El G7, a tapar huecos de Grecia y Rusia

Los líderes de las economías más fuertes del mundo revisarán sus estrategias en medio de la crisis.

La ‘Cumbre Internacional de Alternativas’ reunió a 600 personas en Múnich, la gran ciudad más próxima a Elmau, en una serie de m

Archivo particular

La ‘Cumbre Internacional de Alternativas’ reunió a 600 personas en Múnich, la gran ciudad más próxima a Elmau, en una serie de m

Internacional
POR:
junio 06 de 2015 - 01:43 a.m.
2015-06-06

Sin lograr un acuerdo con Grecia y con la ausencia de una Rusia sancionada, el club de las siete grandes potencias del mundo se reúne este fin de semana en tierras alemanas, con la canciller Ángela Merkel como anfitriona.

La reunión del líderes del llamado G7, conformado por las potencias económica (Estados Unidos, Alemania, Francia, Reino Unido, Italia, Canadá y Japón), abordará numerosas crisis, desde los problemas de Grecia a la guerra en Ucrania o el terrorismo internacional, con la destacada ausencia del ruso Vladimir Putin.

Esta cita será la tercera que se celebra sin Putin, que fue excluido del antiguo G8 después que Rusia anexionara la península de Crimea en marzo del 2014. La ausencia del líder ruso ha sido fuertemente criticada por numerosas personalidades, como su amigo, el excanciller alemán Gerhard Schröder, pues se alega que las discusiones pierden así su sentido sin uno de los dirigentes claves en los grandes temas internacionales.

Merkel empezará por acoger al presidente estadounidense Barack Obama en la Alcaldía de Krün (sur de Alemania). Luego se celebrará una recepción popular, con unos 2.000 habitantes, en la plaza de la iglesia, con vestidos folclóricos, cerveza y bandas musicales. Al mediodía los líderes se encerrarán en el castillo de Elmau, en el corazón de los Alpes bávaros, aislado y protegido por un gran dispositivo policial. Esta semana, la ciudad de Múnich protagonizó una manifestación sin altercados con cerca de 40.000 manifestantes, que pidieron una mundialización “más justa”.

La canciller alemana calificó la exclusión del líder ruso de inevitable, ya que el G7 representa, según ella, un club de países que comparten “valores comunes”. Rusia, acusada de apoyar las tropas rebeldes en el este de Ucrania, “no se somete al derecho internacional, por lo que la vuelta al formato del G8 es inimaginable”, ha dicho Merkel. Ucrania vive de nuevo bajo la amenaza inminente de un nuevo choque entre el ejército y los rebeldes prorrusos en el este del país. El yihadismo en Oriente Medio y África, las relaciones con Irán y la negociación sobre su programa nuclear son, sin embargo, los principales temas planteados por la presidencia alemana. El lunes, segundo día de la cumbre, el G7 acogerá también al primer ministro iraquí, Haider al Abadi, y a cinco dirigente africanos, entre los que se encuentran el presidente tunecino Béji Caid Essebsi y su homólogo de Nigeria, Muhamadu Buhari. Se tratará así de analizar “qué apoyo pueden dar las potencias del G7 a estos países”, incluida la ayuda al desarrollo, explican desde Berlín.

En este sentido, estarán presentes los dirigentes de grandes organizaciones internacionales como la ONU, el FMI, la OMC, el Banco Mundial y la Ocde.

Grecia, al borde de una moratoria de su deuda y, según muchos, en serio riesgo de salir de la moneda única europea, también será un asunto central durante la cita. El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, formarán también parte de las discusiones.

Merkel quiere dotar de una dimensión social y medioambiental la segunda cumbre de este tipo que se celebra en Alemania, después de la de Heiligendamm en el 2007, en el mar Báltico. Para la que fue apodada este año como “la canciller del clima”, los avances en este tema son una “prioridad absoluta”, según fuentes del gobierno alemán, a solo seis meses de la conferencia sobre el clima de París (COP21), donde se intentará llegar al primer acuerdo mundial para que el calentamiento global no sobrepase los 2º C, frente al nivel de la era preindustrial. Entre los demás asuntos, habrá negociaciones para finalizar los acuerdos del tratado de libre comercio, en especial el pacto UE/EE. UU. (TTIP).

TSIPRAS LE PONE CONDICIONES A SUS ACREEDORES

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, consideró ayer que Atenas estaba “más cerca que nunca” de un acuerdo con sus acreedores, la UE y el FMI, pero exigió la retirada de su proyecto “absurdo” de reformas sobre el futuro financiero del país. Tsipras habló ante el parlamento para informar sobre el curso de las negociaciones. La propuesta de los acreedores el miércoles presentada por el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, en Bruselas, fue calificada por Tsipras de “sorpresa desagradable”. Después de cinco años de austeridad, el país debería ahorrar 3.000 millones de euros suplementarios y un superávit primario (fuera del pago de la deuda) más alto del ofrecido por Atenas.

Agencias