‘Es fallido nuevo sistema cambiario de Venezuela’

La patronal venezolana, Fedecámaras, criticó la falta de transparencia en la venta de divisas.

‘Es fallido nuevo sistema cambiario de Venezuela’

Reuters

‘Es fallido nuevo sistema cambiario de Venezuela’

Internacional
POR:
marzo 06 de 2015 - 03:36 a.m.
2015-03-06

La principal patronal venezolana, Fedecámaras, criticó este jueves el funcionamiento del nuevo sistema de cambio de divisas, que empezó a operar en el país en febrero, al asegurar que “no beneficia” a la actividad económica “acelerando la crisis” de los inventarios.

“No tenemos todavía un sistema realmente confiable, transparente y fluido para la adquisición de divisas que se requieren para la programación de las compras de bienes intermedios y materia prima de la producción de Venezuela”, dijo el primer vicepresidente de Fedecamaras, Francisco Martínez.

El representante de la patronal señaló que esto “acelera los niveles de crisis que tienen los inventarios de las empresas venezolanas y, por ende, esto se ve también en los anaqueles”.

Explicó que “los consumidores no consiguen los bienes y servicios que requieren”.

El Gobierno venezolano puso en marcha el pasado 12 de febrero la reformulación del sistema cambiario vigente en Venezuela desde el 2003, con la reorganización de tres tasas para atender las distintas necesidades de la economía del país petrolero.

Una primera tasa (Cencoex) cotiza la moneda estadounidense a 6,3 bolívares, destinada a alimentos básicos y medicinas. La segunda tasa (Sicad) atiende las necesidades secundarias de la economía y funciona bajo un sistema de subastas que se inició a 12 bolívares por dólar. La tercera, conocida como Sistema Marginal de Divisas (Simadi), es una nueva modalidad abierta de compraventa de divisas que comenzó a funcionar a una tasa de 172,05 bolívares por dólar y que este jueves se cotizaba a 176,75 bolívares por dólar.

El Simadi, diseñado por el Estado para combatir el mercado ilegal de divisas, ha recibido críticas de algunos sectores importadores, que aseveran que la oferta no ha sido suficiente para atender la demanda del mercado. El Simadi empezó su cotización en las casas de cambio y bancos con una diferencia de 15 bolívares por debajo del valor especulativo del dólar en el mercado ilegal, pero tres semanas después ese margen se ha incrementado a casi 100 bolívares. “El sistema, como tal, no permite una confiabilidad constante que permita planificar las producciones”, dijo Martínez, quien afirmó que existe una “sequía de divisas” y “falta de eficiencia”.

Por su parte, el comisionado del Estado Mayor Económico del Gobierno, Miguel Pérez Abad, achacó los problemas del Simadi a que está “todavía en fase de ajustes”.

El funcionario dijo que “es un sistema nuevo, hay que vencer los mecanismos de información, el desconocimiento de los usuarios”. Abad señaló a la revista Panorama que a medio plazo el problema del mercado paralelo “va a tender a corregirse”.

El nuevo sistema cambiario impulsado por el Ejecutivo forma parte de un conjunto de medidas para destrabar la economía nacional, que registra una alta inflación y un persistente desabastecimiento de algunos productos básicos, en medio de la caída de los precios del petróleo.

El gobierno venezolano aplicó el Simadi en un intento fallido por frenar el dólar paralelo o negro, que se cotizó este jueves a 281,05 bolívares por divisa, mientras que el que se vende en casas de cambio y bancos se ubicó en 195,1 bolívares. Los críticos del Simadi dicen que no hay suficientes dólares en el sistema y que los mecanismo de compra son demasiados engorrosos e ineficientes.

EFE
Caracas