Hay más de 2.200 millones de pobres en el mundo

Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo revela su informe anual. Las mujeres y las minorías étnicas, entre las más vulnerables.

Internacional
POR:
julio 24 de 2014 - 02:45 p.m.
2014-07-24

Unos 2.200 millones de personas viven actualmente en situación de pobreza en todo el mundo o se encuentran bajo riesgo de padecerla, más de un tercio de la población global, según el informe anual del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), presentado este jueves.

El Informe de Desarrollo Humano 2014 elaborado por este organismo alerta sobre una “persistencia de vulnerabilidades” que minan la mejora de las condiciones de vida a nivel global y formula recomendaciones políticas para lograr un “desarrollo humano sostenible”.

Unos 1.500 millones de personas sufren “pobreza multidimensional” en 91 países en vías de desarrollo, es decir, padecen privaciones en las áreas de sanidad, educación y “estándares básicos de vida”, según el documento.

Este medidor de pobreza del PNUD se elabora cruzando datos sobre mortalidad infantil, nutrición, escolarización y acceso a saneamiento, electricidad, alojamiento y agua potable, y difiere de otros indicadores basados en el nivel de ingresos.

Entre las personas afectadas por la pobreza, 842 millones padecen hambruna crónica, un 12 por ciento de la población mundial, destaca el documento presentado en Tokio por la administradora del PNUD, Helen Clark, y el primer ministro nipón, Shinzo Abe.

Otros 800 millones de personas -el 15 por ciento de la población mundial- se encuentran “en riesgo de pobreza”, según los datos del informe, que no obstante destaca los “recientes progresos logrados en la reducción de la pobreza a nivel global”. Además, unos 1.500 millones de trabajadores o la mitad de la fuerza laboral mundial tienen puestos de trabajo “informales o precarios”, mientras que el 80 por ciento de la población de todo el mundo carece de sistema de pensiones y de seguro de desempleo.

Estos datos reflejan una ralentización del índice de desarrollo humano en todas las regiones (IDH), lo que el PNUD achaca a las “crisis financieras, fluctuaciones de los precios de la comida, desastres naturales y conflictos violentos”.

Ante esta situación, el PNUD defiende “el acceso universal a servicios básicos de protección social”, tanto en los países ricos como en aquellos en vías de desarrollo, con objeto de “aumentar la resistencia de los grupos de población más vulnerables” ante factores negativos externos como los antes citados.

También reclama a los Gobiernos de todo el mundo que “recuperen” el objetivo del pleno empleo, una estrategia habitual en las agendas macroeconómicas de las décadas de 1950 y de 1960 y abandonada tras las crisis del petróleo de los años 70, según el documento del programa de Naciones Unidas.

EFE