'No hay apuro para aumentar los precios de la gasolina'

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, dijo que su Gobierno no tiene afán para incrementar los precios de la gasolina más barata del mundo, cuyo subsidio le cuesta, al menos, 12.500 millones de dólares anuales, en momentos en que el derrumbe del barril de crudo golpea los ingresos del país.

Reuters

"Llegará el momento, quizá en 2015, no tenemos apuro, no le vamos a echar más gasolina al fuego que ya existe de la especulación

Internacional
POR:
diciembre 15 de 2014 - 02:51 a.m.
2014-12-15

Venezuela atraviesa una crisis económica dentro de un escenario recesivo y de alta inflación y analistas y organismos multilaterales han recomendado aplicar medidas urgentes, pero impopulares, como el aumento de la gasolina y una unificación de los tres tipos de cambios existentes para capear el temporal.

"Llegará el momento, quizá en 2015, no tenemos apuro, no le vamos a echar más gasolina al fuego que ya existe de la especulación y la inflación inducida", dijo Maduro durante una entrevista grabada que transmitió el domingo el canal privado Televen.

"El momento para hacer ese debate y tomar esas decisiones llegará. He considerado, como jefe de Estado, que no ha llegado", agregó el ex sindicalista de 52 años.

En Venezuela, es posible llenar el tanque de 60 litros de un sedán por menos de un dólar, cuando en países como Uruguay puede costar hasta 114 dólares.

A pesar de que durante el 2014 el gobierno socialista de Maduro planteó el aumento y de que la mayoría de venezolanos estaban de acuerdo, según encuestas, conforme fue agudizándose la crisis económica el apoyo a la medida se fue reduciendo.

"Tengo que evaluar el momento en que no haga más daño a la economía (...) además no estamos urgidos, a pesar de la caída de los precios petroleros", dijo el ex chofer de autobús y heredero político del fallecido Hugo Chávez.

Según confesión del propio Maduro, Venezuela ha perdido un 40 por ciento de sus ingresos con la caída del petróleo que, en la última semana, llegó a mínimos de cinco años. Analistas creen que Maduro ha sido reacio a tomar correctivos económicos, temeroso de su baja aprobación de gestión, que en noviembre llegó al 24,5 por ciento, según una encuesta de la firma local Datanálisis.

Muchos venezolanos todavía recuerdan las violentas protestas, conocidas como 'el Caracazo', sucedidas en 1989 y que tuvieron su génesis en una serie de ajustes económicos como el aumento de la gasolina.

VENEZUELA QUIERE EXPANDIR PROGRAMA PETROCARIBE PESE A LA CAÍDA DE LOS PRECIOS DEL CRUDO

El presidente dijo a sus aliados de izquierda en Latinoamérica que quería expandir el programa Petrocaribe, que provee petróleo en términos preferenciales, incluso en momentos en que la baja del crudo agrega presión a la economía venezolana.

Hablando en Cuba en un encuentro de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) de nueve países de América Latina y el Caribe, Maduro no mencionó el impacto de la caída de más un 40 por ciento en los precios del petróleo desde junio.

En cambio, el líder del país miembro de la OPEP habló de expandir Petrocaribe, incluso en momentos en que el bloque de 18 naciones ha tenido que hacer esfuerzos por mantener las provisiones de crudo.

Los embarques cayeron un 11 por ciento en el 2013 al menor nivel desde el 2007, obligando a los beneficiarios a volcarse a otras fuentes. "Petrocaribe, lo que tiene que hacerse, en esta etapa que se abre es consolidarlo, fortalecerlo, ampliarlo, desplegarlo con más fuerza aún", indicó Maduro.

El ex presidente venezolano Hugo Chávez creó Petrocaribe en el 2005 para ayudar a sus vecinos a lidiar con el alza en los costos de la energía, dejando que financiaran un 60 por ciento de sus compras.

Siete países del ALBA también están en Petrocaribe. Sin embargo, la capacidad de Venezuela de actuar como un benefactor de la región ha sufrido junto con su economía, que según analistas está en recesión, con una inflación de más del 60 por ciento y una caída de sus reservas.

Las declaraciones de Maduro reflejaron el tono desafiante pero también optimista del encuentro, en el cual líderes criticaron a Estados Unidos por su embargo económico de 52 años contra Cuba y las sanciones más recientes contra Venezuela.

La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó el miércoles una legislación para imponer sanciones a los funcionarios del Gobierno venezolano que hayan violado los derechos de los manifestantes durante las protestas ocurridas en el país sudamericano a principios de este año.

El encuentro en La Habana marcó el décimo aniversario de la formación del ALBA, una creación de Chávez, quien murió el año pasado, y del retirado líder cubano Fidel Castro. Maduro, el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, el de Bolivia, Evo Morales, y otros líderes de la región asistieron a la cumbre, que fue liderada por el presidente cubano Raúl Castro.

Reuters