Familia Bin Laden construirá la torre más alta de África

La edificación de 514 metros costaría US$ 1.500 millones.

En Casablanca (Marruecos), también se encuentra una de las mezquitas más grandes del mundo.

Archivo particular

En Casablanca (Marruecos), también se encuentra una de las mezquitas más grandes del mundo.

Internacional
POR:
diciembre 02 de 2014 - 03:28 p.m.
2014-12-02

El Grupo Saudi Alturki, de la familia Bin Laden, ha anunciado que construirá en Casablanca, la capital económica de Marruecos, una torre que será la más alta en todo el continente africano.

Este proyecto inmobiliario, para el que no se conocen las fechas, supondrá una inversión total de 1.500 millones de dólares y será edificado en la zona céntrica de Anfa City, indicó Cherif Osama al Hoceini, director ejecutivo de la compañía saudí Alturki, en una entrevista con el sitio web marroquí Hespress.

El director de Alturki, compañía de construcción y gestión de activos en la que la familia Bin Laden tiene una participación mayoritaria, indicó que la torre contará con complejos comerciales, empresas de turismo y centros de negocios y de ocio.

Hoceini añadió que se recurrirá a las últimas tecnologías para la edificación de esta torre, que tendrá 114 pisos, número elegido porque es el mismo que "el las azoras (capítulos) en los que se divide el Corán", añadió.

Otros de los proyectos previstos por el grupo saudí es la construcción de una urbanización de 250 hectáreas en Bouskoura, en el sur de Casablanca.

El director de Alturki, que tiene inversiones en Marruecos desde hace 20 años en sectores como la agricultura, el comercio o la industria, lamentó el "bajo" nivel de las inversiones de los países del Golfo en el país magrebí, superable, según él, con la intensificación de la comunicación mutua entre los inversores de ambas partes y la apertura de una cámara comercial específica.

Según las últimas cifras de la Oficina de Cambios marroquí, los intercambios comerciales entre Marruecos y los países del Golfo en 2013 alcanzaron 29.200 millones de dirhams (unos 2.600 millones de euros), de los que el 80 % son de origen saudí.

EFE