¿Grecia saldrá de la Unión Europea?

El 'no' masivo e inesperado de los griegos a la austeridad impuesta por la Unión Europea y el FMI deja al bloque frente a un dilema: empujar a Grecia hacia una salida o mantenerla a pesar de todo. Vea el desenlace acá.

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, vio en el triunfo del 'no' un espaldarazo a su gestión de la crisis y un fortalecimie

Archivo particular

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, vio en el triunfo del 'no' un espaldarazo a su gestión de la crisis y un fortalecimie

Internacional
POR:
julio 06 de 2015 - 11:30 a.m.
2015-07-06

Aún sin salir de su perplejidad por lo que significó una derrota enorme del ‘sí’ en el referendo griego de este domingo, los más influyentes países y organismos de la Unión Europea convocaron para este lunes y martes jornadas de reflexión para esclarecer las consecuencias y el camino por tomar ante la decisión de la población helena de rechazar la propuesta de los acreedores para gestionar la crisis económica del país heleno.

El dilema es terrible y ninguna de las salidas es deseada: empujar la salida de Grecia del euro o ceder.

Aunque en el curso de la semana los sondeos de opinión registraron un avance ganador del ‘sí’, al final de la tarde veraniega el ‘no’ terminó imponiéndose de manera apabullante con 61,3 por ciento, contra un 38,7, escrutado el 95 por ciento de los votos.

Es un ‘no’ a la intensificación de las recetas de austeridad que han minado la calidad de vida de la población y una rechazo claro a los términos impuestos por los acreedores como el Fondo Monetario Internacional (FMI) para solucionar el problema de la deuda griega (cerca del 180 por ciento del PIB).

En las campañas previas, en especial las provenientes de la UE, siempre se argumentó que el triunfo del ‘no’ significaba automáticamente la salida de Atenas de la zona donde se maneja la moneda única (euro), pero los resultados de la consulta popular evidentemente marcan un referente que obligatoriamente deben sopesar las autoridades europeas en la medida de si están dispuestos a aceptar ya no el costo económico sino político de una salida del país heleno de la eurozona.

‘NO ES RUPTURA’

“El triunfo del ‘no’ no significa una ruptura con Europa”, se apresuró a decir apenas se conocieron los resultados el primer ministro griego, Alexis Tsipras, y añadió: “Ahora, la deuda estará en la mesa de negociación”, durante una alocución televisada en la que recordó que su gobierno está “dispuesto a reanudar la negociación con un plan de reformas creíbles y socialmente justas” y abogó por la unidad griega.

Para él es claro que el apoyo mayoritario de la población fortalece su posición en la mesa de negociaciones, pero, de otro lado, los más radicales enemigos de la posición griega, particularmente en Alemania, pregonan que el ‘no’ rompe todo puente del país con Europa.

El pulso a partir de anoche lo marcará si finalmente se da el tan temido escenario del grexit, es decir la salida de Atenas del euro, o si, por el contrario, se abre la vía a un tercer rescate financiero que incluya una reestructuración de la deuda o una condonación de parte si, ateniéndose a los informes del FMI, se acoge la tesis de que la deuda griega es “insostenible”.

El polémico ministro de Finanzas, Yanis Varoufakis, aseguró que el ‘no’ se trata de “una herramienta que servirá para tender una mano cooperativa a nuestros socios”, en alusión a los acreedores, y aseguró que trabajará para “encontrar un terreno de acuerdo”.

En el plano interno, la tormenta se cobró la cabeza del ex primer ministro griego conservador Antonis Samaras, líder del opositor Nueva Democracia.

Los socios de Grecia no han tardado en reaccionar. Los primeros en hacerlo fueron el presidente francés, François Hollande, y la canciller alemana, Ángela Merkel, que tras hablar por teléfono decidieron reunirse hoy en París para analizar este revés para los planes europeos. Ambos mandatarios dijeron estar “de acuerdo” en que “hay que respetar” el revés que masivamente han dado los griegos a la austeridad que preconiza Bruselas.

Este martes los mandatarios de la zona euro se reunirán en Bruselas. La Comisión Europea dijo “respetar” el resultado del referendo, su presidente, Jean-Claude Juncker, que había hecho campaña por el ‘sí’, mantendrá una teleconferencia con su homólogo Donald Tusk; con el presidente del eurogrupo, el holandés Jeroen Dijssembloem, y el jefe del Banco Central Europeo, Mario Draghi. La victoria del ‘no’ es “muy lamentable para el futuro de Grecia”, afirmó Dijssembloem.

PUENTES ROTOS

El número dos del gobierno alemán, el socialdemócrata Sigmar Gabriel, ya había asegurado que tras la decisión de los griegos es “difícil imaginar” nuevas negociaciones, ya que Tsipras “rompió los últimos puentes”.

Mientras esto sucedía en los centros de poder, en las calles los partidarios del ‘no’ celebraron con música y abrazos la victoria frente al ‘sí’, defendido por muchos griegos en nombre de la permanencia en Europa y en el euro.

