¿Foto del niño sirio ahogado realmente estremeció al mundo?

El cadáver del pequeño de tres años yaciendo boca abajo en una playa: la crisis de los migrantes en Europa tiene su imagen emblemática, pero ¿hará avanzar el debate sobre la situación de los refugiados?

¿Foto del niño sirio ahogado realmente estremeció al mundo?

Archivo particular

¿Foto del niño sirio ahogado realmente estremeció al mundo?

Internacional
POR:
septiembre 03 de 2015 - 09:36 p.m.
2015-09-03

Las fotos, que se difundieron primero en las redes sociales, copaban este jueves la portada de muchos diarios europeos, salvo en Francia, donde sólo el periódico Le Monde la puso en primera plana.

El pequeño Aylan Kurdi se ahogó junto a otras 11 personas, incluidos su hermano de cinco años y su madre, en el naufragio de dos embarcaciones que intentaban llegar el miércoles a la isla griega de Kos desde la ciudad turca de Bodrum, una de las vías marítimas más cortas entre Turquía y Europa.

Las fotos del niño ya "tienen un impacto a nivel político" en Francia, donde el discurso era "bastante cerrado respecto a la acogida de los migrantes, sobre todo en la derecha", asegura Bruno Jeambart, del instituto de sondeos OpinionWay. "Eso puede influenciar y modificar las posturas políticas", considera Jeambart.

De hecho, responsables políticos de toda Europa expresaron su profunda emoción, con llamamientos a superar la mera indignación verbal y afrontar al fin el problema.

"Es urgente actuar. Es urgente una movilización europea", comentó este jueves el primer ministro francés, Manuel Valls, poco antes de que Francia y Alemania anunciaran una iniciativa común "para organizar la acogida de los refugiados" y su "reparto equitativo en Europa".

"A veces hay desencadenantes en la opinión, hay momentos que dan un giro a las cosas", dice Jeambart.

CONMOCIÓN

Guerras, hambrunas, catástrofes naturales... Es conocida la influencia de algunas imágenes impactantes sobre la opinión pública.

Desde la intensificación este año de la crisis de los migrantes en Europa, las olas de refugiados --políticos, económicos o climáticos-- han sido ilustradas por numerosas fotos en los medios internacionales: barcos destartalados llenos de personas en el Mediterráneo, desembarcos en las playas italianas y griegas llenas de turistas.

Y hoy trenes abarrotados en el este de Europa o largas filas de espera ante las alambradas. Esas imágenes suscitaron una viva emoción, pero nada parece conmocionar tanto como las fotos del cuerpo del pequeño Aylan yaciendo en la arena con su camiseta roja y sus bermudas azules.

"Quizá se necesite esa foto para que Europa abra los ojos y entienda un poco lo que está ocurriendo", comentaba este jueves Le Monde en su editorial.

El primer ministro británico, David Cameron, criticado por su falta de implicación en la crisis de los migrantes, dijo este jueves que estaba "profundamente conmovido" por la muerte del niño sirio y aseguró que asumiría "sus responsabilidades morales".

"Todavía es demasiado pronto para decir" si la foto de Aylan hará evolucionar el debate sobre la cuestión migratoria en Europa, apunta Jeambart. De momento, tan sólo se puede comprobar cómo diarios abiertamente opuestos a la llegada de migrantes, como The Sun en Reino Unido, publicaron la imagen en portada.

"Sería sorprendente que una imagen, por muy traumática que sea, cambie completamente la percepción que se tiene respecto a la acogida de migrantes", considera Gael Sliman, presidente del instituto de sondeos Odoxa. "Estamos en un momento emotivo", considera Sliman.

"Muchos franceses dijeron sentirse tristes y conmocionados" por las fotos de migrantes africanos que llegaban, exhaustos, a las playas italianas de Lampedusa, recuerda ese analista.

Pero "uno de nuestros sondeos, llevado a cabo poco después, mostró que el 73% de los franceses se oponían a un mayor número de regularizaciones" de refugiados, indica.

La imagen del niño fallecido es "tan impactante que incluso los redactores jefes de los diarios que más se oponen a la llegada de migrantes sintieron la necesidad de publicarla en gran formato", dice Roy Greenslade, especialista de medios en el diario británico The Guardian.

"Pero, a excepción de esa foto, un vistazo a los demás titulares y artículos sobre la crisis migratoria" muestran que poco ha cambiado, observa Greenslade.

GOBIERNO DE CANADÁ RECIBE CRÍTICAS

El Gobierno de Canadá fue objeto de críticas el jueves tras conocerse que la familia del niño sirio quería emigrar al país, justo cuando el primer ministro, Stephen Harper, está en campaña para la reelección.

Su tía Tima Kurdi, residente en Vancouver, dijo que quería traer a su hermano -el padre de Aylan- y a su familia a Canadá, pero intentó avalar primero a otro hermano, actualmente en Alemania, una solicitud que fue rechazada.

