¿Grecia aceptarán el rescate que le ofrece el Eurogrupo?

Aunque dijo estar dispuesto a ceder ante los acreedores, el gobierno de Alexis Tsipras llamó a los griegos a votar ‘no’ al acuerdo. En respuesta, el Eurogrupo suspendió las negociación hasta el lunes.

Un cartel oficial dice: ‘No al chantaje y a la austeridad’.

Archivo particular

Un cartel oficial dice: ‘No al chantaje y a la austeridad’.

Internacional
POR:
julio 02 de 2015 - 02:27 a.m.
2015-07-02

Tras una semana de agrias pujas y quedar en ‘default’, parece que el primer ministro de Grecia, Alexis Tsipras, y los acreedores del Eurogrupo y el FMI tienen algo claro: no habrá más negociación hasta que se conozca el resultado del referéndum convocado para el domingo, en el cual los griegos deben responder si aceptan o no el plan de rescate que evitaría la bancarrota de la economía helénica.

El primer ministro izquierdista hizo ayer dos movidas, consideradas contradictorias por analistas: primero envió una carta a sus acreedores europeos, en la que aceptaba algunas condiciones impuestas a cambio de un préstamo de unos 30.000 millones de euros del fondo permanente de rescate de la eurozona para cubrir sus necesidades de financiación hasta 2017. Esto constituiría un tercer plan de ayuda, luego del que recibió Grecia en 2010 y en 2012.

Pero, casi en seguida, Tsipras emitió un discurso llamando a sus compatriotas a votar por el ‘no’ al mismo acuerdo de rescate, en el referéndum convocado por su gobierno para el domingo.

“Un ‘no’ supone una fuerte presión para un acuerdo económicamente viable, que dará solución a la deuda” pública, que el gobierno griego pide reestructurar, insistió un Tsipras desafiante.

Mientras, en Bruselas, los ministros de Finanzas del Eurogrupo acordaron suspender cualquier diálogo con Atenas hasta que se conozca el resultado de la consulta griega.

“La principal decisión ha sido que, dada la situación política, el rechazo de propuestas previas y el referéndum que se celebrará el domingo, así como el consejo de votar ‘no’ por parte del gobierno griego, no vemos bases para mantener más discusiones en este momento”, afirmó el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem.

En la segunda teleconferencia extraordinaria que celebraron en 24 horas, los ministros estudiaron las dos cartas enviadas Tsipras, así como “la actual situación política en Grecia”, dijo Dijsselbloem, al referir que la opción fue “esperar”.

En Atenas, el ministro de Finanzas, Yanis Varoufakis, reafirmó que el gobierno griego está dispuesto a aceptar “medidas duras”, con el objetivo de lograr un acuerdo con los socios que incluya la reestructuración de la deuda. “Estamos dispuestos a aceptar incluso medidas duras con la condición de que haya una reestructuración de la deuda y un programa de inversiones”, dijo Varoufakis. El Ministro recalcó que el objetivo de su Ejecutivo es “llegar a un acuerdo a partir del lunes”, cuando expresó su confianza en que se retomarán las negociaciones, tras el resultado del referéndum convocado para el próximo domingo.

El Banco Central Europeo (BCE) acordó mantener la liquidez de emergencia máxima que pueden pedir los bancos griegos a través del Banco de Grecia en 89.000 millones de euros. El consejo de gobierno del BCE, que está integrado por los gobernadores de los bancos centrales de los 19 países de la zona del euro y es su máximo órgano ejecutivo, volverá a discutir el lunes la provisión urgente de liquidez para los bancos griegos, tras conocerse el resultado del referéndum griego.

CALIFICADORAS BAJAN LA NOTA A ATENAS POR TEMOR AL ‘GREXIT’

Las agencias de calificación Standard & Poor's (S&P) y Moody’s rebajaron ayer la nota de Grecia debido a “riesgos” vinculados al referéndum.

S&P bajo la calificación del crédito a largo plazo de tres compañías griegas de los sectores de infraestructuras, telecomunicaciones y energía debido a la convocatoria del referéndum previsto para el próximo domingo.

“La rebaja refleja nuestra visión de que la posibilidad de un ‘Grexit’, la salida de Grecia de la eurozona, se ha incrementado cerca de un 50 % debido a la decisión del gobierno griego de convocar un referéndum sobre la propuesta de préstamo de los acreedores este domingo”, dijo la agencia en un comunicado. Las afectadas son la constructora Ellaktor, el mayor grupo de construcción; la empresa de telefonía OTE; y la compañía pública de electricidad DEI.

EL FMI: ACEPTAR UNA PRÓRROGA NO SOLUCIONARÁ LA CRISIS

Los griegos no podrán recibir “nueva financiación” del Fondo hasta que hayan cumplido con sus atrasos.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) defendió ayer su posición de no aceptar la prórroga en los pagos de Grecia, ya que el retraso “no ayuda con los problemas económicos fundamentales o las necesidades inmediatas de financiación”.

El organismo recordó que “hace más de 30 años, el FMI ofreció retrasos a unos pocos países de bajos ingresos tras su solicitud, pero en cada caso de esta prórroga se demostró que no había ayudado con las necesidades de financiación inmediata o los problemas económicos fundamentales”. Los países que habían recibido estas prórrogas fueron Guyana y Nicaragua en 1982.

El impago de los 1.600 millones de euros, en el que incurrió Grecia, es el de mayor volumen de la historia del FMI en sus más de 70 años de historia. La institución dirigida por Christine Lagarde puso en su página web una lista de preguntas y respuestas sobre la situación de Grecia respecto al Fondo tras ser declarada “en mora”.

El Fondo, que negoció el programa de rescate financiero a Atenas, junto con el Banco Central Europeo (BCE) y la Comisión Europea, reconoce que “un país miembro puede solicitar una prórroga” del pago, pero que “como cuestión de política duradera no extiende los plazos de vencimiento”. Reiteró, además, que “no existe un periodo de gracia” y que, “cuando un país falla a la hora de pagar sus obligaciones con el FMI en el plazo debido, está en mora”. Como resultado “inmediato” Grecia no podrá recibir “nueva financiación” por parte del Fondo hasta que haya cumplido “con sus atrasos”. El Fondo insiste en que la solución pasa por un enfoque “equilibrado” que incluya “medidas” por parte de Grecia para “reformar” su economía, y en el que “los socios europeos ofrezcan financiación adicional y alivio de deuda”.

Agencias