Aun no hay ‘humo blanco’ entre Grecia y la eurozona

Alemania se muestra inflexible con el país griego, mientras la CE y Francia favorecen la extensión del programa de rescate.

Los activistas sostienen  protestas en solidaridad con Grecia.

Archivo particular

Los activistas sostienen protestas en solidaridad con Grecia.

Internacional
POR:
febrero 16 de 2015 - 03:59 p.m.
2015-02-16

Alemania y Austria se mostraron  inflexibles con Grecia, al considerar que no ha cambiado en absoluto su postura negociadora, mientras que Francia y otros socios, así como la Comisión Europea (CE) abogan ante el Eurogrupo por una extensión del programa de rescate de entre dos y seis meses.

A su llegada a la reunión de los ministros de Finanzas de los diecinueve países que comparten el euro, el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, dijo que "el Ejecutivo heleno aparentemente no se ha movido ni un ápice" de su postura en los últimos días.

"Eso no es ya una cuestión de negociaciones, sino una de decisiones que tiene que tomar Grecia sobre lo que realmente quiere hacer" y sobre "el camino que quiere andar para recuperar en algún momento la confianza de los mercados", sostuvo Schäuble.

"No tengo que pensar en absoluto en opciones, sino en que a finales de febrero expira el programa (de rescate a Grecia) y que éste debe cumplirse. Si es una cuestión de tiempo y uno quiere cumplirlo, entonces podemos pensar en qué podríamos hacer", subrayó. Pero "si el Gobierno griego no quiere ni siquiera un programa, entonces tampoco tengo que pensar en opciones", zanjó.

El ministro austríaco de Finanzas, Hans-Jörg Schelling, explicó que para llegar a un acuerdo con Atenas hay que tener en cuenta dos fechas clave, de las que una es la disolución del Parlamento finlandés por las elecciones en abril próximo.

"Si no hay una respuesta hasta entonces tengo entendido que el Parlamento solo puede volver a tomar decisiones en mayo y eso es demasiado tarde", advirtió. Recordó que el 24 de febrero Grecia debe devolver un tramo del rescate, lo que evidencia la urgencia de llegar a una decisión.

Para Schelling, hay tres condiciones para Grecia por parte de la eurozona, que empiezan por "no poder hablar de un nuevo programa sin que el actual haya finalizado". "Cuando en la vida privada uno no puede devolver un crédito, uno no va al banco a insultar al director y a dictarle las condiciones", censuró el austríaco.

Por otro lado, sobre la reducción del superávit primario (sin el pago de intereses) comentó: "no es una cuestión de si lo queremos o no, sino si se garantiza aún la sostenibilidad de la deuda". En tercer lugar, reiteró que "una quita como la que quiere Grecia no es aceptable para los Estados miembros".

Para el ministro de Finanzas francés, Michel Sapin, una extensión del programa actual en unas condiciones que sean respetuosas con el nuevo Gobierno griego sería "la buena solución, la que permite a la vez tener seguridad y el tiempo de discutir un nuevo programa". Respecto a si este lunes será posible llegar a un acuerdo en la reunión del Eurogrupo, el titular galo dijo que así lo "espera".

El vicepresidente de la CE para el Euro y el Diálogo Social, Valdis Dombrovskis, aseveró que, para ese organismo, "el camino más realista es una extensión del actual programa", de entre "un par y seis meses", porque dejaría tiempo para negociar aunque admitió que la "flexibilidad es limitada".

El ministro de Finanzas de Irlanda, Michael Noonan, también opinó que una extensión del programa actual es la manera más inmediata de lograr progresos y no descartó que luego se negocie otro nuevo, en torno a mediados de verano.

Si no se logra un acuerdo este lunes, Noonan tampoco descartó que pueda haber una nueva reunión del Eurogrupo el viernes próximo, aunque otras fuentes dijeron que podría ser el jueves.

EFE