“Es un gran mensaje para Europa. Los alemanes no se esperaban esta gran victoria de los griegos”, decía Yorgos, feliz pero indignado de no llevar en el bolsillo más que un puñado de monedas después de 40 años trabajando como mecánico. “Habíamos perdido la esperanza de tener una familia, un trabajo. Esto es el comienzo de la esperanza. Europa es para los pueblos, no para el capital”, decía María, envuelta en una bandera griega. Con el fin de mantener al país bajo goteo de liquidez que evite el desmoronamiento del sistema financiero, el Gobierno griego señaló que el Banco de Grecia solicitará al Banco Central Europeo (BCE), uno de los acreedores, que aumente el techo de su financiación de emergencia a las entidades griegas, que abrirán, en principio, sus puertas el martes, al igual que la bolsa de Atenas, tras permanecer cerrados toda la semana.

La consulta, la primera en Grecia en 41 años, se celebró en un contexto inaudito. A falta de dinero en las arcas, el Gobierno no pudo pagar los 1.550 millones de euros que tenía que abonar el 30 de junio al FMI y desde el lunes 29 rige un ‘corralito’ que permite retirar un máximo de 60 euros por día y persona. El Gobierno griego y los acreedores del país (UE, FMI, BCE) llevan más de cinco meses de arduas negociaciones.

Tras sendas líneas de créditos de 240.000 millones acordados desde 2010 a Grecia, que del lado europeo expiraron el pasado 30 de junio, el actual gobierno de izquierda radical quiere un cambio de estrategia que pasa por la reestructuración de la deuda.

Anoche se vivían momentos de júbilo por el triunfo político, pero la situación del griego de a pie puede empeorar por la falta de liquidez y por el ‘corralito’, tanto que el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, advirtió que deberán abordar “un programa de ayuda humanitaria para Grecia” e instó al Gobierno griego a presentar en las próximas horas “propuestas consecuentes y constructivas”.

TRES PREGUNTAS

1. ¿Grecia se irá del euro?

Económicamente y dado su tamaño y el de su economía, si Grecia se va la UE puede gerenciar la crisis y evitar un efecto contagio, además garantizar el respaldo a los acreedores. Pero políticamente sería una catástrofe, no solo porque enviaría el mensaje de que el bloque es ‘reversible’ y débil, sino porque Grecia es considerada la cuna de la democracia y de la civilización occidental.

2. ¿Qué viene?

Por un lado, se espera que Atenas presente un plan coherente y sensato, pero por otro habrá dos reuniones clave donde se decidirá la suerte del país: hoy, una teleconferencia de los presidentes de la Comisión Europea, del Consejo, del eurogrupo y del Banco Central. Y este martes, cumbre de la zona euro reclamada por Merkel y Hollande.

3. ¿Y qué va a pasar con la economía de los cuidadanos dl común?

Solo hay unos mil millones de euros de reserva en los bancos que fácilmente se evaporarán al momento de su apertura. El Banco Central Europeo puede ampliar sus créditos de emergencia, pero ya se habla de una especie de ayuda humanitaria de urgencia que inyecte recursos para que no haya parálisis en los servicios públicos y para que los más necesitados no queden desprotegidos ante la crisis de liquidez.

LAS 4 AMENAZAS QUE CAEN SOBRE EUROPA

Cuatro grandes crisis en la periferia de Europa amenazan con engullir a la Unión Europea, lo que podría hacer retroceder en décadas al ambicioso proyecto de unificación continental iniciado tras la Segunda Guerra Mundial.

La unidad, la solidaridad y la posición internacional de la Unión Europea están en entredicho debido a la crisis de deuda griega, al papel de Rusia en Ucrania, al intento de Gran Bretaña de cambiar sus relaciones con el bloque y de las llegada de inmigrantes por el Mediterráneo. Si la Unión no es capaz de lidiar correctamente con cualquiera de estos problemas, podría agravar los demás, ampliando los peligros que enfrenta el ‘Proyecto Europa’.

La suspensión de pagos de Grecia y el riesgo de que pueda salir de la zona euro es el reto más inmediato para la noción de una “Unión más integrada que nunca” de Estados y pueblos europeos. “Las consecuencias a largo plazo de una salida de Grecia del euro afectarían al proyecto europeo por completo. Sentaría un precedente que podría minar más la misma razón de ser de la UE”, escribieron Fabian Zuleeg y Janis Emmanouilidis en un análisis para el European Policy Centre.

Aunque Grecia responde apenas por un 2 por ciento del producto interno bruto y de la población de la UE, la bancarrota del país es un enorme golpe para el prestigio del bloque. Con la tensión ya desatada en el Mediterráneo oriental debido a la guerra civil en Siria, el eterno conflicto palestino-israelí, la división no resuelta de Chipre y las disputas sobre los yacimientos de gas costa afuera, una Grecia destrozada podría volverse hacia Rusia en busca de apoyo. A cambio, los helenos podrían vetar la próxima extensión de sanciones de la UE contra Moscú, o incluso ofrecerle acceso a instalaciones navales que una vez usó EE. UU.

La incapacidad para resolver la crisis griega después de cinco años de discusiones hace parecer débil al bloque a los ojos del presidente ruso, Vladimir Putin, del chino, Xi Jinping, y de otros que busquen expandir su poder.

Atenas (AFP-Efe-Reuters)