El FMI estima que Colombia crecerá 4,8% este año

El organismo redujo la previsión de crecimiento para América Latina y El Caribe de 2% a 1,3%. Nivel de exportaciones caería en la región.

Para 2015, el Fondo también pronostica un crecimiento menor del esperado en la región.

Archivo particular

Para 2015, el Fondo también pronostica un crecimiento menor del esperado en la región.

Internacional
POR:
octubre 07 de 2014 - 01:36 p.m.
2014-10-07

El Fondo Monetario Internacional (FMI) volvió este martes a recortar sus previsiones de crecimiento para América Latina y el Caribe en 2014, del 2 % que preveía en julio al 1,3 %.

Para 2015, el Fondo también pronostica un crecimiento menor del esperado en la región, al rebajar sus cálculos del 2,6 % al 2,2 %, según su informe bianual Perspectivas Económicas Globales.

La revisión a la baja refleja "unas exportaciones menores de lo esperado a comienzos de 2014, y el deterioro de los términos de intercambio en algunos países", con los precios de las materias primas "estancados", además de "un crecimiento de la demanda más lento de lo que se esperaba hasta ahora", según el FMI.

En varios países, los "cuellos de botella en los suministros y la incertidumbre política" también "lastraron las inversiones y la confianza de los empresarios", mientras que "el aumento de crédito sigue ralentizándose, especialmente en Brasil".

El FMI pronostica que la región crecerá hasta el 2,2 % en 2015, gracias a "una mejora de las exportaciones y una recuperación en el clima de inversiones".

"En particular, las reformas en el área de los suministros emprendidas por algunos países, como México, deberían empezar a recoger frutos, a medida que la actitud inicial de mantenerse a la espera que tienen muchas empresas dé paso a un mayor gasto de capital", sostuvo el organismo internacional.

El Fondo volvió a abogar por "reformas estructurales centradas en crear las condiciones para una mayor productividad y gasto de capital" y hacer frente a "deficiencias en la educación, en la provisión de infraestructuras y en el entorno de negocios".

"Sin reformas de ese tipo, el crecimiento podría seguir siendo decepcionante respecto a las altas expectativas que creó la pasada década, así como poner en riesgo los importantes avances sociales que ha logrado la región", alertó el organismo.

Al mismo tiempo, advirtió que no hay espacio para un mayor estímulo fiscal, "especialmente en los países con finanzas públicas débiles", y que es necesario mantener la flexibilidad en el tipo de cambio y no modificar la política monetaria excepto en el caso de fluctuaciones a corto plazo.

El FMI aludió también en su informe al "efecto negativo" que tendría en la región un "crecimiento agudo en los precios del petróleo" en los países andinos.


FMI BAJA SU PREVISIÓN DE CRECIMIENTO MUNDIAL AL 3,3 % EN 2014 Y 3,8 % EN 2015

Se trata de la segunda revisión a la baja consecutiva recogida en su informe "Perspectivas Económicas Globales", como consecuencia de una "recuperación desigual" con EEUU repuntando en la segunda mitad del año y la zona euro sufriendo "la incertidumbre de una persistente ralentización".

En el caso de Estados Unidos, la primera economía mundial, parece consolidarse la recuperación con un crecimiento estimado para este año del 2,2 %, cinco décimas más que lo previsto en julio, y del 3,1 % para 2015, cifra sin cambios respecto a la previa.

Gracias, principalmente, a unas "condiciones financieras favorables", el notable avance en el ajuste fiscal, la mayor "fortaleza" de las cuentas de los hogares y un "más saludable" mercado inmobiliario en EEUU, de acuerdo al reporte del Fondo.

Por su parte, las previsiones para la zona euro sufren una reducción de tres décimas para 2014, hasta un crecimiento del 0,8 %, y de dos décimas menos para 2015, hasta el 1,3 %.

Este estancamiento se debe a la reducción generalizada de las previsiones de las grandes economías del euro para 2014, con una Italia en recesión estimada del -0,2 % (cinco décimas menos que en julio), Francia con un crecimiento exiguo del 0,4 % (cuatro décimas menos), y la sorprendente debilidad de Alemania, que el FMI calcula ahora que crecerá un 1,4 % (cinco décimas menos).

La sorpresa es la economía española que, después de una aguda recesión, ve revisar al alza sus previsiones una décima tanto en 2014 como en 2015, hasta el 1,3 % y el 1,7 %, respectivamente.

Los países emergentes, que también ven reducirse sus previsiones, continúan su expansión, pero a tasas más bajas que en los años pasados; y crecerán un 4,4 % en 2014 (una décima menos que en julio) y un 5 % en 2015 (dos décimas menos).

Sobresale, en este grupo, la región de América Latina que registra una mayor caída en los pronósticos y se reduce hasta el 1,3 % en 2014 (siete décimas por debajo de sus previsiones de hace tres meses) y el 2,2 % para 2015 (cuatro décimas menos).

El freno viene dado por Brasil, una de las dos grandes economías regionales junto con México, y que sufre una de las mayores caídas con una expansión de apenas 0,3 % (un punto menos de lo calculado en julio) en 2014 debido a la "moderación del consumo y debilidad en la inversión".

China, por su parte, mantiene sus previsiones en el 7,4 % y el 7,1 %, debido a las medidas de apoyo tomadas por Pekín tras una leve ralentización en el primer trimestre, con lo que seguirá como la locomotora mundial.

 

¿Y COLOMBIA?

Para Colombia, el Fondo calcula un crecimiento del PIB en 2014 del 4,8 %, una décima más que en el último año, y para 2015 una tasa de incremento de 4,5 %. Perú crecerá un 3,6 % este año y un 5,1 % en 2015; mientras que Bolivia se acelerará un 5,2 % en 2014 y un 5 % el próximo año, y la economía de Ecuador tendrá una subida del 4 % ambos años.

Centroamérica, en su conjunto, crecerá un 3,8 % este año y una décima más en 2015, dado que "factores internos específicos" de cada país han impedido que la región se beneficie al máximo de "los efectos positivos derivados de una mayor actividad en EE.UU.".

Por último, el Caribe, aquejado de "problemas de competitividad, alta deuda pública y una fragilidad financiera significativa", crecerá un 3,8 % en 2014 y un 3,3 % en 2015. 

EFE