Grecia se reunirá con las instituciones internacionales

Las instituciones internacionales y las autoridades griegas mantendrán este fin de semana una nueva reunión del llamado "Grupo de Bruselas" para seguir intentando lograr un acuerdo sobre un plan de reformas completo antes del Eurogrupo informal del día 24 de abril en Riga.

Vista de la manifestación a las puertas del parlamento griego para apoyar la posición del Gobierno en las negociaciones.

EFE

Vista de la manifestación a las puertas del parlamento griego para apoyar la posición del Gobierno en las negociaciones.

Internacional
POR:
abril 17 de 2015 - 12:17 p.m.
2015-04-17

"El centro de atención hoy estará en primer lugar en Washington, donde el vicepresidente para el Euro y el Diálogo Social, Vladis Dombrovskis, y el comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici, participarán en la reunión de primavera del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional (FMI)", señaló la portavoz comunitaria Mina Andreeva.

Además de esa reunión en la capital de Estados Unidos, donde coincidirá el ministro griego de Finanzas, Yanis Varufakis, con los representantes de las principales instituciones de la eurozona, entre ellos el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, y homólogos europeos, "se reunirá este fin de semana el Grupo de Bruselas a partir de mañana por la tarde", dijo.

"Así, el trabajo continúa y después la reunión informal del Eurogrupo el día 24 será la oportunidad para los ministros de Finanzas (de la eurozona) para evaluar el progreso" hecho de aquí a esa fecha, recalcó Andreeva.

El jueves, la CE expresó su "insatisfacción" por la falta de progreso en las negociaciones con Grecia sobre una lista completa de reformas, al tiempo que expresó su esperanza de que en los próximos días cambie esta tendencia para posibilitar avances en el Eurogrupo de Riga.

"El trabajo se debe intensificar antes de la reunión informal del Eurogrupo", dijo el portavoz Margaritis Schinas, quien dejó claro que haría falta un plan de reformas para poder tratarlo en Riga y, de carecer de un programa, los ministros de Finanzas de la eurozona no podrán avanzar con Grecia.

Para ello hace además falta previamente un acuerdo a nivel técnico.

Por ello la CE espera que las interacciones en todos los niveles, incluidos las que tengan lugar en Washington, produzcan el progreso necesario para posibilitar un acuerdo en el Eurogrupo de Riga.

Ello permitiría además cumplir el calendario fijado en el acuerdo del 20 de febrero para disponer hasta finales de mes de un plan de reformas completo y detallado negociado por Atenas y las instituciones y adoptado a continuación por los ministros.

GOBIERNO SUBIRÁ EL SALARIO MÍNIMO

El ministro griego de Trabajo, Panos Skurletis, anunció hoy que el Gobierno presentará el próximo lunes el proyecto de ley para aumentar en dos plazos el salario mínimo hasta los 751 euros, el nivel vigente hasta 2012, y restaurar los convenios colectivos.

Skurletis se preguntó "¿cuál es el coste financiero de restaurar el convenio colectivo?", dejando entrever que, en su opinión, no conlleva ningún coste, mientras que los socios europeos exigen la liberalización completa de los despidos en el sector privado.

"Imagínese si habláramos de despidos libres en Grecia, que es campeona en desempleo", dijo el ministro de Trabajo para evidenciar su posición en contra de esa opción y reafirmar su postura a favor del convenio colectivo.

"El Gobierno no retrocederá en sus líneas rojas", insistió Skurletis en referencia a sus planes laborales en la negociación con los acreedores, a la vez que afirmó no estar dispuesto a asumir "la responsabilidad de romper Europa".

El ministro de Trabajo se comprometió asimismo a no aplicar la cláusula de déficit cero en las cajas de pensiones con el fin de evitar cualquier recorte de estas prestaciones.

"Nuestro compromiso es claro", reiteró Skurletis, que añadió que no harán como los Gobiernos anteriores, que "eran indiferentes al mandato que habían recibido del pueblo griego para implementar su programa".

De hecho, la exigencia de la liberalización completa de los despidos en el sector privado fue uno de los puntos que impidieron que el otoño pasado la troika (Banco Central Europeo, Comisión Europea y Fondo Monetario Internacional) cerrara la quinta evaluación del programa de rescate.

La coalición de Gobierno anterior, dirigida por el conservador Andonis Samarás, eliminó la negociación colectiva entre los agentes sociales, por lo que los contratos se debían negociar de forma particular.

La reducción del salario mínimo interprofesional a los 586 euros fue impuesta en 2012 por los acreedores del país, en el segundo plan de rescate, y su objetivo era mejorar la competitividad de las empresas griegas.

El objetivo de la bajada de los salarios de los jóvenes fue facilitar su acceso al mercado laboral.

Sin embargo, a pesar de estas medidas, el desempleo en este sector de la población se mantiene por encima del 50 %, casi el doble del paro general, que rondó el 26 % en enero de 2014.

El proyecto de ley que presentará el Gobierno incluye la supresión del salario mínimo para los jóvenes, que se regirán por el salario mínimo general.

EFE