Fujimori definiría presidencia de Perú en una segunda vuelta

La pelea por el segundo puesto, que desafiaría a la favorita el 5 de junio, es bastante cerrada.

Elecciones Perú

Afiche de Keiko en el distrito de Chorrillos en Lima, la capital de Perú.

Reuters

Internacional
POR:
reuters
abril 10 de 2016 - 08:15 p.m.
2016-04-10

La conservadora Keiko Fujimori se habría impuesto el domingo en las elecciones presidenciales de Perú, pero no evitaría un balotaje con un rival de centroderecha o una izquierdista que ha sacudido los mercados, según conteos rápidos de encuestadoras.

Fujimori, una ex legisladora de 40 años educada en Estados Unidos que promete mantener el modelo económico, habría obtenido entre un 39,1 por ciento de los votos y un 38,7 por ciento, según un conteo de Ipsos y GfK, respectivamente, faltando computar menos de un tercio de las muestra de las encuestadoras.

Pero se habría quedado corta de la mayoría absoluta necesaria para consagrarse en primera ronda, arrastrada por el recelo que despierta en muchos el autoritarismo y los delitos de su encarcelado padre, el ex presidente Alberto Fujimori.

La pelea por el segundo puesto, que desafiaría a la favorita en una segunda vuelta del 5 de junio, era bastante cerrada.

Sin embargo Fujimori tendría que pelear con uñas y dientes para vencer, proyectan los sondeos.

El favorito de los mercados financieros, el ex ministro de Economía Pedro Pablo Kuczynski de 77 años, habría logrado entre un 21,9 por ciento y 21,7 por ciento de los votos, unos puntos arriba de Verónika Mendoza, la candidata de izquierda.

Mendoza, una legisladora de 35 años que ha trepado en las preferencias ante el descontento con el modelo que tienen muchos peruanos que viven en la pobreza pese a la gran riqueza minera, habría obtenido entre un 18,6 por ciento y 18,5 por ciento.

La estrecha diferencia entre Kuczynski y Mendoza podría variar mientras avanza el conteo oficial del proceso, opacado por un ataque el sábado del grupo rebelde Sendero Luminoso, que aún opera en una zona andina, que dejó seis muertos.

Simpatizantes de Kuczynski bailaron en las calles en un barrio limeño. Sin embargo, en elecciones anteriores los últimos votos contabilizados han provenido de las zonas rurales, donde el apoyo a Kuczynski es limitado.

Según los resultados de boca de urna de Ipsos, Fujimori habría obtenido la primera fuerza en el Congreso unicameral, con 60 de sus 130 miembros, aunque sin mayoría absoluta, lo que la obligaría a tejer alianzas para sacar adelante sus planes.

Continuidad o cambio del modelo

A pesar de los malos recuerdos que trae para muchos su apellido, Fujimori llegó a las elecciones como favorita, prometiendo mano fuerte contra la delincuencia que se ha convertido en uno de los mayores problemas del país andino.

Entre sus propuestas, Fujimori busca construir prisiones en los Andes para aislar a criminales peligrosos.

Y mientras el país, que se encamina a ser el segundo mayor productor mundial de cobre, atraviesa una desaceleración por los menores precios de los metales, la candidata promete acelerar la economía utilizando un fondo de estabilización y emitiendo deuda para financiar rezagados proyectos de infraestructura.

Aunque Fujimori sufrió en la recta final de la campaña protestas porque muchos no perdonan los abusos a los derechos humanos y los escándalos de corrupción de su padre, bastantes peruanos valoran que el ex presidente haya sentado las bases para el auge económico, construido escuelas y hospitales rurales y diezmado a Sendero Luminoso.

Pero en la segunda ronda Fujimori podría enfrentar un rechazo mayor porque sus críticos la acusan de recibir órdenes de su padre y creen que lo indultará si es presidenta, algo que ella niega.

Una reciente encuesta de Ipsos reveló que un 51 por ciento de los peruanos "definitivamente" no votaría por ella en un balotaje.

En las afueras de un hotel limeño, donde Fujimori aguardaba el conteo oficial, decenas de sus seguidores celebraban con pancartas, sonoras vuvuzelas y vinchas en la cabeza con el nombre de Keiko los primeros resultados.

"Para mí es una mujer que merece una oportunidad. Yo estoy en contra de los dicen que seguirá el mismo sistema de su padre, porque uno educa a sus hijos para ser mejores", dijo Heriberto Sarazi, un tapicero de 64 años, fuera del hotel.

Si la presidencia se fuera a definir entre Fujimori y Kuczynski, no estaría en juego el modelo económico de libre mercado que reina en Perú desde hace casi tres décadas, y que ha permitido anotar altas tasas de crecimiento.

De acuerdo con Ipsos, Kuczynski derrotaría a Fujimori en una segunda vuelta. Kuczynski, un ex funcionario del Banco Mundial conocido como el "gringo", ha prometido que atraerá la inversión privada en grandes proyectos detenidos por conflictos sociales, sobre todo en la explotación de recursos naturales.

Una definición entre Fujimori y Mendoza, garantizaría la llegada de la primera mujer a la presidencia, aunque probablemente asustaría a los inversionistas porque Mendoza promete reformas a la Constitución para darle al Estado un rol más dominante en la economía y debilitar a la elite empresarial.

Una proyección de Ipsos dijo que Fujimori y Mendoza estarían en un virtual empate en la segunda ronda.

La semana pasada la bolsa limeña y la moneda peruana se debilitaron ante ese probable
escenario.

Desde la pintoresca ciudad colonial de Cusco, Mendoza dijo que esperará prudentemente los resultados finales. "Hemos demostrado que sí se puede hacer política de otra manera", dijo a periodistas.

"En cualquier circunstancia siempre estaremos abiertos al diálogo democrático", agregó.
El saliente presidente Ollanta Humala, un militar retirado, ha sufrido un desplome en su popularidad a niveles históricos por no haber honrado promesas hechas a los más pobres, por los vertiginosos cambios en su gabinete, la desaceleración económica y por las denuncias de lavado de activos sobre su esposa.