G-20 pide unidad en Europa y acabar con el secreto bancario

Los ministros de Finanzas de las mayores potencias del mundo también reclamaron con urgencia la unidad bancaria en la Eurozona.

Mervyn King, gobernador del Banco de Inglaterra, en la reunión del G-20.

Reuters

Mervyn King, gobernador del Banco de Inglaterra, en la reunión del G-20.

POR:
abril 19 de 2013 - 04:35 p.m.
2013-04-19

El G-20 pidió este viernes que se adopte una norma internacional para compartir información financiera entre los países, con el objetivo de luchar contra la evasión fiscal y terminar con el secreto bancario.

El grupo dijo que alentaba a que todos los países firmaran un compromiso para el intercambio automático de información bancaria "que se espera que se convierta en un estándar", en lo que constituye hasta ahora el pronunciamiento más fuerte del grupo en la lucha contra los paraísos fiscales.

Los ministros de Economía y Finanzas del G-20 también consideraron que es urgente que la Eurozona avance hacia la unión bancaria y llamaron a todos los países a "abstenerse" de devaluaciones competitivas de divisas. "En la zona del euro los fundamentos de la unión económica y monetaria deben ser mejorados, incluyendo a través de un movimiento de urgencia hacia la unión bancaria", subrayó el G-20 en un comunicado al término de una reunión en Washington.

La eurozona debe "reducir aún más la fragmentación financiera" y continuar con el fortalecimiento de los balances de los bancos, según el G-20, cuyos ministros de Economía y Finanzas se reunieron en Washington en el marco de los encuentros de primavera del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM).

Además, el grupo reafirmó su "determinación" de "aumentar el crecimiento y crear empleo", en un contexto de recuperación económica desigual. El crecimiento mundial "sigue siendo muy débil" y "el desempleo sigue siendo muy alto en muchos países", advirtió el bloque.

También recordó que la recuperación "avanza a diferentes velocidades", con los países emergentes a la cabeza, EE.UU. en un distante segundo lugar y Japón y la zona euro en el vagón de cola. "El mantenimiento de la sostenibilidad fiscal en las economías avanzadas sigue siendo esencial", destacó el G-20 en el comunicado.

El grupo abogó, asimismo, por que todos los países se abstengan "de una devaluación competitiva" de sus divisas y por evitar "todas las formas de proteccionismo".

La promesa hecha este mes por el Banco de Japón de inyectar 1,4 billones de dólares durante los próximos dos años en su economía para superar el estancamiento, que dura ya décadas, provocó una fuerte caída del yen y, en paralelo, un aumento del temor a una nueva guerra de divisas. "Estaremos atentos a los efectos secundarios negativos no previstos derivados de largos periodos de relajación monetaria", sostuvo el G-20.

El G-20 está integrado por la Unión Europea, el G7 (EE.UU., Canadá, Japón, Alemania, Reino Unido, Italia y Francia) y Corea del Sur, Argentina, Australia, Brasil, China, la India, Indonesia, México, Arabia Saudí, Suráfrica, Turquía y Rusia.

 

Agencias

Siga bajando para encontrar más contenido