Así explicó Tsipras el ajuste ante el Parlamento griego

El primer ministro de Grecia dijo ante el Legislativo de su país que con esta propuesta el Ejecutivo consiguió un ‘programa totalmente europeo’, mejor que el ultimátum.

Internacional
POR:
julio 11 de 2015 - 02:09 a.m.
2015-07-11

El primer ministro de Grecia, Alexis Tsipras, defendió este viernes las dolorosas propuestas de reformas que su Gobierno presentó al Parlamento, diciendo que las medidas no son fáciles de tomar pero mantendrán al país en la zona euro.

Tsipras, quien dijo que la mezcla de alza de impuestos y recortes de gastos es mejor en muchos puntos que el paquete rechazado masivamente en un referéndum por los votantes de su país, el domingo pasado, insistió en que logró importantes concesiones para la reestructuración de la gigantesca deuda de la nación helénica.

La nueva propuesta entregada al Eurogrupo el jueves y que deberá ser refrendada por los líderes del mismo este domingo, responde en gran medida a las exigencias de sus acreedores europeos. A cambio, Atenas pidió 53.000 millones de euros como rescate financiero en un plazo de repago de tres años más. Los documentos tienen que pasar el Parlamento Griego y funcionarios claves de países europeos a los que Grecia les debe dinero.

“Por primera vez, tenemos una discusión sustancial sobre la mesa respecto de la reestructuración de la deuda”, dijo Tsipras a los parlamentarios. Destacó que Grecia honrará los pagos por 6.800 millones de euros en bonos al Banco Central Europeo (BCE) en julio y agosto, y remarcó que los controles de capital impuestos a los bancos no forzarían al Gobierno a tomar nuevas medidas fiscales.

MEJOR QUE EL ULTIMÁTUM 

Por su parte, el ministro de Finanzas, Euclides Tsakalotos, prometió que tratará de lograr las mayores concesiones posibles para los griegos en las conversaciones con los acreedores, y destacó que el referendo en el que los votantes rechazaron las demandas de la troika reforzó la postura del Gobierno en las negociaciones.

“Si para el lunes no cambia nada (...) entonces tendremos un gran problema”, dijo Tsakalotos en el debate parlamentario.

Los bancos de Grecia están cerrados desde el 29 de junio y no volverían a abrir hasta que el BCE extienda una línea de emergencia, lo que mantiene a millones de griegos sujetos a controles de capital.

Además, los ahorradores están sometidos a una especie de ‘corralito’ que les impide sacar más de 60 euros por día.

“No quiero ocultar la verdad, el acuerdo que se debatirá en el Eurogrupo está lejos de nuestro programa”, dijo Tsipras en un discurso ante el Parlamento previo a la sesión que debatirá si da luz verde al Gobierno para seguir negociando.

El Primer Ministro afirmó que la opción era escoger entre “lo que tenemos y lo que teníamos hace 15 días”, en alusión a la propuesta que las instituciones presentaron al Gobierno el 25 de junio, un plan que calificó de “ultimátum” y que llevó a la convocatoria del referéndum.

Tsipras señaló que pidió el ‘no’ en el referéndum del pasado domingo no para romper con los socios, sino para fortalecer la posición del Ejecutivo en las conversaciones.

“Debemos admitir por otra parte, que lo que nos piden es difícil. Mejor que el ultimátum, pero difícil”, remarcó.

Añadió que ahora el país tiene “por primera vez la posibilidad de hacer desaparecer la discusión sobre el ‘grexit’ (la salida de Grecia del euro)”.

Explicó que con esta propuesta el Ejecutivo ha conseguido un “programa totalmente europeo”.

CIUDADANOS PROTESTAN EN LAS CALLES DE ATENAS 

Miles de personas se manifestaron este viernes en el centro de Atenas en contra de las políticas de austeridad, después de que el Gobierno presentó su propuesta de acuerdo a los socios de la zona euro. A la concentración, convocada a través de Facebook por la plataforma que secundaba el ‘no’ en el referéndum del pasado domingo, acudieron entre 8.000 y 9.000 miembros de Pame, el sindicato del Partido Comunista Griego, y en torno a unos 1.000 pertenecientes a partidos de la izquierda extraparlamentaria, como Antarsya, según cifras de la policía. En las redes sociales se creó un debate en torno al discurso del parlamentario belga Guy Verhofstadt en la reunión de emergencia el último martes, donde cuestionó la corrupción y burocracia en Grecia y la falta de iniciativa de Tsipras para llegar a un acuerdo con sus acreedores.

Adicionalmente, una corriente de apoyo en las redes hacia el pueblo griego pidió a Alemania pagar la deuda que se le perdonó al final de la Segunda Guerra Mundial.

Agencias