El G20 le declara la guerra global a la evasión fiscal

El nuevo mecanismo busca frenar las técnicas de ‘optimización fiscal’ de las empresas, que hace perder al fisco de los países entre el 4 % y el 10 % de los impuestos corporativos.

El G20 le declara la guerra global a la evasión fiscal

Archivo

El G20 le declara la guerra global a la evasión fiscal

Internacional
POR:
octubre 10 de 2015 - 12:08 a.m.
2015-10-10

La evasión de impuestos de las grandes multinacionales tiene sus días contados, luego de que el grupo de las 20 principales economías del mundo acordaron un plan para combatir esta práctica, que implica el desvío hacia los llamados paraísos fiscales de entre 100.000 y 240.000 millones de dólares cada año.

En el marco de la Asamblea Anual del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM) que termina este domingo en Lima, los Ministros de Economía del G20 anunciaron el acuerdo, considerado histórico, de adopción de las medidas para combatir la Erosión de la Base de Imposición y la Transferencia de Beneficios (BEPS en inglés).

El viceprimer ministro de Turquía, Cevdet Yilmaz, quien ocupa la presidencia rotatoria del G20 este año, destacó que se encara “de manera integral un conjunto sustancial de problemas” en materia de evasión fiscal.

“El G20 ha reconocido que la erosión de la base imponible y el traslado de beneficios está menoscabando también la confianza de los ciudadanos en la equidad de los sistemas fiscales de todo el mundo”, indicó Ángel Gurría, secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Añadió que esta “ha sido la razón por la que se nos solicitó preparar las modificaciones de la normativa fiscal internacional más importantes de casi un siglo”.

Las nuevas normas buscan alinear la fiscalidad con el lugar donde se produce la actividad económica real de una empresa, y evitar así que las grandes compañías escojan su sede con el objetivo de reducir el pago de impuestos.

En los últimos años, los gobiernos y ciudadanos habían expresado su preocupación debido a que multinacionales como Apple, McDonald’s o Microsoft, entre otras, apenas realizaran contribuciones fiscales en los países en los que se asientan.

Gurría reconoció, no obstante, que la efectividad del sistema BEPS dependerá de una tríada de elementos: “Implementación, implementación, implementación”.

El ministro británico de Finanzas, George Osborne, comentó que “no es una cuestión de pagar impuestos altos o bajos; se trata simplemente de pagar impuestos”.

La iniciativa surge tras años de polémicas sobre los impuestos ínfimos que pagan multinacionales, gracias a brechas legales y argucias contables, cuando no a la transferencia lisa y llana de fondos a paraísos fiscales.

Luxemburgo, acusado de haber servido de ‘paraíso fiscal’ a las multinacionales, se unió a este movimiento con una exhortación a establecer “igualdad de condiciones para todos”. Criticado por algunas organizaciones no gubernamentales, el plan debe ahora entrar en la fase crítica de aplicación, la que se anuncia ardua.

Esta propuesta, respaldada por los ministros del grupo, será enviada a los Jefes de Estado de las 20 primeras economías mundiales para su ratificación en la cumbre de noviembre en Turquía.

En la inusual rueda de prensa en la que estuvieron presentes casi todos los integrantes del grupo, el secretario de Hacienda de México, Luis Videgaray, alabó el acuerdo como “el mayor progreso realizado en este sentido en años”. Por su parte, el Ministro británico de Finanzas destacó que “un gran compromiso internacional ha llevado a alcanzar un acuerdo internacional”, que desde ahora es “una realidad”.

El ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schõuble, también abogó por el cumplimiento del acuerdo, al recalcar que “tiene que ser aplicado porque si no será solo un pedazo de papel”.

Mediante este pacto, basado en unas reglas de intercambio automático de información financiera, se registrarán a partir del 2016 los datos de todas las nuevas cuentas bancarias y comenzarán a compartirse de forma rutinaria desde septiembre del 2017. Entre los datos que se intercambiarán están los saldos, intereses aplicados, dividendos, beneficios procedentes de productos financieros y los números de identificación fiscal.

El secretario del Tesoro estadounidense, Jack Lew, se mostró “orgulloso” de haber liderado el esfuerzo conjunto y subrayó la importancia de asegurar que estos “regímenes fiscales justos y eficientes no desalienten la inversión extranjera directa y el crecimiento global”. Al cierre del año, Turquía entregará la presidencia rotatoria del G20 a China, que estará al frente del grupo durante el 2016.

CON IGUALDAD

Los países pobres esperan no quedar por fuera de este plan que se viene a sumar al arsenal legal existente contra la evasión tributaria, como el sistema de intercambio automático de datos bancarios de personas.

El viceprimerministro turco aseguró que las economías en desarrollo serán asociadas “con un pie de igualdad” con los países ricos.

El plan recibió el jueves el respaldo del G24, que reúne a países en desarrollo y emergentes.

“Vemos con muy buenos ojos la iniciativa BEPS de (OCDE)”, dijo el ministro de Hacienda colombiano, Mauricio Cárdenas, tras una reunión del G24 en Lima. “El grupo apoya la iniciativa G20/OCDE que busca controlar la evasión de impuestos y que las utilidades no se transfieran hacia los paraísos fiscales”, acotó Cárdenas, quien habló en nombre de los países del G24: Argentina, Brasil, Guatemala, México, Perú, Trinidad y Tobago, y Venezuela.

Con información de agencias