Hamilton o Rosberg, dos colosos por la corona de la F-1

El ‘gran circo’, mezcla de deporte, glamour y, sobre todo, dinero, llega este domingo a su final. El título se define entre los dos pilotos de la escudería Mercedes, aunque la balanza se inclina en favor del británico, quien lidera la temporada. Aquí, el juego de posibilidades.

Abu Dabi

EFE

Abu Dabi

Internacional
POR:
noviembre 21 de 2014 - 11:53 p.m.
2014-11-21

Hamilton y Rosberg o Rosberg y Hamilton. De esa fórmula ganadora inspirada y consolidada por la escudería Mercedes, saldrá el nombre del nuevo campeón mundial de la ‘gran carpa’ en un escenario tan monumental como el duelo que han protagonizado a lo largo del año, circuito a circuito, segundo a segundo, los dos pilotos de la escudería de las ‘flechas plateadas’.

Y no podía ser de otra manera. En el Circuito de Yas Marina, enclavado en la isla de Yas, emirato de Abu Dabi (Emiratos Árabes Unidos), se disputará este domingo la válida que le pondrá fin a una intensa batalla en la cual tanto el piloto inglés como el alemán han puesto su talento al frente del motor y le han brindado los mejores dividendos al equipo cuya sede principal está en Brackley (Inglaterra).

Con este par de monstruos al frente de los volantes del W05 Hybrid, con motores Mercedes V6 1.6 turbo, el ‘team’, que ya se tituló campeón anticipado de constructores con once dobletes, a falta de la válida que bajará el telón, se quedará al final con la afamada bandera a cuadros.

El equipo que dirige Toto Wolff alcanzó en el GP de Brasil, la penúltima cita del campeonato, un total de 30 podios en la temporada, récord en un solo año en la historia de la Fórmula 1, campeonato que en el 2014 ha facturado, pese al hermetismo, unos 1.400 millones de dólares, según datos de Business Book, una de las publicaciones de referencia para situar las cantidades que rodean al ‘gran circo’.

Hamilton, campeón mundial en 2008, con McLaren, el equipo que lo formó desde las categorías menores de los kars, llega con el favoritismo al imponente escenario inaugurado por los jeques en 2009.

El carismático piloto, nacido en la humilde localidad de Stevenage, se proclamará campeón si queda clasificado entre los dos primeros lugares en el Gran Premio de Abu Dabi. Al británico le valdría incluso un tercero, cuarto o quinto puesto si su compañero de fórmula, con quien no ha tenido las mejores relaciones tanto dentro como fuera de las pistas no gane la carrera.

Los números están a favor del moreno de 29 años, ya que llega a la cita final, con 334 puntos contra los 317 de su coequipero. Una diferencia que, en teoría le da cierta tranquilidad. Sin embargo, Rosberg no baja los brazos y buscará ganar para lograr la corona y revalidar lo que hizo su padre Keke, monarca de la F-1 en 1982.

Con tinte dramático

Como si fuera poco, el tinte de emoción estará más impregnado que nunca ya que por primera vez en la historia de la F-1 una carrera otorgará el doble de puntos que lo habitual, algo que se puso en práctica este año para darle más dramatismo a la definición del título.

Gracias a la medida de puntaje doble, Rosberg tiene ahora algunas opciones más de ganar el campeonato. Si la última carrera otorgara, como es normal, 25 unidades, Hamilton necesitaría solo de un sexto puesto en Abu Dabi para ser campeón. Pero ahora el británico deberá ser al menos segundo, si es que Nico logra la victoria.

El escenario de un 1-2 de Mercedes, que coronaría a Hamilton, es muy probable por lo sucedido a lo largo del año. Fue tanta la supremacía de las ‘Flechas de Plata’ en el 2014 que Hamilton y Rosberg ganaron 15 de las 18 citas ya disputadas. El afro-inglés se quedó con diez triunfos y el teutón con los otros cinco.

El único que logró romper la racha fue el australiano Daniel Ricciardo (Red Bull), triunfador en tres válidas y quien apunta a ocupar el tercer escalón del podio de la temporada.

“En Yas Marina hay 50 puntos en juego, no se puede parpadear, eso nunca había sucedido en la F-1. En la última carrera nunca se sabe lo que va a pasar, así que no me puedo confiar y voy por el triunfo”, había dicho sin temores y con anterioridad el actual líder de la temporada, quien además tendrá como cábala la presencia de su novia, Nicole Scherzinger, la despampanante modelo y cantante hawaiana, célebre por haber sido parte de la banda de música pop ‘Pussycat Dolls’.

El de más billete

Claro que en cuanto a ganancias Fernando Alonso es el piloto que se lleva el premio mayor, con unos ingresos estimados de 35 millones de dólares anuales, según un informe al cierre del año pasado. Tras el español, que a partir del próximo año colgará su overol rojo de Ferrari para lucir, aunque aún no está confirmado, el uniforme de McLaren, se sitúan otros dos campeones del mundo, Hamilton y Jenson Button, ambos con 20 millones por temporada.
Cuarto en esta tabla es el actual campeón, Sebastian Vettel. El alemán recibe unos 15 millones de dólares, pero con su llegada anunciada oficialmente a Ferrari en 2015, su contrato debe también alcanzar un enorme aumento.

Un buen grupo de pilotos de la parrilla paga por sentarse en la silla de un monoplaza, gracias a sus propios patrocinadores y más de la mitad de los volantes que conforman la grilla de 2014 tienen su residencia fijada en Suiza o en el Principado de Mónaco, donde su política fiscal es más laxa y evitan el incremento de impuestos.

¿Pero el título, entre el moreno y el rubio? Esa pregunta se resolverá este domingo y las 'flechas plateadas’ parecen apuntar al británico, pero en la F-1, al igual que en otros deportes, la lógica a veces no funciona.

Una pista de ensueño

El Circuito Yas Marina se construyó en la Isla de Yas para celebrar el Gran Premio de Abu Dabi desde el año 2009. Su enorme construcción incluye un parque temático, puerto deportivo, zonas residenciales, un parque acuático, espacios para el deporte y el descanso, un hotel con vistas al circuito desde las habitaciones y una torre exclusiva para los jeques al final de la recta principal.

El trazado mide 5.554 metros de longitud, tiene 21 curvas y cuenta con suficientes focos de luz para celebrar carreras de noche con iluminación de estadio.
La pista imita a varios trazados. Cuenta con una zona parecida a la mítica curva 'Eau Rouge', del circuito de Spa Francorchamps (Bélgica), con un puerto para amarre de yates y cruceros, imitando el circuito urbano de Mónaco; gira en sentido contrario a las agujas del reloj –algo común en los circuitos nuevos-. Es de fantasía, al igual que el enigmático y encantador mundo de los jeques.

JAVIER ARANA

@Portafolio.co