"Grecia tiene una soga al cuello que está en manos del BCE"

El Gobierno le propuso una serie de reformas al Eurogrupo, que está 'reacio' ante el tema.

Grecia y la zona euro

Archivo particular

Grecia y la zona euro

Internacional
POR:
marzo 06 de 2015 - 12:30 p.m.
2015-03-06

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, considera que su país tiene "una soga al cuello" que está en manos del Banco Central Europeo (BCE), según manifiesta en una entrevista que avanza en la revista alemana "Der Spiegel".

"El BCE sigue teniendo en sus manos la soga que nosotros tenemos al cuello", dice Tsipras en la entrevista, en la que pide al banco emisor que aumente el techo para poder emitir a corto plazo títulos de deuda soberana, que es ahora de 15.000 millones de euros.

Tsipras quiere emitir esos bonos a corto plazo, los denominados T-Bills, como una solución puente mientras llega el desembolso del último tramo del programa de ayuda europeo.

"Si el BCE no lo autoriza tendrá una gran responsabilidad y volveremos al drama que teníamos antes del 20 de febrero", advierte el primer ministro griego.

Según Tsipras, lo que se requiere es "una solución política que no puede ser tomada por tecnócratas". Descarta por lo demás una salida de Grecia del euro porque, según dijo, ama a Europa y "la Unión Monetaria es como un jersey de lana que si empieza a deshacerse nadie puede impedir que se deshaga por completo".

El primer ministro griego defiende también las seis propuestas de reformas que llevará el lunes al Eurogrupo su ministro de Finanzas, Yanis Varufakis.

La lista, según Tsipras, incluye medidas para luchar contra la crisis humanitaria, una reforma administrativa y la introducción de la posibilidad de pagar a plazos deudas tributarias.

El gobierno alemán rechazó la posibilidad de que se pueda adelantar el desembolso de parte del último tramo de la ayuda europea a Grecia.

Según el portavoz del Ministerio de Finanzas alemán, Martin Jäger, el desembolso sólo se hará cuando Atenas haya llevado a feliz término el programa de reformas y el éxito sea constatado por "las instituciones" -el BCE, el FMI y la CE que antes formaban la troika- y por el Eurogrupo. En Alemania, además, se requiere el visto bueno de la Comisión de Presupuesto del parlamento.
EUROGRUPO DESCARTA DE MOMENTO ANTICIPAR EL DESEMBOLSO DE LA AYUDA A GRECIA 

El Eurogrupo abordará el lunes el plan de seis reformas del Gobierno griego, pero de momento descarta adelantar o dividir el pago de la ayuda pendiente, porque las instituciones tendrán que analizar "todas" las medidas en su conjunto y aún no hay discusiones iniciadas.

El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, ha recibido una carta del ministro griego de Finanzas, Yanis Varufakis, con las seis reformas que pretende proponer a sus socios de la eurozona, pero fuentes europeas recalcaron que los diecinueve titulares de Economía y Finanzas no estarán en una posición para tomar decisiones.

"Quedó claro en el acuerdo conjuntamente adoptado que existen una serie de elementos que deben ser respetados en el contexto del acuerdo y eso incluye que las instituciones analicen las medidas en su totalidad", señalaron las fuentes.

Normalmente, tras este análisis habría un acuerdo a nivel técnico, se acordarían acciones previas y si solo si éstas se cumplen, podrían llevarse a cabo desembolsos, explicaron.

El acuerdo del Eurogrupo con Grecia prevé que la lista preliminar de reformas entregada por Atenas a sus socios sea especificada y adoptada con las instituciones hasta finales de abril.

Cualquier medida que el Gobierno heleno de Alexis Tsipras quiera reemplazar por otras debe estar plenamente financiada, no puede impactar negativamente en los objetivos presupuestarios, ni en la recuperación económica o la estabilidad financiera.

"Teóricamente es posible que uno alcance un acuerdo integral con las instituciones y que pueda haber acciones previas repartidas en el tiempo, con unas primeras acciones que haya que cumplir rápidamente.

