Falta abolir el embargo de EE. UU. a Cuba

Kerry encabezó la reapertura de embajada de su país en La Habana.

Falta abolir el embargo de EE. UU. a Cuba

AFP

Falta abolir el embargo de EE. UU. a Cuba

Internacional
POR:
agosto 15 de 2015 - 01:21 a.m.
2015-08-15

Terminado el protocolo de izado de bandera y abierta la Embajada de Estados Unidos en la capital cubana, solo falta terminar con el bloqueo económico a la isla, medida en manos del Congreso estadounidense y que quitaría la traba para poner fin a la era de guerra fría entre La Habana y Washington.

Ese es el reclamo de gobiernos y analistas que saludaron el histórico evento protagonizado por el secretario de Estado estadounidense John Kerry, quien encabezó este viernes la apertura de la embajada de su país en La Habana, acompañado de su colega, el ministro de Exteriores cubano, Bruno Rodríguez. Con ese evento, se dio un paso significativo al restablecimiento de las relaciones entre ambos países, que habían estado rotas desde que se instauró la revolución emprendida por Fidel Castro en 1958.

El mismo Kerry, quien se convirtió en el primer secretario de Estado estadounidense que visitar Cuba en siete décadas, dejó claro que queda un “largo” camino por recorrer para el completo restablecimiento de las relaciones entre los dos países, enemigos durante más de medio siglo. Mientras que Kerry pedía “una democracia autentica” para Cuba, su colega Bruno Rodríguez reconoció que la normalización de las relaciones enfrenta muchos retos. Por lo cual, anunció la conformación de una comisión binacional para definir las tareas inmediatas a discutir entre ambos gobiernos, “incluidos los problemas pendientes y acumulados, algunos muy complicados, en más de medio siglo”. Las delegaciones se reunirán durante las dos primeras semanas de septiembre en La Habana, precisó Kerry durante la conferencia de prensa, según AFP.

LO PENDIENTE 

Uno de los puntos esenciales pendientes es que el presidente estadounidense, Barack Obama, logre “borrar” del léxico e calificativo de “enemigo” a Cuba, contemplado en la Ley de Comercio con el Enemigo, vigente en Estados Unidos desde 1917 y aplicada a la isla caribeña, tras la revolución de 1959. Se trata de la norma que otorga al presidente la facultad de imponer sanciones económicas en tiempo de guerra o en cualquier otra emergencia nacional, y prohíbe el intercambio comercial con los países enemigos o sus aliados. Obama debe resolver en los primeros días de septiembre si Cuba continúa otro año más, siendo la única nación sobre la que pesan sanciones en virtud de esta ley. En el 2008, el entonces presidente George W. Bush eliminó la sanción a Corea del Norte. A China y Vietnam la ley les fue aplicada en el pasado, así como a la Alemania nazi y sus aliados en la Segunda Guerra Mundial. Según los analistas, el otro punto, tal vez el más complicado, es la anulación de parte del Congreso de la ley Helms-Burton de 1996, clave para que Cuba pueda acudir al BID, el FMI, o al BM y acceder a préstamos internacionales. Los republicanos –que controlan el Congreso y no comparten el acercamiento con La Habana–, podrían derogar la ley.

Pero el tema no luce cuesta arriba porque ayer los candidatos a las primarias republicanas advirtieron que darán marcha atrás en el acercamiento con Cuba si ganan las elecciones presidenciales del 2016 en EE.UU. y criticaron que Obama no invitara a la disidencia a la reapertura de su embajada en La Habana.

PASEO SIN SACO Y NI CORBATA 

Poco antes de quitarse la corbata y el saco, el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, destacó que en la nueva embajada se siente “como en casa” y feliz de estar en La Habana, viviendo “una jornada para dejar a un lado viejas barreras y explorar nuevas posibilidades”.

Aseguró que “no hay nada que temer, ya que serán muchos los beneficios de los que gozaremos cuando permitamos a nuestros ciudadanos conocerse mejor, visitarse con más frecuencia, realizar negocios de forma habitual, intercambiar ideas y aprender los unos de los otros”.
Kerry recorrió La Habana Vieja.

La Habana