Intentando contener las lágrimas, el líder del Nuevo Partido Democrático, Thomas Mulcair, cuya formación encabeza los sondeos antes de las elecciones del 19 de octubre, dijo que uno de sus parlamentarios intentó ayudar a la familia del niño.

"Es insoportable que no estemos haciendo nada. Canadá está obligada a actuar", dijo Mulcair, conteniendo el aliento mientras hablaba durante una escala de su campaña en Toronto.

El líder liberal, Justin Trudeau, dijo que Canadá debe aceptar de forma inmediata a 25.000 refugiados sirios.

El ministro de Inmigración, Chris Alexander, interrumpió su propia campaña y regresó a Ottawa para centrarse en la crisis de refugiados. Aseguró que iba a reunirse con funcionarios para tener una actualización sobre el caso de la familia y de la crisis migratoria en su conjunto.

Harper dijo que vio junto a su esposa Laureen las fotos del niño ahogado y pensaron en su hijo de esa edad. "Si vemos los millones de personas que están en peligro, las decenas de miles que están muriendo, deberíamos volvernos locos de dolor. Obviamente, hacemos lo que podemos para ayudar", dijo Harper a los periodistas.

"La política de refugiados no es una solución por sí sola", dijo, al tiempo que destacó la participación canadiense en la campaña militar contra Estado Islámico.

PARÍS Y BERLÍN ACUERDAN UN MECANISMO PARA REPARTIR A LOS REFUGIADOS EN LA UE

Francia y Alemania acordaron una iniciativa conjunta, que llevarán al próximo consejo europeo de ministros de Interior el día 14, en la que incluyen un "mecanismo obligatorio y permanente" de acogida de refugiados.

El presidente de Francia, François Hollande, habló por teléfono con la canciller alemana, Angela Merkel, sobre la serie de medidas que pasarán por los responsables de Interior antes de ser confirmadas en un Consejo Europeo por los jefes de Estado y de Gobierno.

"Habrá que repartirse a estos demandantes de asilo, principalmente a los que vienen de Siria. Hemos propuesto junto a la canciller Merkel un mecanismo permanente obligatorio", señaló Hollande en una rueda de prensa en el Elíseo.

El presidente francés consideró, asimismo, que los compromisos adoptados hasta ahora por la Unión Europea (UE) no son suficientes y que "hay países -sin citar cuáles- que no responden a sus obligaciones morales".

Las nuevas medidas que propondrán París y Berlín, puntualizó, se refieren a los centros de registro para recibir a refugiados y repatriar a los inmigrantes indocumentados, a la protección de las fronteras y a la actuación en los países de origen y de tránsito.

En un comunicado conjunto, Hollande y Merkel destacaron que esos "refugiados" necesitan protección internacional y que Europa debe proteger a aquellos para quienes esta es "la última esperanza".

Los convenios de Ginebra elaborados al término de la Segunda Guerra Mundial obligan a todos los países, en su opinión, a facilitarles esa protección. Sin embargo, dejaron claro que aquellos "que intentan mejorar sus condiciones materiales mediante vías irregulares" deben ser repatriados de manera "digna".

Esta iniciativa, según Hollande, se preparó antes de la conmoción causada por la imagen del niño kurdo-sirio Aylan Kurdi ahogado en la playa turca de Bodrum, que se ha convertido en un símbolo de la tragedia de los refugiados sirios que escapan de la guerra en su país e intentan llegar a Europa.

"Pienso en las víctimas que no son fotografiadas, que son ignoradas, y en las futuras víctimas que habrá si no hacemos nada", señaló.

El mandatario galo recordó que en la propuesta de cuotas planteada en junio por la Comisión Europea se cifraba en 40.000 el total de refugiados, pero que en la actualidad ya se habla de más de 100.000.

Desde Suiza, donde se halla de visita oficial, Merkel defendió hoy también la necesidad de definir cuotas para la acogida de refugiados en la Unión Europea y que este sistema sea obligatorio para todos los países miembros.

"Necesitamos cuotas obligatorias en el seno de la Unión Europa para compartir los deberes; es el principio de solidaridad", dijo la dirigente alemana. El anuncio de Hollande y Merkel precedió a la reunión interministerial que el Gobierno francés mantuvo en París para analizar la actual crisis migratoria.

Tras ella, el ministro francés del Interior, Bernard Cazeneuve, concretó algunos de los aspectos más urgentes del plan de acción, como la formación de equipos multinacionales de funcionarios para garantizar la toma de huellas, el registro en la base de datos Eurodata o la armonización de las políticas de asilo.

Pese a esta movilización, las autoridades francesas se mueven en terreno pantanoso dentro de su propio país, como demuestra la reticencia mayoritaria de la población a acoger a un mayor número de refugiados.

De acuerdo a un sondeo difundido por el canal "BFMTV", un 56 % de los franceses consultados se mostraron opuestos a recibir a más asilados procedentes de Siria. Frente a esos datos, una encuesta realizada en Alemania por el canal ZDF en agosto, el 60 % de los ciudadanos consideraron que su país tiene la capacidad de atender las 800.000 demandas de asilo que se esperan a lo largo de este año.

Agencias