Fed deja quietas sus tasas  en 0,50 %: le preocupa el 'Brexit' y el mercado laboral de EE. UU.

La Reserva Federal también se mostró menos optimista sobre el crecimiento de la economía mundial. Sin embargo, prevé dos subidas de tasas este año.

Janet Yellen

Janet Yellen, presidenta de la Fed, ofrecerá una conferencia de prensa a las 18:30 GMT.

Internacional
POR:
reuters
junio 15 de 2016 - 01:51 p.m.
2016-06-15

La Reserva Federal de Estados Unidos mantuvo el miércoles sin cambios su tasa de interés y apuntó a que aún planea dos alzas del tipo este año, indicando que espera que el mercado laboral se fortalezca tras una reciente desaceleración.

El banco central estadounidense bajó, sin embargo, sus previsiones de crecimiento económico para 2016 y 2017 e indicó que sería menos agresivo en su política de endurecimiento monetario después de que finalice el año. Los responsables de la Fed no dieron señales de cuándo podrían elevar las tasas, aunque sus proyecciones dejan las puertas abiertas a un alza el próximo mes.

"El ritmo de mejoría del mercado laboral se ha desacelerado", dijo la Fed en un comunicado.

No obstante, agregó que prevé que "la actividad económica se expanda a un ritmo moderado y que los indicadores del mercado laboral se fortalezcan" incluso con alzas de tasas graduales.

Las proyecciones actualizadas de los funcionarios de la Fed apuntan a un crecimiento anual del PIB de solo un 2 por ciento para el futuro próximo, ligeramente menores de lo previsto en el encuentro de política monetaria de marzo.

Los responsables han estado preocupados por la potencial debilidad laboral de Estados Unidos y por la posibilidad de turbulencias financieras si Reino Unido vota la próxima semana a favor de abandonar la Unión Europea. La declaración de la Fed del miércoles no se refirió a ese referendo.

La presidenta de la Fed, Janet Yellen, tiene previsto ofrecer una conferencia de prensa a las 18:30 GMT.

El banco central dejó la tasa interbancaria de referencia en un rango de 0,25 por ciento a 0,50 por ciento, haciendo una pausa en su campaña para elevar el costo del crédito, que comenzó en diciembre con la primera alza en casi una década.