Generación de la recesión opta por alquilar y no por comprar

Para los jóvenes, la propiedad no pasa por tener algo para siempre, sino cuando se lo necesita.

POR:
agosto 11 de 2012 - 02:11 a.m.
2012-08-11

El día que Michael Anselmo firmó el contrato de alquiler de su primer apartamento en la ciudad de Nueva York, perdió el empleo en Buck Consultants LLC.

Pasó unos 10 meses luchando para pagar la renta con subsidios de desempleo.

Dos años después, aún vacila respecto de si comprar una vivienda y hasta una bicicleta.

“Todas las decisiones que he tomado desde que perdí el empleo se han visto influenciadas por esa inseguridad que siento en relación con el futuro”, dijo Anselmo, que tiene 28 años y ahora alquila un apartamento en Austin, Texas, y trabaja como consultor para UnitedHealth Group Inc. “Comprar una casa es algo que veo muy lejano”.

A muchos jóvenes les preocupa hacer grandes compras en la recesión más profunda y la recuperación más débil desde la II Guerra Mundial.

CRISIS AFECTÓ ACTITUDES

Quienes tienen entre 20 y 34 años y enfrentan un índice de desempleo que supera el ocho por ciento desde el 2009, así como una deuda de estudios que suma alrededor de 1.000 millones de dólares, alquilan apartamentos, autos y hasta ropa con tal de ahorrar dinero y tener flexibilidad.

Así como la Gran Depresión conformó las actitudes de una generación desde 1929 hasta los primeros años de la Segunda Guerra Mundial, la crisis financiera y sus consecuencias afectaron las perspectivas de consumidores jóvenes, dijo Cliff Zukin, profesor de políticas públicas y ciencias políticas de la Facultad de Planificación y Políticas Públicas de la Universidad de Rutgers, en el estado de Nueva Jersey.

“Es una generación a la que le asusta el compromiso, que quiere tener las manos libres y adaptarse a cualquier cosa que pase”, dijo Zukin, que ha estudiado los efectos de la recesión en los graduados universitarios recientes.

“Lo que alguna vez se consideró una inversión sólida, como una casa o un auto, se ve como una cadena y una bola de hierro que implican mucho riesgo”.

Una diferencia clave es que la tecnología ahora permite a las compañías proporcionar a los consumidores jóvenes acceso a lo que quieran, cuando lo quieran y a un costo reducido, dijo Paco Underhill, de la firma de consultoría y análisis de conducta del consumidor Envirosell.

“Alquilar es algo que se baraja y que no se consideraba durante la Gran Depresión”, dijo.

“Para una generación moderna, la propiedad no pasa por tener algo para siempre, sino por tenerlo cuando se lo necesita”, dijo Underhill, que estudia el comportamiento de los consumidores.

Enterprise Holdings Inc. y Hertz Global Holdings Inc. se expanden en lo que IBISWorld, una firma de análisis de Santa Monica, California, estima es un sector de alquiler de autos por hora de 1.800 millones de dólares, un segmento que dominan los conductores jóvenes y que popularizó Zipcar Inc.

Emprendimientos como Rent the Runway INc. proporcionan indumentaria de moda a quienes quieren usar, no poseer. CORT, una división de Berkshire Hathaway Inc., de Warren Buffett, redobla su campaña de marketing de alquiler de muebles dirigida a estudiantes universitarios y nuevas viviendas, dijo Mark Koepsell, vicepresidente de CORT.

“Alquilar tiene mucho sentido”, dijo David Blanchflower, profesor de economía del Dartmouth College en New Hampshire. “No tienen dinero, por lo que no van a comprar refrigeradores ni las cosas que suelen adquirirse cuando se instala una casa. Su ingreso es mucho más bajo”.

Si bien el mercado inmobiliario da algunos indicios de reanimarse, el lento ritmo de la recuperación hace que la generación joven tema hacer inversiones en lugar de sentirse segura respecto de la generación de riqueza para el futuro, dijo Jeffrey Lubell, director ejecutivo del Centro de Política de Vivienda de Washington. Quienes compraron una vivienda por primera vez en el 2011 constituyeron el menor porcentaje del total desde 2006, según la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios.

El cambio de actitud también plantea una amenaza a las ventas minoristas, dijo Candace Corlett, presidenta de la firma de estrategia minorista de Nueva York WSL Strategic Retail.

Los consumidores jóvenes se sienten cómodos comprando artículos usados y pidiendo cosas prestadas a amigos. Alquilar no hará más que reforzar su tendencia a no comprar nada nuevo.

Pero, también, tiene su lado negativo, ya que al renunciar a la compra de bienes como casas, los jóvenes renuncian a una oportunidad de generar riqueza.

Siga bajando para encontrar más contenido