Heineken rechaza oferta de compra de SABMiller

La familia fundadora de la cervecera holandesa adujo que prefiere mantener su independencia.

Heineken es una de las más recordadas marcas holandesas.

Reuters

Heineken es una de las más recordadas marcas holandesas.

Internacional
POR:
septiembre 15 de 2014 - 05:14 p.m.
2014-09-15

La empresa cervecera holandesa Heineken anunció este lunes que rechazó una oferta de compra de su competidora británica SABMiller, por un monto no precisado, ya que la familia fundadora prefirió mantener la independencia de la firma.

La oferta presentada por SABMiller tendría por objetivo proteger a ésta de una OPA del líder mundial de la cerveza, el grupo belgo-brasileño AB InBev, con la que se especula en el sector desde hace semanas.

Según el 'Wall Street Journal', AB Inbev está negociando con varios bancos para reunir suficiente capital y lanzar la adquisición, que podría elevarse a 122.000 millones de dólares. De momento no habría habido contactos formales con SABMiller. AB InBev, SABMiller y Heineken son respectivamente el número uno, dos y tres del sector cervecero mundial.

Heineken indicó en un comunicado que consultó a su accionista principal, la familia Heineken, que decidió rechazar esta oferta no solicitada. "La familia Heineken informó a SABMiller, Heineken y Heineken Holding N.V. de su intención de proteger la herencia e identidad de Heineken como compañía independiente", indicó la cervecera holandesa.

SABMiller comercializa cervezas locales en todo el mundo y controla entre otras las marcas Peroni y Miller. Heineken, además de su propia cerveza, comercializa la marca mexicana Dos Equis y la holandesa Amstel, además de otras.

La familia Heineken, heredera de quienes fundaron la empresa en el siglo XIX, posee una participación mayoritaria en Heineken Holding, a su vez mayoritario en el grupo epónimo. "Sin la autorización de la familia, no puede ocurrir nada", afirmó a la radio holandesa BNR Corné van Zeijl, analista del fondo holandés de gestión de activos Actiam.

Tom Muller, del banco de negocios Theodoor Gilissen, asegura a la AFP que la familia Heineken no tiene motivos para vender su empresa: " Heineken es una hermosa compañía, lo bastante sólida como para hacer frente a la competencia en todo el mundo". "Los negocios van bien, y no hay razones urgentes para vender", añade en declaraciones a la AFP, destacando que "la familia ya tiene mucho dinero y posee una buena empresa".

¿Escapar a AB Inbev?

Según Van Zeijl, "la razón por la que SABMiller quiere comprar Heineken es probablemente que AB InBev querría hacerse con SABMiller", en un mercado donde ha habido fusiones a porrillo en los últimos años.

Amin Alkhatib, analista de Euromonitor International, dijo que "este acto de defensa de SABMiller es una reacción a los rumores de OPA por parte de AB InBev, que de momento está juntando capital para preparar la mayor adquisición jamás efectuada en el mercado de la cerveza".

Según el diario holandés Financieel Dagblad (FD), en la última década InBev adquirió numerosas marcas, como Corona y Budweiser, por 100.000 millones de dólares.

Con la compra de Heineken, SABMiller aumentaría su volumen de negocio en 20.000 millones de euros, y su presencia en mercados emergentes de África y Asia, destaca el FD. En los últimos años, Heineken se ha desarrollado mucho en Asia, con la compra de la cervecera APB, que produce la Tiger, y también en México.

"Aunque no sea para protegerse de InBev, dicha oferta tiene sentido a nivel de mercado para rebajar los costes y aumentar los márgenes, por ejemplo", argumenta Joost van Dijck, otro analista del banco de negocios Thedoor Gillissen.

De acuerdo con el diario Financieel Dagblad, Heineken está valorizado en 35.000 millones de euros, SABMiller en 70.000 millones y AB InBev en 140.000 millones.

La acción de SABMiller se disparaba un 11,32% a 3.796 peniques hacia las 11H30 GMT en la bolsa de Londres. En la bolsa de Amsterdam, el título de Heineken subía al mismo tiempo un 2,52% a 60,93 euros.

AFP