marketing, Mateen, de 28 años, y que el máximo responsable ejecutivo Rad había ignorado sus protestas. Agregó que se vio obligada a renunciar y que exige una indemnización.

Mateen fue suspendido al recibirse las acusaciones de Wolfe en tanto se llevaba a cabo una investigación interna, dijo Matthew Traub, un vocero de IAC.

“A través de ese proceso, se hizo evidente que Mateen envió mensajes privados a Wolfe con contenidos inapropiados”, dijo Traub en un correo electrónico. “Condenamos enérgicamente esos mensajes, pero pensamos que las acusaciones de Wolfe respecto de Tinder y su administración son infundadas”.

Bloomberg