La ‘guerra’ por la comida se desborda en Venezuela

Un muerto y 30 detenidos fue el saldo dejado este viernes por saqueos de alimentos en el sur del vecino país, mientras el gobierno de Maduro desalojó almacenes de las empresas Polar, Pepsi y Nestlé.

Internacional
POR:
agosto 01 de 2015 - 12:04 a.m.
2015-08-01

Venezuela se enfrenta a lo que algunos analistas llaman la ‘guerra’ por la comida, luego de que se dieron saqueos y actos violentos frente a centros de abastecimiento en diferentes regiones del vecino país.

Esa ‘guerra’ tuvo este viernes su primer saldo trágico, con un muerto, varios heridos y unos treinta detenidos en el estado venezolano de Bolívar (sur del país), cuando un centenar de personas saquearon un centro de abastecimiento de alimentos. El hecho se produjo, en la confusión, cuando la Guardia Nacional venezolana trataba de contener a la multitud.

“Tenemos hambre”, gritaba la gente frente a Uniferia, un centro de distribución de la localidad de San Félix, en la refriega entre con la policía.

El Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS), que monitoriza la situación de orden público, señaló en un informe que en el primer semestre del año sucedieron 56 saqueos y 76 intentos de saqueo en toda Venezuela.

Se han vuelto ‘normales’ los anaqueles vacíos y las largas filas frente a supermercados, donde hay racionamiento de venta por persona semanalmente, de acuerdo al número de cédula de identidad.

La escasez se estima en un 80 %, incluyendo elementos como leche, azúcar, harinas, aceite y productos cárnicos, según la Federación de Cámaras de Industria y Comercio de Venezuela, Fedecámaras.

“Lo de San Félix ocurre porque mientras uno más se aleja de la capital, las colas y la situación económica empeora y lamentablemente uno de los estados más maltratados por este gobierno ha sido Bolívar”, aseguró el gobernador opositor del estado Miranda, Henrique Capriles.

Los saqueos se producen después de que el gobierno de Nicolás Maduro ordenó el desalojo de plantas de distribución de varias empresas de alimentos en Caracas, argumentando que necesitaba sus terrenos para la construcción de viviendas populares.

MEDIDA DE CHÁVEZ

La medida de desalojo de los terrenos es el resultado de un decreto presidencial publicado en la Gaceta Oficial en el 2012 por el entonces presidente Hugo Chávez (1999-2013), que ordenó para la construcción de viviendas del programa social Gran Misión Vivienda Venezuela (GMVV).

Entre las empresas afectadas están Alimentos Polar, Pepsi –marca distribuida en Venezuela por Polar– y Nestlé, que funcionaban para atender a la capital venezolana.

La Cámara de Alimentos de Venezuela advirtió que esos desalojos podría tener “implicaciones” en el abastecimiento y la “soberanía alimentaria” venezolana. “Cavidea expresa preocupación por el riesgo que corre la estabilidad laboral de miles de venezolanos y alerta acerca de las implicaciones que una medida como esta tiene sobre el normal abastecimiento de alimentos en la ciudad capital y zonas cercanas”, dijo la cámara en un comunicado.

Según esta institución, la desocupación de estas instalaciones afectaría los empleos directos de unas 1.500 personas y los ingresos por empleos indirectos de otras 4.000. La medida de desalojo de los depósitos de alimentos fue rechazada por sectores de la oposición que consideran el procedimiento como una “expropiación”, que además se realiza precisamente cuando el país atraviesa una crisis de abastecimiento y escasez de productos básicos, incluyendo alimentos esenciales.

La alianza opositora de la Mesa de Unidad (MUD) denunció que los desalojos y la escasez son una estrategia del gobierno de Maduro para generar caos en el país y cancelar las elecciones legislativas de diciembre próximo, donde el oficialismo luce en desventaja, según las encuestas de opinión. Maduro, por su parte, ha asegurado en reiteradas ocasiones que hay una guerra económica que busca derrocar a su gobierno y estaría orquestada por la oposición y el sector privado empresarial.

Venezuela enfrenta una severa crisis fiscal, agravada por la caída de los precios del petróleo, que representa en 96 % de los ingresos estatales.

El gobernador del estado Bolívar, Francisco Rangel Gómez, dijo que los saqueos suceden en un año electoral y que los “inadaptados de siempre” tratan de generar estos hechos.

Los analistas aseguran que el problema venezolano radica en las medidas de control de cambio y precios que mantiene el Gobierno desde el 2003.

PRECIO DEL CRUDO VENEZOLANO BAJA MÁS DE 2 DÓLARES

El precio del barril de crudo venezolano mantuvo su tendencia a la baja y cerró en 45,87 dólares, una pérdida de más dos dólares frente a los 47,89 de la semana anterior, informó el Ministerio de Petróleo y Minería.

“Los precios de los crudos terminaron la semana a la baja afectados principalmente por la preocupación por la desaceleración de la actividad económica de China y las señales de exceso de crudo a nivel global”, según el informe semanal difundido por el Ministerio.

La bajada del precio del crudo también se reflejó en el de la cesta de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep), de la que Venezuela es miembro fundador, que pasó de 53,57 a 51,24 dólares.

La cesta venezolana experimentó una curva de descenso que comenzó el pasado 12 de septiembre, cuando se cotizaba a 90,19 dólares el barril.

Venezuela, quinto exportador mundial de crudo, vende alrededor de 3 millones de barriles de petróleo diarios, en su mayor parte a Estados Unidos y China.

El desplome sostenido del crudo venezolano obligó al Gobierno de Venezuela a aplicar medidas económicas para aminorar el impacto por la caída de los ingresos, que disminuyeron en al menos 30 %.

María Victoria Cristancho
Subeditora
@mavicristancho