Entonces se podría dividir la ayuda pendiente en tramos", explicaron. Quedan en el fondo de rescate 1.800 millones de euros y los 1.900 millones que Atenas reclama al Banco Central Europeo (BCE) procedente de los beneficios de las operaciones con bonos helenos.

No obstante, insistieron en que "estamos lejos de ello, porque no han comenzado las discusiones técnicas", que, se esperaba, podían empezar a principios de la próxima semana, pero para las que por ahora no hay ninguna fecha establecida.

Por todo ello, el Eurorgupo "no estará en una posición de tener una discusión sobre este tipo de medidas, teniendo en cuenta que las reformas son solo una pequeña fotografía de toda la imagen y no han sido evaluadas previamente las reformas por las instituciones", agregaron las fuentes.

Éstas igualmente subrayaron que de momento Atenas transmite a los medios que "no hay interés en un tercer programa" y que, "si no hay demanda, no hay suministro".

El Eurogrupo sostiene además que desconocen las necesidades exactas de liquidez que tiene Grecia con excepción a los tramos de ayuda que debe devolver a sus acreedores internacionales.

La semana pasada Atenas devolvió un tramo al Mecanismo Europeo de Estabilización Financiera (MEEF) de la UE y afronta este mes el pago de 1.600 millones de euros al FMI (de los que hoy se ingresaron 310 millones) y unos importantes desembolsos hasta finales de junio.

Pero las devoluciones "realmente grandes" para Grecia se darán en julio y en agosto, cuando, en conjunto, debe pagar al BCE 6.500 millones de euros, según las fuentes. El Gobierno griego ha reconocido que este mes puede tener problemas de liquidez, pero se ha mostrado confiado en poder afrontarlos.

Las fuentes europeas dejaron claro que no hay "ninguna conexión" entre la carta de Varufakis a Dijsselbloem y el conjunto del acuerdo, ni tampoco con "ningún desembolso".

También resaltaron que no están preocupados aún por cómo pueda evolucionar la situación, pero advirtieron de que "estamos muy, muy al principio" y que "el ritmo debe aumentar", ante la falta de pocas semanas hasta finales de abril. Están previstos contactos hoy y a lo largo del fin de semana. 

"LA EUROZONA SUFRIRÍA SI GRECIA SALIERA DEL EURO, PERO NO CAUSARÍA UNA CRISIS NI LA SALIDA DE OTROS PAÍSES”

La agencia de calificación Fitch destacó que el "Grexit" no es el escenario con más probabilidades, pero consideró que las negociaciones en curso entre el país y las instituciones, mientras el Ejecutivo heleno "trata de mantener el apoyo interno", hacen que se mantenga el riesgo de llegar a esa situación. 

"La eurozona sufriría un impacto significativo si Grecia saliera del euro, pero sería poco probable que desencadenara una crisis sistémica como sí hubiera ocurrido en 2012, o la inmediata salida de otro país", señala Fitch en un comunicado.

"La eurozona ha desarrollado mecanismos que impiden las probabilidades de contagio o las dudas sobre la solvencia de otros países, por eso no vemos posible una reacción en cadena si Grecia sale del euro", añade. 

Para la agencia de calificación, el peligro inmediato de que Grecia abandone la moneda única cayó después del acuerdo con los acreedores oficiales, pero "la intransigencia por ambas partes durante la negociación pone de manifiesto la posibilidad de un futuro error político", agrega.

El comunicado sostiene además que un hipotético "Grexit" conllevaría la imposibilidad de que Grecia hiciera frente a las obligaciones con los socios y por lo tanto supondría el impago de al menos una parte de su deuda.

"La salida de Grecia del euro sería una señal de que la participación y la integración en la eurozona requiere la aceptación de una política fiscal restrictiva y reformas impopulares para crear una economía capaz de encajar en su interior", sentencia Fitch. 

Asimismo, la agencia de calificación concluye que el "Grexit" también podría "estimular el fortalecimiento de las instituciones de la eurozona y, por tanto, la unión monetaria". 

EFE