'Hay que crear cientos de millones de empleos decentes': G20

"Los puestos de trabajo se encuentran en el corazón del objetivo del G20 de alcanzar un crecimiento fuerte, sostenido y equilibrado", señalan los ministros de Trabajo y Empleo presentes en Melbourne en su declaración final.

El G20 representa el 85 por ciento de la actividad económica global y dos tercios de la población del planeta.

Cortesía G20

El G20 representa el 85 por ciento de la actividad económica global y dos tercios de la población del planeta.

Internacional
POR:
septiembre 11 de 2014 - 02:13 p.m.
2014-09-11

Los ministros de Trabajo y Empleo del G20 reunidos en Melbourne, en el sureste de Australia, abogaron este jueves por la creación de cientos de millones de "empleos decentes" para reducir la pobreza en el mundo.

"Han pasado casi cinco años desde nuestra primera reunión bajo la sombra de la crisis financiera mundial. Muchos Gobiernos han introducido nuevas medidas para mejorar la situación del trabajo y contrataciones", señalaron en su declaración final de la reuniones.

"Sin embargo, sigue habiendo una necesidad de generar cientos de millones de empleos decentes que saquen a las familias de la pobreza y consiga un desarrollo sostenible", agrega el texto de nueve páginas consensuado por los ministros. Los titulares de Empleo y Trabajo de países como Estados Unidos, Australia, Japón, Alemania, España o México se comprometieron a prevenir el desempleo estructural, crear trabajos mejores e impulsar la participación.

"Los puestos de trabajo se encuentran en el corazón del objetivo del G20 de alcanzar un crecimiento fuerte, sostenido y equilibrado", indica el documento. "En 2014, el G20 se ha comprometido a entregar estrategias de crecimiento amplias que fortalezcan las empresas de forma que generen empleos y oportunidades", añade el texto emitido al final de dos días de reuniones.

En una rueda de prensa conjunta al concluir la reunión, el ministro australiano de Trabajo, el anfitrión Eric Abez, dijo que la declaración, que fue adoptada de forma unánime, es "audaz y ambiciosa, pero alcanzable", mientras que el viceprimer ministro turco, Numan Kurtulus, explicó de que se trata de un "marco de trabajo y no un plan de acción".

La declaración final considera "importante" la participación pública con políticas amplias y que impulsen el desarrollo, así como incluye tres puntos referidos al subempleo y el trabajo irregular, que afecta a países latinoamericanos.

"Vamos, en consecuencia, a garantizar que las políticas económicas, laborales y de empleo son compatibles con el objetivo de mejorar el crecimiento y la prosperidad", indica el documento. La declaración final se divide en introducción, fortalecimiento de planes de empleo, prevención de desempleo estructural, creación de mejores trabajos, promoción de centros de trabajo más seguros, impulsar la participación y avanzando hacia el futuro, además de cinco anexos.

Asimismo el documento pone énfasis en dar mayor poder a las mujeres y aumentar su participación, así como la promoción del empleo juvenil.

El G20, que representa el 85 por ciento de la actividad económica global y dos tercios de la población del planeta, se comprometió a principios de año y bajo la presidencia australiana a impulsar en los próximos cinco años el crecimiento mundial en un 2 por ciento por encima de las previsiones.

Abetz comentó este jueves en la rueda de prensa que, a pesar de las diferencias, este objetivo "necesita también ir acompañado de la creación de empleo, intenso y significativo" para evitar, como se ha visto en el pasado, un crecimiento económico disociado del crecimiento de la tasa de empleo.

Los ministros de Economía y Finanzas y los gobernadores de los bancos centrales de los países miembros del G20 tienen previsto reunirse en Cairns, en el noreste de Australia, el 20 y 21 próximos. Los miembros del G20 son la Unión Europea, el G7 (Estados Unidos, Canadá, Japón, Alemania, Reino Unido, Italia y Francia), Arabia Saudí, Argentina, Australia, Brasil, China, Corea del Sur, India, Indonesia, México, Rusia, Suráfrica y Turquía.

EFE