Grecia deja su destino en manos de sus acreedores

La canciller alemana, Ángela Merkel, lideró una propuesta para que Atenas supere su profunda crisis de deuda y evitar su salida de la UE.

El gobierno de Alexis Tsipras tiene plazo hasta el 30 de junio para pagar 7.200 millones de euros al FMI.

Archivo particular

El gobierno de Alexis Tsipras tiene plazo hasta el 30 de junio para pagar 7.200 millones de euros al FMI.

Internacional
POR:
junio 03 de 2015 - 01:48 a.m.
2015-06-03

Tras cuatro meses de duras negociaciones, Grecia puso en manos de sus acreedores la responsabilidad de aprobar una propuesta de último minuto para lograr desbloquear el rescate que se necesita para sacar al país de su crisis financiera.

Cuando faltan dos días para que se cumpla el plazo de pago del primer tramo de 300 millones de euros al Fondo Monetario Internacional, el gobierno del izquierdista Alexis Tsipras dijo que no aceptará ultimátum alguno de sus acreedores –la Comisión Europea, el FMI y el Banco Central Europeo.

“Grecia ha presentado propuestas concretas en las que hemos hecho concesiones, como es normal en una negociación, pero hemos presentado un plan realista para sacar al país de la crisis”, dijo Tsipras, en referencia a una amplia propuesta “realista” de acuerdo de 47 páginas, que contempla un superávit primario del 0,8 % para este año y del 1,5 % para el 2016, así como una reforma del impuesto sobre el valor añadido (IVA) que incluiría tres tipos, el 6%, el 11 % y el 23 %.

Casi paralelamente, los acreedores internacionales lograron un acuerdo de financiamiento, a fin de desbloquear la asistencia para que Atenas supere una profunda crisis de deuda. La propuesta que entregarán este miércoles implicaría reformas económicas más estrictas, que Atenas podría rechazar de plano.

La artífice de la unificación de posiciones de los acreedores parece haber sido la canciller alemana, Ángela Merkel, en la reunión de emergencia con el presidente francés, François Hollande, y los jefes de la Comisión Europea, el BCE y el FMI.

Los acreedores ofrecerían a Grecia algo de dinero a cambio de reformas exprés. Europa ampliará la prórroga actual del segundo rescate para evitar un posible impago y la consiguiente sacudida en el mercado.

La crisis griega tiene un carácter geopolítico, en partes porque la falta de un acuerdo este mes podría desencadenar un impago griego y dar lugar a la imposición de controles de capital y una salida potencial de Atenas de la zona euro, asestando un golpe a la moneda única de Europa. La gran interrogante es cómo asumirá Grecia la propuesta de las instituciones y cómo compaginarla con el documento griego excluye reformas esenciales en el sector de pensiones y el mercado laboral, y metas fiscales.

Agencias