Gobierno argentino cree difícil evaluar impacto de huelga

El paro fue llevado a cabo este jueves por sindicatos opositores y cuestionó la "autoridad moral" de los dirigentes gremiales.

POR:
abril 11 de 2014 - 02:29 p.m.
2014-04-11

"En Argentina, muchas veces es muy difícil evaluar el impacto de una medida de fuerza, porque a veces se confunde el paro con un lock out (cierre) patronal", dijo en rueda de prensa el jefe de Gabinete argentino, Jorge Capitanich, en referencia a la adhesión a la huelga de las empresas de autobuses urbanos.

Además de este medio de transporte, tampoco funcionaron este jueves trenes, metro ni aviones comerciales, con lo que, según argumenta el Gobierno, muchos trabajadores que quisieron ir a sus trabajos y no apoyaban el paro no pudieron hacerlo.

Capitanich rehusó responder en la rueda de prensa sobre qué pasos planea dar el Gobierno tras la huelga, que, según los sindicatos opositores, fue convocada para que el Ejecutivo dé respuesta a problemas como la inseguridad y la inflación.

La medida de fuerza fue liderada por el titular del ala opositora de la Confederación General del Trabajo, Hugo Moyano, que fue uno de los principales aliados del Gobierno de Cristina Fernández hasta 2012.

 "Muchos de estos dirigentes sindicales, que fueron aliados al Gobierno y que se beneficiaron con este Gobierno, por el incremento del nivel de actividad, por el incremento del número de afiliados a los gremios y por el incremento de los salarios, son los que hoy critican", dijo hoy Capitanich.

Este jueves, al hablar en rueda de prensa, Moyano lanzó duras críticas contra varios miembros del Gobierno y hasta se animó a cambiar el sobrenombre de Capitanich, "Coqui", por el de "Quico", en alusión al popular personaje infantil de "El chavo del 8". "

Ninguno de los dirigentes que me critican de un modo duro tienen la autoridad moral de yo tengo", sostuvo hoy Capitanich, quien no quiso abundar sobre el tema de la huelga ante las preguntas de los periodistas.

EFE

Siga bajando para encontrar más contenido