FMI: "no hay 'discusión' sobre la deuda del gobierno griego'

Posturas críticas del FMI y Berlín acerca de la gestión de Yanis Varoufakis, ministro griego de Finanzas.

Fondo Monetario Internacional

EFE

Fondo Monetario Internacional

Internacional
POR:
febrero 04 de 2015 - 03:00 p.m.
2015-02-04

El Fondo Monetario Internacional (FMI) dijo que no tiene ninguna "discusión" con Grecia sobre una renegociación de su deuda con la institución, uno de los tres acreedores que forman la "troika". "Hay un acuerdo marco para hacer frente a la deuda en el programa actual. No ha habido ninguna discusión con las autoridades sobre un cambio de ese marco", dijo el FMI en un comunicado, en respuesta a las declaraciones de Atenas proponiendo al organismo financiero un intercambio de títulos de deuda. En una entrevista publicada el en Italia, el ministro griego de Finanzas, Yanis Varoufakis, dijo haber "entablado negociaciones" con el FMI para remplazar sus títulos de deuda existentes por títulos más recientes "a precio de mercado" y cuyo reembolso estaría vinculado al regreso de un crecimiento "sólido" en el país. Desde su llegada al poder en Atenas, el partido de izquierda radical Syriza ha manifestado su voluntad de renegociar su deuda pública con las capitales europeas y el FMI, que prestaron al país unos 240.000 millones de euros (unos 270.000 dólares) por medio de dos programas de ayuda en 2010 y 2012.

 

Berlín mantiene posición ante Grecia a la espera de la visita de Varufakis Rodrigo Zuleta Berlín

 

El gobierno alemán mantiene sus posiciones ante la crisis griega -rechazo a una posible quita de la deuda y el principio de otorgar ayuda sólo a cambio de reformas- a la espera de la visita que hará mañana a Berlín el ministro de Finanzas heleno Yanis Varufakis.

"Hoy el tema de Grecia no tuvo ningún papel en el Consejo de Ministros, no era necesario puesto que Alemania no ha cambiado su postura ante la situación griega que es bien conocida", dijo el portavoz del gobierno, Seffen Seibert, un día antes de que Varufakis se encuentre con su homólogo alemán, Wolfgang Schäuble.

Los miembros del gobierno, empezando por la canciller alemana Angela Merkel, han evitado comentar las propuestas del nuevo ejecutivo griego que han circulado en los últimos días, a la espera de los primeros contactos directos. "Es el momento de escuchar a Grecia.

Y nos alegramos de que mañana haya ya un primer encuentro directo entre nuestros gobiernos", indicó Merkel en una comparecencia en la Cancillería junto al primer ministro de Malta, Joseph Muscat. "Nos alegramos de la visita y tenemos mucho interés por lo que nos van a contar los colegas griegos, tenemos gran curiosidad por conocer la posición griega frente al programa en curso", dijo el portavoz de Finanzas, Martin Jäger.

Sin embargo, a preguntas de los periodistas, Jäger reiteró posiciones alemanas que implican un rechazo a algunas de las posibilidades que se han barajado en los últimos días. Así, Jäger subrayó el rechazo a una posible quita de la deuda griega y a una eventual conferencia de acreedores. "Si se me preguntan por otras herramientas que se han discutido últimamente sólo puedo contestar que no quiero entrar en debates eufemísticos", agregó Jäger.

Mientras tanto, dentro de los grupos parlamentarios y dentro de buena parte de los medios de comunicación ha venido cundiendo una actitud hostil ante el nuevo gobierno griego y un rechazo radical a nuevas ayudas. El jefe del grupo parlamentario de la Unión Cristianodemócrata (CDU), Volker Kauder, ha calificado la actitud que ha mostrado el nuevo gobierno griego durante sus primeros días de gestión de "grosera". La revista "Der Spiegel" ha calificado, en su última portada, al primer ministro griego Alexis Tsipras de "conductor suicida", el diario "Bild" publica día a día informaciones sobre griegos que no pagan impuestos y el Frankfurter Allgemeine Zeitung saca un artículo de opinión tras otro contra posibles concesiones. Una encuesta del instituto demoscópico FORSA, difundida hoy, muestra que el 66 por ciento de los alemanes también está en contra de hacer concesiones.

El ministro de Economía y presidente del Partido Socialdemócrata (SPD), Sigmar Gabriel, aunque ha manifestado su comprensión con los votantes de Tsipras y ha dicho que sólo el ahorro no saca a un país de la crisis, ha dicho también que es falso que los griegos se presenten como víctimas de la troika y de la UE. "El nuevo Gobierno griego se comporta como si su país fuera víctima de la UE y de la troika. Eso es falso. Grecia ha sido víctima de sus propias élites políticas y económicas. Ellas saquearon el país", dijo Gabriel en una entrevista que publicará mañana la revista "Stern".

"Naturalmente el nuevo Gobierno puede definir su curso. Pero lo que no puede es hacer que las consecuencias financieras las asuman los ciudadanos de otros países europeos, por eso no habrá quita", recalcó. Gabriel, en cambio, ofreció ayer respaldo a Grecia para el caso de que el Gobierno de Alexis Tsipras emprenda una lucha seria contra la evasión fiscal y la corrupción en el país. "Toda la UE debe respaldarle activamente. Eso incluiría, en caso de delitos fiscales, el bloqueo de cuentas bancarias de ciudadanos griegos en otros países de la UE", apuntó en declaraciones al "Bild".

AFP/EFE