Gigantesco negocio mueve el sector tabacalero en EE. UU.

El grupo Reynolds anunció este martes la compra de la firma Lorillard, en una operación por valor de 27.400 millones de dólares.

Reynolds fabrica marcas como Camel y Pall Mall.

Bloomberg

Reynolds fabrica marcas como Camel y Pall Mall.

Internacional
POR:
julio 15 de 2014 - 05:37 p.m.
2014-07-15

La operación unirá las marcas del segundo y tercer productor de tabaco de Estados Unidos y vinculará esfuerzos en la fabricación de cigarrillos electrónicos y mentolados, lo que representa un desafío para el primer productor estadounidense de tabaco, Altria.

Reynolds fabrica marcas como Camel y Pall Mall, mientras que la estrella de Lorillard es Newport.

La operación, que venía transcendiendo desde febrero pasado y cobró fuerza la semana pasada, fue confirmada este martes por directivos de ambas compañías.

"Reynolds American y Lorillard tienen fortalezas esenciales y la incorporación de Newport a nuestro portafolio de marcas (...) realzará nuestra capacidad de competir en los cigarrillos combustibles y en el tabaco de mascar", afirmó la presidenta de Reynolds, Susan Cameron.

La operación, en efectivo y mediante intercambio de acciones, implicará que Reynolds asumirá las deudas de Lorillard.

La acción de Lorillard fue valorada en 68,88 dólares y sus accionistas recibirán 50,5 dólares en efectivo y el resto en títulos de Reynolds (0,29 acciones de Reynolds por cada acción de Lorillard).

La operación no parece haber sido recibida con entusiasmo en los mercados, porque a media sesión de Wall Street las acciones de Lorillard bajaban en cerca del 7 % y las de Reynolds American más del 4 %.

El "acuerdo definitivo" para unir esfuerzos permitirá a Reynolds tener unos ingresos calculados de 11.000 millones de dólares, con posiciones claves en los cigarrillos tradicionales, el tabaco para mascar y en los cigarrillos electrónicos. Precisamente una de las fortalezas de Lorillard es la fabricación de cigarrillos de vapor.

SALIDA DE MARCAS

Además de esta operación, y con el objetivo de desprenderse de activos, Reynolds anunció que había alcanzado un acuerdo con la firma británica Imperial para venderle marcas como Kool y Winston, entre otras, en una operación por 7.100 millones de dólares.

Esta decisión está vinculada con la necesidad de que la compra de Lorillard pueda ser autorizada por las autoridades reguladoras, al desprenderse Reynolds de activos que no son necesariamente estratégicos.

Según analistas financieros, la compra de Lorillard derivará en que Reynolds controlará cerca del 42 % del sector.

Al respecto, Cameron, en una entrevista al canal financiero 'CNBC', recordó que la operación, a pesar de la concentración, implica que Reynolds seguirá compitiendo con un líder del sector, Altria, que conserva del 50 % del mercado y fabrica marcas como Marlboro y Philip Morris. "Esta es una operación completamente estratégica", insistió Cameron, que destacó la posibilidad de diversificar el portafolio de Reynolds.

Cameron recordó que Reynolds tiene sus fortalezas en la costa oeste y Newport en el este. Al frente del gigante tabacalero seguirá Cameron, como presidenta y consejera delegada, mientras que el presidente de Lorillard, Murray Kessler, se unirá al consejo de Reynolds.

El acuerdo confirmado este martes no sólo permitirá unir las marcas de dos de los principales productores de tabaco de Estados Unidos, sino fortalecer sus posiciones en sectores que están teniendo un fuerte desarrollo, como los mentolados y los cigarrillos electrónicos.

Cameron recordó que aunque el consumo de cigarrillos está decreciendo progresivamente en Estados Unidos, el de mentolados "está bajando en menor cantidad".

Datos oficiales dados a conocer el sábado por The New York Times indicaban que actualmente el 18 % de la población adulta de Estados Unidos consume tabaco regularmente, frente al 43 % que había en 1965. "Estamos buscando la transformación de esta industria y dar alternativas", añadió Cameron.

EFE