El gobierno francés sigue en líos por mentiras de ministro

Francia espera decisiones del jefe de Estado. Mientras, se acentúa el clima malsano creado por el escándalo del exministro del Presupuesto.

El gobierno francés sigue en líos por mentiras de ministro

AFP

El gobierno francés sigue en líos por mentiras de ministro

Internacional
POR:
abril 08 de 2013 - 01:46 p.m.
2013-04-08

Presionado para que tome iniciativas tajantes tras el sismo político que sacudió al gobierno y al partido socialista, el presidente François Hollande prepara medidas de moralización de la vida política para tratar de dejar atrás el primer escándalo de su mandato.

Casi una semana después de la inculpación de Jérôme Cahuzac, que reconoció que tenía desde hace 20 años una cuenta bancaria secreta en el extranjero, la oposición de derecha sigue en la ofensiva. "Los días del gobierno están contados", afirmó el fin de semana Xavier Bertrand, exministro de Nicolas Sarkozy y diputado del partido de derecha UMP (Unión por un Movimiento Popular), que reclama una reorganización gubernamental.

Este lunes, el clima deletéreo que reina en Francia se acentuó con un rumor retomado por el diario Libération, según el cual el canciller Laurent Fabius tendría también una cuenta bancaria en Suiza. El ministro desmintió inmediatamente y anunció una demanda judicial. "Desmiento formalmente el rumor recogido por Libération en su edición del lunes ocho de abril que me atribuye una cuenta en Suiza.

 

No se basa en ningún elemento material y es totalmente infundado", escribió Fabius, anunciando "procedimientos jurídicos que permitan demostrarlo y hacer cesar la difusión de estas nformaciones falsas y calumniosas". Una de sus colegas, Marie-Arlette Carlotti, ministra a cargo de los Minusválidos y de la Exclusión, optó por publicar el lunes su declaración de patrimonio en su blog, en aras de la "transparencia".

El domingo, el escándalo Cahuzac se realimentó a raíz de revelaciones del canal suizo RTS, que afirmó que el exministro francés del Presupuesto había tratado de depositar 15 millones de euros en Suiza en 2009. Esta información fue desmentida por su abogado, Jean Veil. 

PATRIMONIO DE LOS MINISTROS FRANCESES SERÍA PUBLICADO ANTES DEL 15 DE ABRIL

El primer ministro francés Jean-Marc Ayrault anunció este lunes un proyecto de ley para la moralización de la política que será presentado el 24 de abril al consejo de ministro y se comprometió a publicar "antes del 15 de abril" las declaraciones de patrimonio de todos los miembros del gobierno.

En un comunicado, el primer ministro agregó que el proyecto de ley será sometido al Parlamento para ser aprobado a mediados de año. Con ese objetivo, Ayrault consultará el próximo jueves a los presidentes de las dos cámaras del Parlamento y a los jefes de las bancadas parlamentarias.

 

DESCONFIANZA EN EL MUNDO POLÍTICO

La hipótesis de una reorganización gubernamental rápida parece haber sido postergada. François Hollande argumentó que el escándalo Cahuzac se debe a la falta de un hombre y no a la responsabilidad del ejecutivo.

El diario Le Figaro, próximo de la oposición de derecha, estimó que "la ruptura se agranda entre los franceses y sus políticos". Según un sondeo del instituto OpinionWay, 77 por ciento de los franceses consideran que sus representantes son "más bien corruptos" y 36 por ciento sienten "asco" por el mundo político.

"La población quedó profundamente afectada y hay hoy una ruptura de confianza con el mundo político", reconoció el equipo de la presidencia. Entre tanto, ediles y militantes socialistas tratan de cerrar filas y de contrarrestar el riesgo de un "auge de los extremos", tanto en la izquierda como en la derecha.

"Fue Cahuzac quien cometió la falta, pero ahora nos corresponde a nosotros, los militantes, reparar los daños", afirmó Jean-Pierre Bazerolle, militante socialista de la región parisina. En un referéndum realizado el domingo en Alsacia (nordeste), los electores rechazaron una propuesta de fusión de las instancias administrativas regionales. Según ciertos ediles, ese resultado y la escasa participación en la consulta se deben al rechazo del mundo político por parte de los franceses.