Gobierno español anuncia fuertes ajustes económicos

Proyecciones del déficit público para el año que termina son muy superiores a lo previsto y rondan el 8 por ciento.

Reuters

España

Reuters

POR:
diciembre 30 de 2011 - 04:34 p.m.
2011-12-30

Apenas una semana después de tomar posesión, el nuevo Gobierno español anunció el viernes fuertes medidas de ajuste en el gasto público y una imprevista subida de impuestos temporal tras revelar que las proyecciones de déficit público se han visto ampliamente superadas.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, dijo que las proyecciones del déficit público para el año que termina son muy superiores a lo previsto y rondan el 8 por ciento, por lo que se ha acordado un recorte de 8.900 millones de euros durante el primer trimestre.

Una vez que cuente con las cifras definitivas del 2011 y las proyecciones de la Comisión Europea, el Gobierno elaborará el presupuesto del 2012 que prorrogó el Partido Socialista y que requerirá según todos los expertos nuevos y fuertes recortes de gasto.

La desviación fiscal es dos puntos superior a la proyección de un déficit del 6 por ciento acordada con Bruselas.

'Nos encontramos con una cifra mucho más elevada que la que había comunicado el Gobierno anterior', explicó Sáenz de Santamaría. 'Estamos ante una situación no prevista que requiere decisiones extraordinarias en circunstancias extraordinarias', agregó.

Tanto el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, como el titular de Economía, Luis de Guindos, explicaron que la desviación había sido provocada por las Comunidades Autónomas y que la decisión de subir temporalmente el impuesto a la renta de las personas físicas era la 'más equilibrada' por su carácter progresivo.

Montoro, dejó claro que la subida que se aplicará al impuesto sobre la renta de las personas físicas y sobre el impuesto de bienes inmuebles se hará solo durante dos años (2012 y 2013) con el exclusivo fin de reducir el déficit público y con carácter progresivo.

El ministro, que destacó que la 'rápida' y contundente respuesta del Gobierno generará confianza, cifró en más de 6.000 millones de euros la cifra adicional que se recaudará con los nuevos impuestos.

'Este es un shock fuerte. No esperaba este aumento del déficit. Esperaba un 6 por ciento y ahora nos dicen un 8, lo que es demasiado. Necesitan bajar al objetivo del 4,4 por ciento del año próximo', dijo Robert Tornabell, profesor de economía de ESADE.

'Cómo podemos lograr el objetivo empleando impuestos sobre la renta e impuestos de capital (...) esto supone aumentar la recesión. De acuerdo con el Banco de España, estamos entrando en una recesión y este tipo de medidas van a prolongar la recesión,' añadió el economista.
TIJERA AL GASTO PÚBLICO
Además, el Gobierno reconoció que como consecuencia de la desviación presupuestaria se va a ver obligado a aplicar un recorte de gasto más profundo de lo previsto, por lo que ha firmado un acuerdo de no disponibilidad de 8.900 millones de euros en el presupuesto del 2012 que elaborará en marzo.

Conforme a lo anunciado en el discurso de investidura por el presidente Mariano Rajoy, el Gobierno aprobó un alza de las pensiones públicas de un uno por ciento y mantuvo congelados los salarios de los empleados públicos.

Los ministerios de Exteriores y Cooperación, Fomento, Industria y Economía sufrirán recortes superiores a los 1.000 millones de euros en cada caso.

España ha estado bajo el escrutinio del mercado sobre su capacidad de controlar las finanzas públicas y Madrid ha visto subir las primas de riesgo a niveles históricos por temores de contagio en la medida en que se propaga la crisis de deuda de la zona euro.

Aunque la montaña de deudas de Italia ha sido la mayor preocupación en los mercados financieros en meses recientes, España aparentemente se ha manejado mejor, pero también ha sido golpeada con altos costos de endeudamiento.

El Gobierno socialista anterior redujo el déficit presupuestario desde un 11,2 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) en el 2009 y los conservadores deben tomar el bastón y reducir el saldo negativo a un 4,4 por ciento del PIB en el 2012 y a un 3 por ciento en el 2013.

Los conservadores, que arrasaron en los comicios de noviembre en medio la insatisfacción respecto al manejo de la crisis por parte de los socialistas, han prometido revertir la tendencia mientras reforman un mercado laboral quebrado y sacan al país de una prolongada depresión económica.

REUTERS

Siga bajando para encontrar más contenido