Grecia queda ‘ad portas’ del ‘default’

El temor de que Atenas no pague provocó un ‘corralito’ bancario en Atenas y caída bursátil en Europa.

Grecia queda ‘ad portas’ del ‘default’

EFE

Grecia queda ‘ad portas’ del ‘default’

Internacional
POR:
junio 29 de 2015 - 11:36 p.m.
2015-06-29

A falta de tiempo y dinero, Grecia podría no reembolsar los 1.500 millones de euros adeudados al FMI antes de que termine este martes, lo que la expondría a una serie de sanciones que pueden incluir hasta la expulsión de la institución, según AFP.

La posibilidad de una situación de impago la dejó entrever el propio primer ministro griego, Alexis Tsipras, al señalar que su país no pagará al Fondo Monetario Internacional el tramo de 1.600 millones de euros del préstamo que vence este martes. “Pagaremos si hasta entonces logramos un acuerdo sostenible”, dijo Tsipras en una entrevista con la televisión pública, dejando de manera implícita ver que el pago no será efectuado.

Si Atenas no paga vendría la primera sanción, que sería automática: si el Fondo Monetario Internacional no recibe la transferencia del banco nacional griego, se declarará inmediatamente al país en situación de impago y perderá el acceso al capital de la institución internacional, detalla el organismo en su último informe sobre sus transacciones financieras.

El Fondo no dispone de ningún margen de maniobra y se verá imposibilitado legalmente de abonar dinero a Atenas.

Por su parte, Grecia ya utilizó una cláusula a principios de junio que le permitió reagrupar varios pagos y obtener un respiro hasta fines de mes. Después de esta primera etapa, la directora del FMI, Christine Lagarde, dispone en teoría de un mes para informar a la junta de directores que representan a los 188 países miembros de la institución. Pero no esperará tanto tiempo “dada la visibilidad y la importancia del caso griego”, señaló un portavoz del FMI.

Esta posibilidad de impago es cada vez más factible, luego de que el gobierno griego supeditó a un referéndum popular, el próximo domingo 5 de julio, la aprobación de un acuerdo con sus acreedores, entre los que está el Banco Central Europeo, la Unión Europea y el FMI, que estudiaban una ampliación del plan de rescate por unos 7 mil millones de euros para evitar la bancarrota al país helénico.

Según Tsipras, “el referéndum debe dar paso a la continuación de las negociaciones (...) nuestro objetivo es que nos permita contar con mejores armas en las mismas”.

Lo que el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker consideró como una “traición” de Tsipras y urgió a los griegos a votar ‘sí’ en el referéndum del domingo, para no darle la espalda a Europa.

Ese impasse provocó un inmediato efecto tanto al interior de Grecia, como en el resto de Europa.

Por un lado, se dio un ‘corralito’ bancario, luego de que miles de griegos trataron de retirar sus ahorros de las entidades financieras, tras lo cual el Gobierno ordenó que sus entidades bancarias permanecieran cerradas e impuso control de capitales.

En Europa, se dio este lunes la peor jornada bursátil desde el 2011 y el euro, la moneda comunitaria, sufrió una fuerte devaluación frente al dólar. Los bancos de la zona euro perdieron unos 30.000 millones de euros en capitalización de mercado, a partir de una ola vendedora de esos papeles por parte de los inversores, temerosos ante los efectos que podría tener una salida de Grecia de la zona euro, informó Reuters.

La ola vendedora no llegó a niveles de pánico, lo que permitió que las acciones europeas sigan estando alrededor de un 10 por ciento arriba en lo que va del 2015, no muy lejos de máximos de siete años.

Algunos inversores dijeron que comenzaron a buscar oportunidades de compra porque piensan que el Banco Central Europeo actuará para evitar una crisis financiera prolongada. Otros señalaron que todavía apuestan a que la salida de

Grecia de la zona euro no se produzca.

A eso se añadió que la calificadora Standard and Poor's rebajó la nota de Grecia a ‘CCC-’, al estimar que la decisión de Atenas de convocar un referéndum para decidir si aceptan el plan de rescate de los acreedores es una mala señal para la “estabilidad económica” del país. “La decisión de Grecia de convocar un referéndum sobre el plan de los acreedores es una señal adicional de que el gobierno de Tsipras privilegiará la política interior en detrimento de la estabilidad económica y financiera (y) del pago de la deuda”, estimó la agencia en un comunicado.

De darse el ‘default’, se podría privar a Grecia de su capacidad de utilizar sus Derechos Especiales de Giro (DEG), la moneda creada por el FMI, en base a una canasta de las principales divisas mundiales. Si la situación se bloquea, el Fondo tiene hasta 15 meses después del incidente inicial para emitir formalmente una “declaración de no cooperación”, que puede provocar en los tres meses siguientes la suspensión de los derechos de voto de Atenas dentro de la institución.

Esta decisión tendría sobre todo consecuencias simbólicas, pero sellaría el aislamiento del país dentro del FMI.
EL REFERÉNDUM DE LA DISCORDIA ENTRE ATENAS Y LOS ACREEDORES

El Gobierno griego publicó el texto de la pregunta que planea hacer en un referéndum el domingo, la cual consulta si deciden o no aceptar las demandas de los acreedores internacionales a cambio de dinero que evitaría una cesación de pagos de Grecia.

El referéndum hace una pregunta simple: “¿Debería ser aceptada la propuesta que fue sometida por la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional en el Eurogrupo el 25 de junio de 2015, que consiste en dos partes que juntas constituyen su propuesta integral?”. La casilla del ‘no’ aparece como primera opción, por encima de la del ‘sí’.

El Gobierno ha instado a los griegos a votar por el ‘no’. Aunque Atenas argumenta que eso fortalecería su posición en las conversaciones con los acreedores, los líderes de la zona euro, entre ellos el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker; y el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, dejaron claro que percibirían un ‘no’ como un rechazo al euro.

Atenas/Bruselas/Washington